Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Poza Rica (16a. parte)

Por: Luciano Blanco González

13/04/2012

alcalorpolitico.com

La prepa Palmas

Y si, al poco tiempo a una velocidad inusitada comenzó a levantarse el imponente edificio, biblioteca escolar y canchas deportivas para lo que seria la flamante Preparatoria, sorprendió que en los albores de la primavera de 1966, arribara a la ciudad un hombre visionario, pedagogo excelso de alta escuela, estudioso de la literatura y de la filosofía, con un lenguaje que cautivaba al escucha y con una percepción política envidiable, El licenciado en Pedagogía, Abelardo Iparrea Zalaya, lector asiduo de José Ingenieros y de José Enrique Rodó, émulo del maestro de la juventud, quien con mucho cariño y ahínco inicio la gran labor de llenar con espíritu de sabiduría lo que fuera la Preparatoria “las Palmas”, para unos, el nombre solo era referencia a la ubicación, otros afirman que se debió al nombre de un Restaurante Bar en Xalapa donde abrevaban los hombres de conocimiento de aquella ciudad, denominado de esa manera. La Escuela era dependiente de la Universidad Veracruzana, hoy Escuela Secundaria y de Bachilleres Oficial Número 8, Emiliano Zapata, dependiente de la Dirección General de Enseñanza Media.

Abelardo, se hacía acompañar de una pléyade de hombres ilustres, sabios y prudentes, que provenían de Xalapa, de aquí o de otras latitudes, pero seleccionados escrupulosamente, por su grado, su capacidad y sus méritos, todos ellos sembraron con ahínco la semilla del conocimiento y tuvieron la visión en conjunto de arrancar del Olimpo Griego, la mítica imagen de Palas Atenea y compartir entusiastamente sus conocimientos con los jóvenes ansiosos de conocimientos.

De estos maestros grandes y generosos, que derrochaban saber, en cada una de sus cátedras, destacaban: El filósofo, Genaro Peralta, a quien Abelardo encargó la biblioteca, El profesor José Luis Isarraras, Seminarista Eclesiástico, docto en Letras Latinas, José Luis Chena Buil, inigualable literato, El profesor Joachín, Letras Griegas y del Español. El Licenciado Benjamín Córdoba Bustos, sembrador de altos valores de la sociedad en su cátedra de Civismo, Gustavo Bautista Bandala, Disciplina y orden, Gregorio Flores Botello, docto en Matemáticas, el doctor Agustín Lima Valdez, Psicología. El licenciado José Luis Cintora Franco, Derecho, La profesora Hortensia Flores Botello, Matemáticas, El trabajador social Adolfo Manzano Villeda, Ciencias. Sociales. La profesora Dora Martínez Danini, Historia del Arte. El profesor Muñiz, Matemáticas, El profesor Mario Escudero Sandoval, Español. El profesor Roberto Taylor Robles, Educación Física e Inglés. El profesor Luis Escudero Arenas, Matemáticas. La licenciada América Mar, Ética. La licenciada Alcira Muñiz, Francés. El químico Mateo Mendoza Castro. Química El profesor Alejo, Educación Física. El lic. Orlando Dinorin Espinoza. Derecho, El ingeniero Gayoso, Física, El profesor Francisco Mena, Música, La profesora Eloisa Crespo, Música, El antropólogo Adolfo Colunga y otros más a quienes corresponde el mérito de esculpir pacientemente este gran templo del saber, contribuyendo con ello a la formación de una juventud digna y progresista, que quiere a su ciudad y honra a sus mentores.

Estos memorables maestros tenían siempre a los educandos en el estudio, en la investigación, pero además eran muy exigentes en el bien y en el buen decir, nos hacían participar en torneos de oratoria, de ortografía, de matemáticas, de deporte, había una constante competencia entre alumnos, mientras tanto, la Asociación seguía trabajando por las mejores causas juveniles, se había apoderado del kiosco del parque Juárez, donde un día a la semana invitaba a los artistas locales a cantar, a bailar, a tocar instrumentos musicales a un concurso de poesía, a un concurso de declamación o de oratoria, o a algún mitin de protesta por la libertad de Demetrio Vallejo, por la libertad de los presos políticos, a la marcha por la libertad de Talamantes, motivo para reunirse no faltaba y en algunas ocasiones se ofrecían magistrales conferencias. La conferencia sobre orientación vocacional se había vuelto clásica, pues era muy escasa la información de las carreras que se ofrecían en las Casas de Estudio.

Sin quitar el dedo de la llaga, sobre la situación social, denunciaban una y otra vez la falta de recursos oficiales para limpiar la Ciudad y aún se recuerda como en un 18 de Marzo, el día grande de la Ciudad, cuando todos los participantes del desfile conmemorativo de la expropiación petrolera, desfilaban con sus uniformes de gala, las damas con su peinado de salón y tacón alto, los trabajadores con sus botas, cascos y overol, portando banderas y banderines, acompasados por estruendosas bandas de guerra. El presidium ornado con satín y flores.

El Presidente Municipal, Ingeniero Luis Vásquez O’Farril, vestido de charro, con charreteras y semejante sombrerote, presidiendo los festejos, (charrito PEMEX?), rodeado del cuadro de líderes de la Sección 30, de su sequito compuesto, por la comuna, de Doña Celia Garza de Rivera, custodio del Tesoro Municipal y de la regordeta figura del Secretario, Don Crescencio Hernández Villeda, de pronto en la columna irrumpió un grupo de jóvenes de la AEP. Portando entre cuatro de ellos, uno en cada esquina, una sabana blanca extendida, recién sustraída del tendedero de la Señora Castillo y una bambalina al frente que decía, “Coopere para resolver el problema de la basura”, lo inicialmente chusco, llamó la atención de todos y el aplauso y las monedas llegaban al por mayor, recibiendo una aceptación general de la población que cooperó hasta casi romper la sabana de la gran cantidad de monedas y billetes que la gente aportaba, al pasar frente al palco de honor, Don Luis descendió y en un gesto sumamente político, depuso el ceño y felicitó a los jóvenes. Quienes aportaron el total de la recaudación y exigieron solución a la eterna insalubridad, el propósito había sido llamar la atención sobre el problema de la basura y denunciar el desinterés de la autoridad para resolverlo, el objetivo se cumplió sobradamente y la AEP, encabezó nuevamente este movimiento que aún debe de continuarse.

Su aportación ejemplar concluyó….

Abelardo, se hacia acompañar de una Pléyade de hombres ilustres, sabios y prudentes..... Todos ellos tuvieron la visión en conjunto de arrancar del Olimpo Griego, la mítica imagen de Palas Atenea y compartir entusiastamente sus conocimientos con los jóvenes ansiosos de conocimientos. Abelardo, se hacia acompañar de una Pléyade de hombres ilustres, sabios y prudentes..... Todos ellos tuvieron la visión en conjunto de arrancar del Olimpo Griego, la mítica imagen de Palas Atenea y compartir entusiastamente sus conocimientos con los jóvenes ansiosos de conocimientos.

Columnas recientes