Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Elsa Aguirre entre nosotros…

Desde Zimpizahua

Por: Joaquín Alcántara Hernández

04/04/2012

alcalorpolitico.com

Otra hermosa tarde resultó la del martes 20 del mes pasado en este pedazo de paraíso orgullosamente veracruzano que es además casa de todos ustedes, gentiles lectores. Nuevamente vino la famosa y guapa artista de cine y televisión Elsa Aguirre a comer con nosotros. Nos honra con su amistad bonita y selecta desde hace más de 30 años; o sea, ‘ya llovió’ desde aquellos lejanos ayeres que nos ha distinguido con su amistad y confianza.
 
¡Vaya! Que nos deleitó contándonos anécdotas de su larga carrera cinematográfica. Todo empezó cuando nuestro amigo el arquitecto coatepecano Guillermo López dijo que tomarse una copa de vino en alguna fecha especial como un fin de año no tiene nada de malo. Elsa no le contradijo, pero en ese momento explicó el por qué ella no toma ni una copa de vino aunque la fecha sea un fin de año. “Si yo la aceptara no faltaría quien me tomara una foto en el momento de beberla… ¿y cual iba a ser el comentario?, la gente diría, miren, Elsa toma… ¿pues no que se cuida?”. En fin… Elsa cuida su imagen como figura pública y es cuidadosa de su salud mental, física, emocional y espiritual. Sabe que representa un espejo limpio donde pueden mirarse todas las damas que deseen conservarse joviales y hermosas sin artificios engañosos. Decía el Gran Gurú José Manuel Estrada: “El verdadero Maestro enseña con el ejemplo”. Por cierto, todavía hay gente confundida con aquel escándalo que hizo la prensa amarillista cuando los “casó” con un montaje de fotos sobrepuestas; cosa que en la vida real nunca pasó. El Gurú Estrada siempre vivió con su esposa María Carlota Castañeda y quien esto escribe mantiene con Joselillo, su hijo, una relación fraterna desde aquellos ayeres…
 
Prosigo, realmente fue una tarde relajante con esa estrella del cine nacional que compartió méritos con grandes luminarias de aquella época de oro del cine mexicano. Y le platico algo, en un momento dado alguien de los aquí presentes tomo una foto pero al momento dijo, ‘¡Que se repita porque no prendió el flash!’… entonces Elsa con su carácter siempre alegre recordó el ‘grito’ del director de cine cuando decía: ‘¡Que se repita porque faltó luz!’ y nos platica que le encantaba cuando la escena que se tenía que repetir eran los besos apasionados con Pedro Infante… jajaja… ¡Hágame favor! de ese pelo estuvo platicando mil anécdotas la bien conservada mujer como reflejo de su disciplina y su alimentación libre de productos de origen cadavérico y de sustancias químicas toxicas que merman notoriamente la salud humana.
 
También salió a colación la veleidosa vida de teatro que en muchas ocasiones los atrapa al grado que éstos viven de la apariencia y en cambio en sus hogares son una calamidad. Contados personajes de ese ambiente llevan realmente una vida ejemplar: una Jaqueline Andere, una María Victoria, en fin… pero la mayoría sucumben y no son, en la vida real, nada de lo que aparentan en las pantallas o en el teatro. Elsa posee una belleza natural, radiante, auténtica…
 
Ha practicado no solo yoga para ella, la ha compartido dando clases en los penales porque son lugares donde más necesitan una orientación para enrumbar sus pasos a la elevación de su conciencia. Ella, pues, ha probado las mieles de ser útil no solo consigo misma, sino con los demás. Y sobre todo ahora que ya alcanzó un alto grado en la real iniciación; posee congruencia en su pensar, decir y actuar y la mujer denota plenitud, alegría, se ve satisfecha, vive en paz, feliz…
 
Y es que la tarde se prestó, la fresca sombra de la teja de barro nos regaló un ambiente exquisito para saborear los distintos y variados platillos vegetarianos que se prepararon para esta ocasión, incluso, ellos trajeron un riquísimo pastel ¡sin azúcar!, fue el rico dulce de las frutas además de las almendras y nueces que le dan ese sabor único.
 
Pero déjeme decirle amigo lector, que vino también acompañado de su esposa el Gurú Javier Ferrara quien nos tuvo con la boca abierta en su interesante y aleccionadora charla de sobre mesa. Cuando Elsa le explicó a Guillermo el por qué no toma ni una copa de vino, el Gurú remarcó: “En nuestra disciplina no se toma por convicción. No por obligación”, y continuó diciéndonos que no se come carne porque en la medida que el organismo va depurándose, va recuperando su bienestar de tal suerte que al propio organismo le gusta sentirse bien. El chiste, dijo, es no perder calidad de vida. Porque es una realidad que hoy los hospitales están atiborrados de gente enferma; como es otra realidad que las medicinas no curan, solo adormecen el dolor mientras la enfermedad avanza. La salud, pues, por la boca empieza: En fin, cuanto hay por aprender y por practicar: “Dime qué comes y te diré como piensas”, ¡sopas!... tremenda charla sobre cómo enriquecer nuestro breve paso por este mundo dándole más vida a nuestros años, no solo más años de vida…
 
Porque si nos metemos en terrenos teosóficos encontramos que El Génesis dice entre otras cosas que tenemos a nuestra disposición vegetales y árboles y que mientras haya plantas sobre la superficie de la Tierra será prohibido comer carne de animales. Con relación a ese tema el eminente sabio francés Dr. Serge Raynaud de la Ferriere en su obra Los Grandes Mensajes, señala: “Es una gran responsabilidad saber que uno puede convertirse en un obstáculo para el bienestar de sus hijos y de su familia; es señal de un estado de conciencia bajo hacer de su alimentación diaria un crimen, y es una pobre conciencia la que no se rebele contra el hecho de obstaculizar el progreso de la espiritualidad universal”… otra vez, ¡¡SOPAS!!
 
Prosigamos con la charla. Luego el Gurú Ferrara contestando diversas preguntas que le llovían, a manera de respuesta preguntó: ¿Alguien de ustedes se preocupa o piensa en los millones de células que tenemos en el dedo gordo de un pie???... todos nos quedamos callados, ¡Nadie!, dijo él. Pero ¿qué tal cuando se nos clava una espina y nos provoca intenso dolor que nos impide caminar?, entonces toda nuestra atención está en el dedo gordo de nuestro pie lastimado, haremos curaciones incluso dolorosas hasta lograr aliviarlo. Lo mismo sucede en el universo infinito, nosotros podríamos ser una de esas millonésimas células del universo y podemos afectarlo o beneficiarlo con nuestra enfermedad o nuestra salud. Un cuerpo enfermo generalmente posee una mente enferma. Y una mente enferma es una mente destructiva. Viene entonces la respuesta del universo, en nuestro caso, del planeta Tierra que reacciona con sus leyes en defensa propia contra la mano destructiva del hombre: las inundaciones, las sequias, los fríos o calores intensos, los terremotos, temblores, tsunamis, etc. etc. Pero ni así entendemos y la seguimos destruyendo siendo que es obligación de todo ser civilizado vivir en armonía con la madre naturaleza. No agredirla como lo hacemos. O como los políticos enfermos de ambición que en su mezquino afán de acumular fortunas inútiles atentan contra ella…
 
Y luego el Gurú lanzó otra pregunta, ¿sabemos cada uno de nosotros cual árbol produjo el oxigeno que en este momento estamos respirando?, ¡Nadie! ¿Verdad?, ni nos interesa. Sin embargo los árboles ahí están cumpliendo su misión… ¿y qué les damos en pago?, ¡la muerte!, los talamos insensatamente importándonos un bledo la reforestación. Hoy, no hay poder humano que pare, por ejemplo, la tala en el Cofre de Perote. ¡Sopas!
 
Nos habló también de la conciencia colectiva positiva y de la conciencia colectiva negativa. ¿A cuál queremos pertenecer?, ¿A la gente que todo lo ve mal, que todo censura, que todo critica, que solo ellos o ellas saben hacer las cosas bien mientras que todos los demás somos un costal de errores y horrores?… o a la gente que ve la vida desde un enfoque armónico, compartido, realista, optimista. En fin… con nuestro libre albedrío elegiremos el ambiente que nos rodee en este corto viaje que llamamos vida. Viviremos, pues, rodeados de gente que nos hayamos ganado su aprecio, contentos y agradecidos con Dios y con la vida; o viviremos en la agria soledad de nuestro egoísmo…
 
Finalmente el Gurú sugirió dejar un huequito en el estómago al terminar de comer, dijo que es una sensación indescriptible de bienestar, háganlo y compruébenlo, remarcó. Después no queríamos que se fuera pero el Maestro Ferrara tenía que continuar sus labores y disciplinas en el Ashram de Coatepec allá por Los Carriles. Zona de increíble magnetismo donde se localiza la Dirección de esta Organización cultural no religiosa ni lucrativa adherida a la Unesco. De tal forma que este Pueblo Mágico de Coatepec debería valorar el privilegio de tener aqui la Sede Mundial de la Gran Fraternidad Universal… por hoy aquí le paramos habiendo compartido con ustedes, inteligentes lectores, parte de la extensa convivencia con estos grandes personajes cuya sencillez es parte de su grandeza. ¡VIVA MEXICO SEÑORES!, Ajúa…

Columnas recientes