Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La hidra

Por: Luciano Blanco González

04/05/2012

alcalorpolitico.com

La política como un conjunto de normas y principios, de métodos y estrategias para conquistar, conservar, menoscabar, modificar, socavar y a veces destruir las estructuras políticas de poder individuales, colectivas o de toda una sociedad, se conforma por ciclos que pueden ser temporales o permanentes en su tiempo, efímeros, temporales o casi eternos, como el Santanísmo, el Juarismo, el Porfiriato, el Cardenismo, el Alemanismo, el Salinismo, viven determinadas épocas en la historia del país y simbolizan un estilo, una forma, un modo de hacer la política.

Del primero, como Veracruzanos deberíamos sentirnos agradecidos por la maestría con que Antonio López de Santa Ana trazó las fronteras de nuestro Estado, mar, costa, islas, puertos, praderas, montañas, sierras, ríos, riquezas, abundancia. Como Mexicanos tenemos que sentirnos avergonzados, porque primero bajo presión y luego voluntariamente comerció con gran parte del territorio nacional que habíamos heredado de la Corona Española. despojando al país de grandes riquezas y estigmatizando la conciencia cívica nacional con una infinita tristeza y un gran dolor que algún día, una generación de Mexicanos valientes reinvidicara para la patria.

El Juarismo es la expresión laica de la santidad y de los principios Morales y éticos que vivirán por siempre, aunque los Fox, Los Calderones, las Josefinas, renieguen de él, Don Benito Juárez estará presente para alumbrar los caminos de la patria, cuando gentes, como estos malos Mexicanos pretendan obscurecerlos.

Al Porfiriato solo le vemos las botas, símbolo de la dictadura, de la represión, del autoritarismo, Don Porfirio Díaz encabezó un gobierno de “Orden y Progreso” que doto a Veracruz de un gran puerto, a México de una gran red ferroviaria, con el, llego el teléfono, la explotación petrolera y también llegó la revolución, su tumba en el cementerio de Montparnasse en París, Francia, tiene todos los días flores frescas como si anunciaran que en su patria amada se aproxima una nueva revolución, sin carteles, sin zetas, con hambre, con desesperación, por el abandono agrario, por el hacinamiento urbano, por el desempleo, por el encarecimiento de la vida, por la pobreza y casi miseria de los millones de beneficiarios de Oportunidades, por la nueva conciencia de sus jóvenes con mente limpia cuyas tiernas neuronas, no han logrado paralizar ni la mediatización electrónica, ni las idióticas ondas hertzianas, las imágenes tele noveleras o las comedias de la señorita Laura.

De Cárdenas solo nos está quedando el recuerdo, el pitorreo Foxiano, Calderonista y de las corrientes conservadoras del país, obligan a una seria reflexión, ahora que la política mundial se sustenta en el eje universal de la globalización, el nacionalismo es un freno que no permite avanzar a los países, sin embargo es lo único que permitirá defender nuestros recursos naturales y es lo único que nos mantendrá unidos, si alguien se atreve a atropellar estos principios, poco le durara el gusto. Con la paulatina desaparición del ejido, con la expulsión que se hace de los campesinos de sus tierras, se genera una clase paupérrima que tarde o temprano se revelara reclamando derechos ancestrales, esos jodidos, fueron los que echaron a los Españoles de México, fueron los que no dudaron en enfrentarse a los invasores norteamericanos una y otra vez, fueron los que derrotaron a Maximiliano y su poderoso ejercito Francés, Son los que se enfrentaron a toda la fuerza del Estado Porfirista, déspota y poderoso, esos echaran del poder a quien pise sus sagrados estandartes.


Salinas de Gortari, como estilo de Gobierno, nos dio la dicha de hacernos sentir un pueblo rico, triunfador y poderoso, cuando se firmó el tratado de libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, todos teníamos una gran capacidad adquisitiva, prestamos bancarios, tarjetas de crédito, crédito fresco para invertir en empresas, una gran capacidad de competencia, su error, su gran error, el error imperdonable, escoger un sucesor torpe, blandengue, cuya incapacidad nos llevó hasta los horrendos vericuetos del FOBAPROA. Inició su Gobierno con la filosa y cortante espada del guerrero audaz, cercenoó las cabezas dirigenciales de Joaquín Hernández Galicia y de Carlos Jongitud Barrios, pero a cambio el sistema político, cual venenosa Hidra que regeneraba su cabeza, procreando Dos por cada Una que perdía o le era cercenada, creo otros Dos terribles monstruos, Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps, en el Sindicato Magisterial y Petrolero, cuya agonía se presiente en el panorama nacional.

Estos estilos, vistos por encimita, nos dan una idea de cómo será el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Juarista de Corazón, Católico como Juárez y seguramente Perra Brava, para todos los futboleros de su pequeña patria ya ha demostrado la capacidad que tiene para reconstruir su equipo, una y otra vez, cuando sea y como sea necesario, no le tembló la mano para sacudirse al Profesor Humberto Moreira y toda su camarilla del Partido y de su campaña, cuando afloraron los errores de su Administración como Gobernador de Coahuila, como tampoco titubeó para desfacer la Alianza partidista con el PANAL y consecuentemente con todo el Elbismo, Peña Nieto, ve para adelante, cuidado con las traiciones o con las indecisiones. Con las mentiras o con las simulaciones, en los primeros pasos mostró que para alcanzar los grandes objetivos partidistas, no hay amiguismos, no hay compadrazgos, cuidado con quien se confunda y equivoque el camino, en este carro no hay cabida para los oportunistas y con este ritmo el PRI, marcha mas acelerado hacia los pinos, empujado por compatriotas desilusionados del frustrante cambio anunciado y entusiastas por la esperanza de un cambio verdadero.
SU TUMBA EN EL CEMENTERIO DE MONTPARNASSE EN PARÍS, FRANCIA, TIENE TODOS LOS DÍAS FLORES FRESCAS COMO SI ANUNCIARAN QUE EN SU PATRIA AMADA SE APROXIMA UNA NUEVA REVOLUCIÓN

Columnas recientes