Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Calamidades

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

30/03/2012

alcalorpolitico.com

Todas las calamidades vienen juntas, dice el dicho. Y vienen. Inician hoy las campañas políticas, el domingo comienza el Horario de Verano, o sea, hay levantarse una hora antes, y ¡los peques salen de vacaciones!
 
Pero, si uno es un buen cristiano y para remanso del espíritu, por fortuna inicia la Semana Santa y el domingo que viene es el Domingo de Ramos. Son días de guardar, aunque muy pocos lo observen y los conviertan en días de estar.
 
Por prácticas que se van haciendo costumbre, hace ya mucho, en pueblos y en ciudades medias de Veracruz, precisamente por estas fechas se celebran sus carnavales o fiestas titulares, lo que ha hecho que devenga el respeto a los días santos.
 
Y en consecuencia, en el terreno político no es la excepción. En horas de la víspera de la Semana Mayor inician las campañas proselitistas y los candidatos no se meten a los templos a hacer mítines porque no se los permiten, no tanto por apego a la fe religiosa.
 
A los políticos lo que les interesa es el poder, como el que ejercía Poncio Pilatos, el del César, pero hoy día superan al primero en eso de lavarse las manos, y es tanta su ambición de poder que hasta la vertical pierden, como acaba de suceder con Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, el del PAN.
 
A mí para nada me va a extrañar que, ahora sí, en su afán por atraerse a los votantes de los creyentes, en los próximos días veamos a los candidatos asomarse a los templos e incluso no me sorprendería que alguno llegara a encender su cirio o su veladora y a depositar su limosna, aunque en el fondo le doliera, todo con el propósito de que su fotógrafo lo capte en el preciso momento y difunda las gráficas por las redes sociales.
 
Conociéndolos como los conocemos, tampoco me sorprendería que este domingo, desde el amanecer, pongan a bellas chicas, a las barbies, luciendo las siglas de su partido, a repartir en forma gratuita palmas, como una forma subliminal de pedir el voto. ¿¡Qué!? ¿¡Qué no son capaces!? Entonces es que no los conoce.
 
Porque eso sería ya mucho, pero si no más de uno se pasearía por los sitios más concurridos cargando una cruz y haciendo que lo azotaran, acusando al partido contrario de mandarlos crucificar.
 
Pero, qué le hacemos. Son un azote, una plaga que tendremos que padecer. Y habría que preguntarse si no es un castigo de Dios por todo nuestro mal comportamiento como ciudadanos. Pero ni quejarnos. Nosotros los toleramos, a veces hasta los prohijamos y en el pecado llevamos la penitencia.
 
Aunque, ahora sí, Diosito debería jalar también las orejas a algunos de sus representantes en la Tierra, como el cardenal emérito de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, quien el miércoles se quitó los ropajes religiosos y se puso la casa blanquiazul, panista, y lanzó un llamado a no votar por el más guapo o por el que traiga el copete más peinado, porque hay que fijarse en lo que los candidatos “traen dentro de la cabeza” y no en lo que “tienen en la cabeza”.
 
“No elegir por la figura, porque está muy guapo o tiene el copete muy alto, no. Siempre he dicho que los políticos hagan propuestas sensatas, de cosas realmente provechosas y útiles, no que por decir que habrá muchas telenovelas, eso es una tontería”. Lo bueno que dijo que no se refería a nadie en especial aunque poco le faltó hablar de la Paloma, aunque no precisamente la de la paz. ¡Dios mío, hazme viudo por favor! A este señor yo lo sumaría como otra calamidad. Pobres de los fieles que lo padecen.
 
Otra calamidad, el Horario de Verano. Yo felicito a quienes el cambio no les afecta. En mi caso, cuando ya me empiezo a acostumbrar, ¡llega el Horario de Invierno!, y, así, nunca estoy bien. Pero, ni modos.
 
¡Y los peques de vacaciones! Se acabó la tranquilidad. Ruidos, correteos, pleitos, comida chatarra, música a todo volumen al tiempo que la tele está encendida también a todo volumen sin que nadie la vea, invasión de espacios incluyendo el área donde uno tiene la compu para trabajar, en fin.
 
Ahora sí, como dijera aquel clásico de Guanajuato y no precisamente José Alfredo Jiménez: Señor, y nosotros por qué.
 
Pero, a propósito, a contrapelo de todo lo anterior, según el párroco Celestino Barradas, de la iglesia de La Piedad, de Xalapa, por lo menos ya lo contactaron de parte del gobierno del feligrés cercano y parece que sí va a haber de piña, por lo cual se espera que continúen y concluyan con éxito las obras del templo.
 
De todos modos, a raíz de la publicación en esta columna del calvario que el padre Barradas está pasando por la falta de recursos económicos para concretar la gran empresa que emprendió, quien se interesó de inmediato y ofreció todo su apoyo fue el candidato José Yunes Zorrilla, amigo por demás del sacerdote, aunque se le informó que ya había habido reacción oficial.
 
Pero ni Elizabeth Morales, ni Américo Zúñiga, ni Carlos Aceves, ni Reynaldo Escobar, ni nadie más del PRI y mucho menos del PAN se interesó en contribuir a una causa piadosa.
 
Pero las campañas inician y, dentro de todo, me da gusto que por lo menos un beneficio es que colegas periodistas han sido contratados para llevar las áreas de prensa. De Enrique Peña Nieto, al lado del coordinador Jorge Carvallo, estará Mónica Mendoza, también al frente de prensa del PRI estatal; con Héctor y Pepe Yunes vuelve José Valencia Sánchez, ex director del Diario de Xalapa, quien seguramente hará el uno-dos-tres con Esaú Valencia Heredia y con Mario Robles Saldaña; en Veracruz, una queridísima compañera, periodista seria y profesional y con mucha experiencia, de la plantilla de El Dictamen aunque ahora con licencia temporal, Rocío Rivera Méndez, llevará la prensa de la candidata Ángela María Perera Gutiérrez; por el lado del PAN, el manejo de prensa de la candidata Josefina Vázquez Mota lo lleva Omar Miranda, un joven universitario y muy responsable, a quien se suma otra mujer, Martha Marañón, quienes seguramente harán un muy buen trabajo. Suerte a todos y felicidades.
 
Y ya para terminar, donde se han compuesto muy bien las cosas, electoralmente hablando, es en Coatepec. De acuerdo a un estudio de medición de preferencias del tricolor, el ex subsecretario de Planeación de la Sefiplan, Fernando Charleston Hernández, es uno de los abanderados que obtiene mayor ventaja sobre su oponente, en este caso el panista Everardo Soto, a quien le pesa su historial negativo de cuando fue alcalde de Ixhuacán de los Reyes y de cuando se desempeñó como directivo de Sedesol. Además de la juventud y buena imagen de Charleston, serán decisivos para su triunfo los equipos políticos de Pepe Yunes Zorrilla y Adolfo Mota Hernández. Aunque no le hará mal dejar el pellejo en todos los rincones de su distrito a partir de este mismo viernes.

Columnas recientes