Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Conocimiento y adultez

Por: Guillermo H. Zúñiga Martínez

05/05/2012

alcalorpolitico.com

No todas las sociedades son iguales, poseen características distintas y los motivos se pueden señalar por las condiciones económicas, sociales y políticas que rodean su desarrollo. Además, mucho tiene que ver el interés personal de cada ciudadano porque el comportamiento varía con base en los afanes de cada quien. Algunos tienen ideales, determinan metas personales y hacen lo posible por alcanzarlas sin importar los obstáculos a vencer.

Expreso lo anterior porque una investigación del Dr. Patrick White, quien trabaja en el Departamento de Sociología de la Universidad de Leicester, ubicada en el Reino Unido, obtiene conclusiones sobre el aprendizaje de los adultos y con énfasis declara que éste no ha aumentado en la primera década del siglo que estamos viviendo. Muchas voces han afirmado que a través de internet la asimilación de conocimientos se multiplicaría de manera sorprendente, principalmente entre grupos que no tuvieron la oportunidad de alcanzar lugar en alguna universidad elitista que niega el derecho a estudiar al pueblo mismo.

Este trabajo reflexivo ha sido publicado en el British Educational Research Journal, después de haber estudiado las respuestas de más de cuarenta y siete mil entrevistados a través de los informes que publica el National Institute of Adult and Continuing Education.

La idea que captó el investigador consiste en que el avance tecnológico, la multiplicación bárbara de carreras en línea, así como los esfuerzos de los distintos gobiernos con iniciativas reales para elevar el nivel cultural del pueblo, como es el caso de la Gran Bretaña, se han visto impotentes para lograr, entre el pueblo, una verdadera sociedad del aprendizaje.

Hombres y mujeres que se sometieron a esta encuesta afirmaron, en número considerable, que no se habían involucrado en alguna forma de aprender en los tres años previos. Cuando se les insistía sobre las razones por las cuales tenían un comportamiento soslayante e indiferente, las respuestas carecían de sustento por lo que al confrontar sus puntos de vista con los de otros participantes -en su mayoría jóvenes bien educados, con actividades económicas exitosas y laborando en entornos especializados- se puede obtener una diferencia substancial que White atribuye a la edad.

Lo más novedoso de este estudio, es que muchos adultos reportaron sus actividades hogareñas vinculadas con consultas en internet pero confesaron que éste no los indujo para capacitarse.

De tales análisis surgen algunas dudas para quien esto escribe: no considero que sea correcto sostener que el aprendizaje en la adultez esté asociado únicamente a las actitudes positivas hacia la educación formadas durante el periodo de escolarización obligatoria, como lo señala White porque, al menos en Veracruz y México, se conocen testimonios de miles de ciudadanos que tienen una actitud positiva frente al estudio. Tampoco es correcto generalizar cuando se aprecia que existen jóvenes quienes experimentaron fracasos escolares o fueron alienados por el sistema y en consecuencia dejan de participar en actividades formativas cuando tienen edad avanzada.

Observo una vinculación en el trabajo que comento, entre la actitud de los adultos y su historia como colegiales, pero es muy difícil afirmar que es indicativo de la manera en la cual el ser humano va a reaccionar cuando alcanza edad provecta; creo que es precisamente lo contrario, dado que miles de hombres y mujeres, en el momento que se les ofrece la oportunidad, la aprovechan y, en una actitud de autogestión, se organizan y participan hasta lograr convertirse en parte importante de la sociedad del conocimiento.

Es posible que los datos de White obedezcan a una parte de la comunidad que se ha conformado con su situación actual y solamente piensa en trabajar para satisfacer sus necesidades básicas; el funcionario de la Universidad de Leicester debería asomarse a la composición de otras sociedades que se ubican en la plena emergencia para alcanzar un desarrollo cultural o técnico realmente admirable.

Lo más importante en una tarea de carácter cultural que consista en invitar a personas mayores para que se involucren en el estudio y en el trabajo escolar, es saber persuadirlos para que, además de lo que realicen cotidianamente, vean en la lectura y la investigación, fases que les permitan superarse y alcanzar nuevos estados de ánimo.

Lo sobresaliente del trabajo de White, es que invita a realizar una encuesta similar entre nuestra población.

[email protected]

Columnas recientes