Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Desafío al Trife

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

11/04/2012

alcalorpolitico.com

Por segunda vez consecutiva, luego de haber anulado la elección interna del 19 de febrero pasado, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN volvió a postular a Fernando Yunes Márquez y Julen Rementería del Puerto para la primera y segunda fórmula al Senado por estado de Veracruz.
 
Sólo que en esta ocasión lo hizo en aparente desacato a lo ordenado por la Sala Regional con sede en Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en cuyo resolutivo del pasado 3 de abril –derivado del expediente SX-JDC-937/2012 del Juicio para la Protección de los Derechos Político-Electorales del Ciudadano promovido por el aspirante del PAN a la senaduría, Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, quien impugnó la candidatura de primera fórmula asignada a Yunes Márquez– le ordenaba al CEN del PAN analizar y ponderar una serie de cinco “elementos objetivos para proceder a designar al candidato con el perfil idóneo que represente al partido, así como para rechazar a todos los demás”, advirtiéndole también que estaba obligado “en todos los casos a dar las razones por las cuales se acepta o rechaza a cada uno de ellos”, de los cuatro aspirantes que se registraron para el proceso interno.
 
Sería interesante saber, pues, cuáles fueron los argumentos y las justificaciones en que se basaron los miembros del CEN del PAN para volver a nominar en la primera candidatura al hijo de Miguel Ángel Yunes Linares, quien prácticamente amarraría su acceso a la Cámara alta del Congreso de la Unión, ya que aunque perdiera los comicios entraría como senador de primera minoría siempre y cuando el partido blanquiazul obtenga la segunda votación más alta en el estado.
 
Y es que en su resolutivo, con calidad de “asunto total y definitivamente concluido”, los magistrados de la Sala Regional Xalapa del TEPJF ya había ordenado al CEN del PAN revocar la candidatura de Yunes Márquez que le había sido asignada inmediatamente después de que la Comisión Nacional de Elecciones (CNE) del blanquiazul determinó anular las votaciones internas que el vástago del exdirector del ISSSTE había ganado el 19 de febrero.
 
En su resolución del 20 de marzo, la segunda sala de la Comisión Nacional de Elecciones del PAN determinó invalidar la elección de los candidatos de mayoría relativa al Senado por haberse actualizado las causales de nulidad de votación recibida en casilla establecidas en el artículo 154, numeral 1, fracciones I, V, IX y XI del Reglamento de selección de candidatos a cargos de elección popular, consistentes en: la instalación de los centros de votación en lugar distinto al determinado por la CNE; recibir la votación personas u órganos distintos a los facultados por el respectivo reglamento; ejercicio de violencia física o presión sobre los funcionarios de casilla, y la existencia de irregularidades graves, plenamente acreditadas y no reparables durante la jornada electoral o en las actas de escrutinio y cómputo que, en forma evidente, pusieron en duda la certeza de la votación y fueron determinantes para el resultado de la misma.
 
Por ello es que los magistrados de la Sala Regional Xalapa del TEPJF consideraron sin sustento el criterio seguido por el CEN del PAN de reasignar la primera candidatura a Yunes Márquez en base al presunto resultado obtenido en la elección.
 
 “(…) Esto resulta incongruente y jurídicamente inaceptable, pues tales resultados habían sido anulados por el propio órgano interno de elecciones y justamente esa es la razón por la que se actualizó el supuesto de designación directa.
 
“La declaración de nulidad de una elección implica que los resultados de la votación quedan sin efecto alguno y por tanto no pueden ser considerados ni siquiera como referente, porque son consecuencia de actos ilegales y por tanto están viciados.
 
“Al tomar una decisión como la impugnada, el Comité está dando nuevamente vida jurídica a lo que previamente ya se había declarado nulo, para lo cual carece de facultades.
 
“Así, el escenario de nulidad obligaba al órgano partidario a tomar en cuenta otros aspectos de candidaturas de los participantes en el proceso interno y así definir en quien debía recaer el nombramiento.
 
“En efecto, al transitar del método ordinario al extraordinario, el partido debió considerar sólo a los cuatro aspirantes que contendieron en el proceso ordinario, en igualdad de condiciones lo anterior porque contaban con una expectativa de derecho generada por la aceptación de su candidatura y su participación en la elección anulada, la cual implicaba en principio, el cumplimiento de los requisitos no sólo para participar en el proceso interno, sino además para ejercer el cargo.
 
“En esas condiciones es claro que el órgano responsable (la Comisión Nacional de Elecciones del PAN) debió fundar y motivar su decisión no sólo en el precepto que le permite tomar decisiones en casos extraordinarios, sino además, en la valoración y ponderación de los expedientes y cualidades particulares de cada uno de los contendientes para justificar indubitablemente el otorgamiento de la candidatura, pues lo contrario implica una actuación antidemocrática”.
 
La noche de este lunes 9, en acatamiento al resolutivo del Tribunal Federal Electoral, el CEN del PAN repuso el procedimiento de designación de sus candidatos al Senado por el estado de Veracruz. Al defender la decisión tomada, el dirigente nacional Gustavo Madero aseguró que fundamentaron mejor las razones para la designación de Yunes Márquez y Julen Rementería.
Sin embargo, tal parece que la decisión del CEN del PAN no convenció ni satisfizo al otro par de panistas veracruzanos que también aspiran a un escaño senatorial, pues en un comunicado emitido esa misma noche del lunes 9, Yunes Márquez convocó a Vázquez Cuevas y Mauricio Duck a sumarse a su campaña y atender el “llamado hecho por Josefina Vázquez a dejar atrás la contienda interna y trabajar por un México diferente”.
 
 Y es que resulta difícil de creer que “El Pipo” Vázquez y Duck acepten sumarse a la candidatura del hijo de Yunes Linares, a sabiendas de que ambos cubrían mejor que él con el “perfil idóneo para el desempeño del cargo” establecido en el propio resolutivo del TEPJF: trayectoria dentro del partido político, liderazgo social, preparación profesional y/o académica, aptitud para el cargo, y el desempeño y trayectoria en anteriores puestos públicos, privados o partidistas.
 
Pero lo interesante, también, será saber si el Tribunal Federal Electoral se da por satisfecho de la decisión tomada por el CEN del PAN o si tomará medidas contra el partido blanquiazul por no haber cumplido al pie de la letra con lo estipulado en su sentencia.
 
ERICK, MOTIVADO
 
Aunque las tendencias electorales del PRI están a la alza en la mayor parte de la entidad, mejorando notablemente sus expectativas hasta en los distritos que de antemano ya se daban por perdidos y donde fue necesario cambiar de candidatos para cumplir con el requisito legal de la equidad de género –Martínez de la Torre, Papantla y Huatusco, entre ellos–, el presidente del Comité Directivo Estatal del partido tricolor, Erick Lagos Hernández, no se confía y anda recorriendo de norte a sur el estado para continuar haciendo amarres con grupos políticos regionales, verificar el buen curso de las campañas y supervisar la estructura electoral que será fundamental para consolidar el triunfo priista que pretenden sea contundente pero sobre todo inobjetable.
 
Y es que el ex subsecretario de Gobierno, quien le está apostando más a la unidad, organización y fortaleza de su partido y al empuje de sus candidatos que a los conflictos internos de la oposición, sabe que lo más intenso del proceso electoral apenas está por vivirse en los siguientes dos meses y medio.
 
VUELVE ‘TONICHO’
 
Ranulfo Márquez Hernández, quien en marzo de 2011 fue exiliado al estado de Puebla como delegado del CEN del PRI, tomó posesión ayer como jefe de la Oficina de Programa de Gobierno en sustitución de José Guillermo Herrera Mendoza.
 
Con la incorporación de “Tonicho” Márquez, quien en la sucesión estatal de 2010 fue el aspirante priista más reacio a sumarse a la precandidatura de Javier Duarte de Ochoa, el joven titular del Poder Ejecutivo del estado mandó un doble mensaje: por un lado confirmó que no es hombre de odios ni rencores sino un político profesional, y, por el otro, envió una alerta a todos sus colaboradores para que se pongan las pilas y funcionen porque de lo contrario no le temblará la mano para seguir haciendo ajustes en su equipo de trabajo, removiendo a quien tenga que cambiar sin importar compromisos políticos personales o una entrañable amistad.

Columnas recientes