Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Ganan Peña y Elba

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

08/05/2012

alcalorpolitico.com

Hace seis años, confiado en que las encuestas le daban 20 puntos de ventaja sobre los demás candidatos presidenciales, el perredista Andrés Manuel López Obrador decidió no presentarse al primer debate organizado por el IFE, pues argumentó que los abanderados del PAN y PRI le tenían preparada una celada para bajarlo en las preferencias electorales.
 
Craso error, pues el lugar que le correspondía al candidato del PRD se vio vacío, decepcionando a millones de simpatizantes, mientras que sus adversarios aprovecharon para descalificarlo sin que él tuviera oportunidad de defenderse.
 
Al segundo debate sí acudió pero ya fue demasiado tarde. Con la campaña negra de que López Obrador era “un peligro para México”, Felipe Calderón y el PAN habían logrado acortar considerablemente la ventaja del perredista tabasqueño en la tendencia del voto, ya que Roberto Madrazo se desplomó en las preferencias electorales por su choque con el grupo de gobernadores priistas que apoyaban al mexiquense Arturo Montiel y por el rompimiento con la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, quien había sido echada de la secretaría general del CEN del PRI y despojada de la coordinación del grupo legislativo del partido tricolor en la Cámara de Diputados.
 
Gordillo, quien para entonces ya había obtenido el registro legal del Partido Nueva Alianza, postuló como candidato presidencial a Roberto Campa Cifrián pero en realidad terminó sumándose a la candidatura de Calderón luego de que en más de una ocasión el puntero López Obrador se negó a reunirse con ella.
 
Ahora, seis años después, la presidenta vitalicia del SNTE está maniobrando de manera similar pero a favor del priista Enrique Peña Nieto, con quien originalmente había acordado que su partido, el PANAL, formara parte de su alianza “Compromiso por México”.
 
No obstante que el convenio de coalición ya había sido presentado oficialmente ante el IFE, de última hora las dirigencias del PRI y PANAL anunciaron su separación en muy buenos términos. La causa del desarreglo habría sido por los conflictos que comenzaron a brotar en varias entidades donde grupos priistas se inconformaron por las candidaturas a diputados y senadores que los líderes del tricolor le habían cedido al partido de Gordillo para su yerno, hija, nieto y otros incondicionales como el ex dirigente panalista Jorge Kahwagi.
 
Contra reloj, Elba Esther tuvo que buscar un candidato presidencial propio. El politólogo y ex canciller foxista Jorge G. Castañeda rechazó presuntamente su invitación. Luego trascendió que la abanderada del PANAL sería la ex jefa de gobierno del Distrito Federal y ex dirigente nacional del PRD, Rosario Robles, pero tampoco se concretó. De último instante surgió Gabriel Quadri de la Torre, un desconocido ambientalista liberal, ingeniero civil por la Universidad Iberoamericana, con maestría y estudios de doctorado en Economía por la Universidad de Texas, en Austin, y quien de 1994 a 1997 fue presidente del Instituto Nacional de Ecología (INE), cuando éste dependía todavía de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).
 
En el INE estuvo subordinado a Carlos Rojas Gutiérrez, ex senador mexiquense que fue titular de la Sedesol al final del sexenio del presidente Carlos Salinas de Gortari y ratificado posteriormente por el presidente Ernesto Zedillo, con el cual colaboró hasta 1998.
 
Carlos Rojas, actual miembro del CEN del PRI, es hermano de Francisco Rojas Gutiérrez, coordinador del grupo legislativo priista en la Cámara de Diputados. Ambos, nativos del Estado de México, son muy allegados al candidato presidencial Enrique Peña Nieto.
 
Por eso, en el debate de este domingo por la noche, Quadri fungió discretamente como escudero de Peña al repeler los incisivos ataques de López Obrador y de la panista Josefina Vázquez Mota al candidato del PRI, a quien el del PANAL nunca cuestionó.
 
Es más, ayer, en una reunión con estudiantes del campus Tlalpan de la Universidad del Valle de México –el alma mater del “Niño Verde” Jorge Emilio González Martínez, del PVEM, aliado de Peña Nieto–, Quadri declaró que quienes perdieron el debate fueron los candidatos del PAN y PRD “porque fueron los primeros que decididamente y de manera abierta atacaron, rompieron, digamos, la cortesía y los contenidos y se fueron a atacar, descalificar a otros contendientes”.
 
El candidato del PANAL abogaba nuevamente por Peña, pues ni Vázquez Mota ni López Obrador lo puyaron a él y tampoco a Gordillo, su patrocinadora. Ello le permitió a Quadri manejarse sin presiones y demostrar su sólida formación académica en materia económica y su experiencia administrativa en lo ambiental, pues además de presidir el INE trabajó para el Consejo Coordinador Empresarial como director general del Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable, fue jefe de Financiamiento Externo en el Banco de México, director de Planeación Ecológica en el Departamento del Distrito Federal, secretario técnico de la Comisión Mexicana de Infraestructura Ambiental, y, de 2006 a 2010, fue director de EcoSecurities México. También fue director asociado de Sistemas Integrales de Gestión Ambiental (SIGEA) y director de SIGEA Carbón, la cual se relaciona con el cambio climático y con los mercados internacionales de carbono.
 
Quadri niega haberle servido de sparring a Peña, pero lo cierto es que con su brillante desempeño en este primer debate, el candidato del PANAL le podría hacer un gran favor al abanderado priista al jalar las simpatías de un buen porcentaje de los votantes antipriistas indecisos que hasta el domingo por la tarde estaban por inclinarse hacia los abanderados del PAN o PRD.
 
Antes de este primer debate, Quadri figuraba con el 1 por ciento en las encuestas. Ahora seguramente crecerá en las preferencias electorales, pues según fuentes allegadas a las televisoras, el encuentro de anteayer entre los cuatro candidatos a la Presidencia de la República registró un rating de 10.4 puntos –superior, por más de un dígito, al del partido de futbol entre Monarcas de Morelia y los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, transmitido a esa misma hora por TV Azteca–, el cual representa el doble de la audiencia que siguió los debates presidenciales de 2000 y 2006, que sí influyeron en esas votaciones.
 
Si Quadri, en efecto, logra jalar a los votantes indecisos que simpatizaban con Vázquez Mota o con López Obrador, terminará entonces por allanarle el camino al candidato puntero Peña Nieto, y, de paso, le cumplirá también la expectativa a la maestra Gordillo de asegurarle el 2 por ciento mínimo de la votación total para retener el registro de Nueva Alianza y preservar los privilegios de la partidocracia mexicana.
 
En la democracia kafkiana vigente en México este escenario es posible, pese a que otros destacados militantes del PANAL, como Fernando González, candidato de Nueva Alianza al Senado por Sinaloa y yerno de Gordillo, promueve el voto abiertamente a favor de Peña Nieto porque según declaró el ex subsecretario de la SEP recientemente en Culiacán, Quadri no tiene la menor oportunidad de ganar.
 
Aún falta un segundo debate, que será dentro de un mes. Pero por su cercanía con la fecha de la elección quizá no resulte definitorio si es que Peña logra mantener o acrecentar su ventaja sobre los candidatos del PAN y PRD.
 
Sin embargo, hay que recordar que en 2000 y 2006, Fox y Calderón logaron remontar la ventaja de los candidatos punteros Francisco Labastida Ochoa, del PRI, y López Obrador, del PRD, de quien dicen que al igual que hace seis años, para el debate de anteayer se negó a recibir el “training” de expertos y decidió recurrir al mismo discurso que ha venido repitiendo todo este sexenio.
 
A ver si el perredista no termina arrepintiéndose de sus mismos errores. A menos que, como dijera Fox, ocurriera un milagro.
 
VIENE PEÑA
 
Por cierto, dentro de una semana Enrique Peña Nieto visitará nuevamente Veracruz, el tercer estado del país con el mayor número de votantes.
 
Será la tercera visita consecutiva que el mexiquense realizará como candidato presidencial.
 
Según está previsto en su agenda, el abanderado de la alianza PRI-PVEM arribará este martes 15 de mayo a la ciudad de Misantla –terruño del diputado federal Juan Nicolás Callejas Arroyo, guía moral de la poderosa Sección 32 del SNTE– para celebrar el Día del Maestro con miles de profesores veracruzanos.
 
Posteriormente Peña se trasladará a Orizaba y luego cerrará su gira con otro mitin masivo en la ciudad de Córdoba, la tierra del gobernador Javier Duarte de Ochoa, el anfitrión.

Columnas recientes