Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Voto razonado

En Caliente

Por: Benjamín Garcimarrero

05/03/2012

alcalorpolitico.com

QUERIDO CIUDADANO
 
            Empiece por someter la mente a una serie de ejercicios y convicciones que ameritan un razonamiento firme y lógico:
 
            PRIMERO: No vaya con la idea de que es un borrego al que llevan ad chalecum, al matadero y que haga lo que haga o vote por quien vote, el que ha de ser ya está predestinado. Nada de eso, su voto puede ser la gota que derrame el vaso de la democracia que ahora tienen aprisionada los partidos políticos.
 
            SEGUNDO: Que no le conmueva el voto por el mas guapo, por la mas piernuda o por el mas locuaz, (me refiero a que hable mucho, no a que le falte un tornillo), vote por el que tenga cara de inteligente y se le llore, porque hay quien resulta sincero, pues el que tiene cara de tarugo generalmente lo es. No se espere a confirmarlo hasta que haya hilvanado todas las tonterías que dicen.
 
            TERCERO: No olvide que a quien le va a dar su voto, habrá de convertirse en su mandadero, usted es el mandante, él debe obedecer y atender las necesidades de su país, distrito o Estado; ellos, no mandas, ellos obedecen. Eso quiere decir el nombre “mandatario”. Y aunque a veces se les sube el puesto y se sienten el “non plus ultra”, póngalos en su lugar cuando se le quieran subir a las barbas haciendo caprichitos y berrinches, como uno que yo conozco que no digo su nombre pero que lo estoy mirando.
 
            CUARTO: Siéntase irreverente frente al poder, esa es una condición necesaria para que no le pisen la sombra ni les agarre miedo, por que luego el mandadero quiere ver a sus votantes como Dios ve a los conejos: “Chiquitos orejones y pendejos”, pero eso no debe ser; todos los ciudadanos debemos tener en la conciencia de que si el mandadero no funciona, podemos cambiarlo, no son impunes ni inamovibles.
 
            QUINTO: No saque el voto ni del corazón ni de la bragueta, sáquelo de sus meninges, de sus circunvoluciones cerebrales, de sus necesidades sociales; por eso, no crea en las mentiras de campaña, ni en que nos han de bajar la luna y las estrellas, porque a lo mejor lo que nos quieren bajar es otra cosa. Si considera que los candidatos están pa’ llorar, vote por su vecino o por la persona que estime que puede sacar el buey de la barranca. Pero vote. El ejercicio del sufragio es necesario porque funciona como cable conductor de la democracia, sin cable no hay luz. No importa si anula el voto.
 
            SEXTO: No vote por aquel que tiene vendida el alma a Dios o al diablo, ni por el que ha escalado puestos y cargos gracias a la flexibilidad de su espinazo, ni por el que se hinca para besar el pastoral de un pederasta, ni por el que quiere tener poder para poder tener; cálelo, como a las sandias para ver si está bueno no vaya a salir chilacayote.
 
            SEPTIMO: Fíjese que no crea en brujerías, ni en fantasmas ni aparecidos, porque de ser así ya tiene empeñada la voluntad con otro marchante, va a ser un personaje temeroso, entregado, despegado que ya tiene empañados los tinguipines y se va a doblegar hacia los cuatro puntos cardinales.
 
            OCTAVO: Pregúntale si sabe rendir cuentas, porque como mandatario, tendrá que hacerlo periódicamente, no solo de lo que gane, sino también de lo que reciba como dádiva, porque al fin, todo proviene del bolsillo popular; que no sea de los que corren al revés a semejanza de las ratas que se suben al barco cuando barruntan que se va a hundir.
 
            NOVENO: Que deje la soberbia, que tenga la humildad de ver de frente y con limpieza, que no use tacones para verse mas alto, ni tiaras o coronas para apabullar a los demás, que no pontifique ni se sienta infalible, que no deje las cosas para después o para el siguiente periodo de sesiones, que no escurra el bulto hasta que le den órdenes y que no tire la castaña con la mano del gato como aquel que seguramente conocemos muchos.
 
            DECIMO: No olvidar que todos los ciudadanos tenemos derecho a preguntar lo que el mandatario está haciendo, lo que está tramando, lo que pretende hacer para mejorar esta deshilachada democracia que está mas raída que una chamarra tamaulipeca. Ya va siendo hora de que se acaben los arrebatos y las necedades; ya es hora de vivir en paz, ya es hora de elegir a los buenos y no a los ambiciosos, ya es hora… Ya es hora… Ya es hora.

Columnas recientes