Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Juventudes desesperadas

Por: Angel Lara Platas

15/05/2012

alcalorpolitico.com

Lo que se escenificó en la Universidad Iberoamericana en la reciente visita del candidato presidencial Enrique Peña Nieto, podría clasificarse como una obra de tres actos.

El primer acto fue la recepción que un grupo de estudiantes da a Peña en el exterior del auditorio -y que al parecer ya no encontraron asientos vacíos en el lugar del encuentro-, mismos que al momento del arribo abrieron hostilidades contra el candidato y los periodistas que cubrían las actividades proselitistas de la campaña. Este mismo escenario se repite al momento que los invitados se retiran del recinto rumbo al estacionamiento para abordar sus vehículos.

El segundo acto se da en el interior del auditorio: los estudiantes muestran mejor compostura, los ánimos parecen menos caldeados, las preguntas –aunque muy contundentes- son formuladas sin interrupciones, y las respuestas son escuchadas con atención.

El tercer acto se escenifica con la disertación de Peña y los aplausos a algunas de las contestaciones.

Sin embargo, no dejan de llamar la atención algunos detalles de lo que ahí ocurrió, porque no se trata de una cuestión privativa de ese centro escolar.

Los jóvenes -que mostraban en pancartas imágenes caricaturizadas de Carlos Salinas, al tiempo que coreaban consignas como “Atenco no se olvida”-, en su rostro colectivo se podía observar enojo, coraje e impotencia. Pero esa actitud no tenía su origen en lo inmediato. Por supuesto que era el resultado del perenne olvido que ha agobiado a las juventudes por parte de los gobiernos y sus instituciones.

Realmente no importaba tanto que no supieran algunos dónde quedaba Atenco, o qué ocurrió ahí.

Aunque lo narrado sucedió en la Ibero y el destinatario esta vez fue el mexiquense, analizando el tema con mayor profundidad es un fuerte llamado a quienes van a gobernar este país.

Las actuales generaciones de jóvenes están desesperadas, exigen un destino propio, no ajeno. Desean ser tratados con respeto y reconocimiento, no con lasitud.
Quieren ser el presente (activo) y dejar de ser el futuro (incierto) que nada construye.

Pero en la parte reflexiva, a nadie debe espantar el incidente en la Ibero.

Fue la oportunidad de los alumnos para hacerse escuchar. Fue una exclamación desesperada que reclama a quien llegue al poder, que se siente con ellos -y con otros-, para establecer una agenda de prioridades con las problemáticas que atañen a la juventud.

De que el recibimiento fue agrio… ni se discute. De que los insultos que brotan de bocas adolescentes lastiman a quienes los escuchan y a los que se enteran… ni duda cabe.

Tampoco es gratificante saber que desde hace 35 años los temas juveniles no forman parte de los proyectos presidenciales.

En 1972 el Presidente Luís Echeverría Álvarez decidió visitar la UNAM. Cuando explicaba los motivos de su visita, un joven estudiante lanzó una piedra a su cabeza. A pesar que la sangre corrió por su frente, el mandatario interpretó aquel impulso como un urgente llamado de los jóvenes para ser escuchados y atendidos.

Durante el sexenio de Echeverría (antes y después de la agresión), las puertas de Los Pinos permanecieron abiertas para ellos.

Hasta ahora ningún presidente de la República ha aprendido la lección –no la de la pedrada, por supuesto-.

Para Peña no fue ninguna sorpresa lo que ocurriría en la universidad a su llegada. Ese día, en medios de comunicación se informó con puntual detalle lo que ahí iba a pasar. Decidió ir, dar la cara, y hablar con los jóvenes. Sabía lo que le esperaba. Los votantes también supieron que fue lo que pasó, lo reflejan las encuestas post visita.

En las universidades convergen todo tipo de ideologías y preferencias partidistas. La espontaneidad libre de atavismos es una de las marcas más visibles de las comunidades estudiantiles. A su modo y con su circunstancia y sin distingo de raza o credo, crecientemente participan en las decisiones políticas de sus países. Estas imágenes no son exclusivas de México.

Los jóvenes son los mejor informados del mundo y los que mejor operan las nuevas tecnologías de la comunicación. Sus análisis y visión de las cosas superan con mucho a gran parte de los usufructuarios del poder político.

Don Jesús Reyes Heroles argumentaba que cualquier contacto con los jóvenes es una inversión.

Aristóteles decía que fatiga menos caminar sobre terreno accidentado que sobre terreno llano.

Siempre es de mayor provecho acudir al encuentro de los problemas, que evadirlos y dejarlos pasar. Después, nadie los para.

Tampoco tiene por qué preocuparse el equipo de campaña de Peña Nieto. El dato revelador es que ni el debate ni los hechos en la Universidad movieron de lugar al mexiquense en las encuestas.

Además hay otro apunte: a los votos que Peña trae en su bolsillo, se le están sumando los votos de castigo al blanquiazul por las fallas del primer panista, y los de las mujeres enojadas con Josefina, por atribuirle mayor inteligencia y valentía a los pantalones que a las faldas.

[email protected]

Columnas recientes