Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Sangran Pemex

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

28/02/2012

alcalorpolitico.com

El gobernador Fidel Herrera Beltrán fue muy amigo de los empresarios gasolineros del estado.

Inclusive varios de ellos le aportaron fuertes cantidades de dinero a su campaña electoral en la sucesión estatal de 2004, un generoso gesto que posteriormente el mandatario veracruzano se los retribuyó con creces.

Algunos concesionarios de estos expendios de Pemex, como Gilberto Bravo Torra y Roberto Pérez Martínez, recibieron posteriormente de Herrera Beltrán algunas distinciones, como por ejemplo acomodar en su administración a uno que otro funcionario o hasta que se postulara en el proceso electoral local de 2007 a sus recomendados como candidatos del PRI a las alcaldías de sus municipios.

Sin embargo, por lo que ahora ha trascendido, se ve que el gobernador Herrera hizo muy poco para ayudar a sus amigos y mecenas sobre la amenaza de los traficantes de combustibles que hasta el momento no dan tregua a Pemex en Veracruz.

Y es que según publicó ayer el diario capitalino “Reforma”, de cada 100 tomas clandestinas detectadas en lo que va del sexenio, 24 fueron localizadas en este estado, donde la paraestatal transporta petróleo crudo, diesel y gasolinas para su distribución en el centro y norte del país.

El pasado 10 de febrero Pemex detectó una toma clandestina hermética en el poliducto de 12 pulgadas de diámetro Minatitlán-México, en el poblado Paso Ganado La Loma, en el municipio de Juan Rodríguez Clara, uno de los más “ordeñados” por el crimen organizado.

El 31 de diciembre, una toma clandestina no controlada en el municipio de Cosoleacaque inundó de crudo al río Coatzacoalcos que de por sí está súper contaminado.

De acuerdo con esta versión periodística, un informe de Pemex fechado el 23 de enero pasado establece que Veracruz es la entidad donde se ha detectado el mayor número de tomas clandestinas.

De las 3 mil 230 sustracciones ilegales encontradas de 2007 a 2011 en todo el sistema de ductos del país, el 24.83 por ciento se concentran en Veracruz, es decir, 802 tomas ilegales.

En distintas capturas de líderes de la organización criminal de “Los Zetas”, las autoridades federales les han atribuido además el robo de hidrocarburos.

Un informe oficial de Pemex que data de hace un mes, consigna que la “ordeña” de combustibles se concentra en 41 de los 212 municipios de Veracruz.

Encabezan la lista los municipios de Juan Rodríguez Clara con 103, Tierra Blanca con 56, Omealca con 51, Ixtaczoquitlán con 31, Maltrata con 29, Actopan también con 29, Alto Lucero y Úrsulo Galván con 25 cada uno, Papantla con 24 y José Azueta con 20.

Un cálculo de la paraestatal establece que en promedio pierde 3 mil millones de pesos por toma clandestina, con un aproximado de 20 mil barriles diarios de combustible y gas L.P., lo que equivale a 100 autotanques.

De los 62 mil kilómetros de ductos de Pemex instalados en el país, en 26 mil kilómetros enfrentan con frecuencia la problemática de las tomas clandestinas, se consigna en este informe de la paraestatal.

Agentes de la Gerencia de Servicios de Seguridad Física (GSSF) de Pemex aseguran que en ese incremento de tomas clandestinas está detrás el presunto apoyo de las autoridades estatales a la delincuencia organizada.

“Policías locales sirven de ‘halcones’ a los operativos de Pemex y del Ejército. Hay una colusión muy fuerte. Para colmo, en la GSSF se ordenó evitar los operativos de noche cuando es sabido que los delincuentes operan a esa hora, perforan los ductos en la noche”, indicó un agente operativo de la paraestatal cuyo nombre se mantiene en el anonimato por obvias razones.

Además, se presume que la delincuencia organizada tiene en Veracruz toda una red de oleoductos y refinados, pues de este estado se distribuyen los combustibles al resto del país.

“Veracruz es un mercado abierto para el robo de combustible”, advirtió el agente anónimo de la GSSF.

En lo que va del sexenio del presidente Felipe Calderón, el estado de Sinaloa pasó de ocho tomas clandestinas en 2007 a 281 en 2011 y ahora ocupa el segundo lugar de “ordeña” a Pemex con 406, casi la mitad de las detectadas en Veracruz.

A la lista se suman los estados de Nuevo León con 303 tomas; Estado de México, con 291; Tamaulipas, con 284, y Puebla con 173 perforaciones a ductos de combustible, de acuerdo con los informes dados por la paraestatal.

Veracruz es para Pemex un centro neurálgico, ya que es el estado que cuenta con más ductos en el país.

La entidad es atravesada por un total de 498 ductos, por lo que la tarea de vigilancia es complicada y muy costosa para la empresa paraestatal petrolera.

Columnas recientes