Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La desocupación y la calidad del empleo. Una dura realidad

Economía y sociedad

Por: Hilario Barcelata Chávez

26/03/2012

alcalorpolitico.com

La ocupación y la calidad del empleo en Veracruz sigue siendo un reto que enfrentar y resolver. La Tasa de Desocupación Abierta (TDA) actualmente es de 3.2%, lo cual indica que los desocupados representan una proporción relativamente reducida del total de la población en edad y con disponibilidad de trabajar (Población Económicamente Activa, PEA). Hay que considerar que si esta tasa es baja, ello se debe a que de 2010 a la fecha el número de personas ocupadas aumentó en 97,044, sin embargo, este aumento es resultado del crecimiento del número de trabajadores por cuenta propia, que alcanzó un valor de 90,555. Es decir, 93% de los nuevos puestos de trabajo son de personas que laboran de manera independiente, lo cual puede considerarse como un proceso de expulsión de los trabajadores, del mercado laboral, pues muchas personas optan por desempeñar un actividad propia debido a la falta de oportunidades.
 
Adicionalmente hay que tener en cuenta que medir la ocupación con la TDA entraña un severo problema, porque esta medida considera como "persona ocupada", a todos los que tienen una actividad laboral aunque sólo trabajen una hora a la semana. Dicho de otro modo, en este cálculo una persona no está desocupada si tiene una actividad laboral a la cual dedica por lo menos una hora a la semana. En otros países como Estados Unidos y Europa, por mencionar sólo algunos, la medición de la ocupación es más congruente con la realidad, porque se considera ocupada a una persona que trabaje más de 15 horas a la semana. Es decir, los que trabaja menos se consideran desocupados. Por eso es que las tasas de desempleo en México, siempre son mucho más bajas que las de otros países.
 
Considerando esta situación, y para hacer un análisis más preciso, el INEGI calcula las llamadas "Tasas de ocupación complementarias". Y al analizar con ellas la realidad, las cosas cambian considerablemente. La tasa complementaria más importante es la "Tasa de ocupación parcial y desocupación 1" (TOPD1) que considera desocupados tanto a quienes no tienen un empleo, como a aquellos que trabajan menos de 15 horas a la semana. (Esta tasa equivale a la tasa de desempleo de Estados Unidos y Europa). El valor de esta tasa para Veracruz es de 10.4%, más de tres veces el valor de la TDA.


Aún más problemático es el panorama de la ocupación y el empleo si se observa el valor que alcanza la "Tasa de trabajo asalariado" (TTS) que mide el porcentaje de la población ocupada que percibe un pago por su trabajo. Para el estado, en 2010 esta tasa era de 61.9%, lo cual significa que el 38.1% no estaba remunerada. Este escenario era ya preocupante, pues equivale a decir que más de un tercio de la población ocupada no recibe ingresos. Sin embargo, la situación ha empeorado ya que actualmente la población que no recibe pago alguno por su trabajo equivale a 44%, (la TTS se redujo a 56%), lo cual significa un empobrecimiento de las personas en esta circunstancia. De acuerdo con datos del Inegi, el número de personas ocupadas que no reciben ingreso se incrementó en el período de análisis en 50,390. Y ello se debe, en parte, a que muchas personas se mantienen en el mercado laboral como trabajadores por cuenta propia sin remuneración. Como ya se dijo, en el período de análisis, prácticamente todos los que obtuvieron una ocupación se emplearon por su cuenta.

Además, buena parte de los que se emplearon por su cuenta, lo hicieron en el sector informal donde el número de trabajadores se incrementó en 79,480 personas; en tanto que el número de personas ocupadas en la Agricultura de subsistencia se incrementó en 53,333 en tanto que en el sector formal (empresas y gobierno) la ocupación disminuyó en 26,980 personas.

También es sumamente relevante observar cómo se comportó la "Tasa de ingresos inferiores al mínimo y desocupación" (TIID) que mide el porcentaje de personas desocupadas que no reciben ingreso, más las ocupadas con ingresos inferiores al mínimo, pues expresa el volumen de la población trabajadora expuesta a un empobrecimiento por falta de una adecuada remuneración por su trabajo. Esta tasa alcanza un valor actual de 10.7%. Aunque es importante considerar que quienes reciben más ingreso tampoco están mucho mejor y son una alta proporción de los trabajadores. El 54% de la población ocupada (un millónes 146 personas) recibe como pago, cuando más, 2 salarios mínimos es decir, 3,545 pesos al mes.

Por ultimo hay que señalar que una proporcion muy alta de la población ocupada no cuenta con atención médica como un derecho laboral, en este sentido 73% de la población ocupada se encuentra en esta situación. Asimismo hay que señalar que 49% de las personas con un empleo no reciben las prestaciones laborales que por ley les corresponden.
 
En conclusión, el reto de la ocupación de baja calidad está aún lejos de resolverse. Faltan políticas públicas que amplien las oportunidades de trabajo y que mejoren las condiciones de contratación en términos de salario, prestaciones y certidumbre laboral. De otro modo, la población permanecerá en condiciones de pobreza aunque tenga una ocupación o un [email protected]
 

Columnas recientes