Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los Indignados

Nuevo Siglo

Por: Jenaro del Angel Amador

26/05/2012

alcalorpolitico.com

En otras partes del mundo ha habido y hay manifestaciones constantemente, con objetivos definidos.

En Africa, en la costa mediterránea, el año pasado, brotó la Primavera Araba, dirigida contra gobernantes eternizados en el poder, dictadores que habían clausurado todo tipo de libertades a sus habitantes. Y fueron cayendo, uno tras otro.

Sin libertades; empobrecidos y sin futuro, los norafricanos árabes, se rebelaron, pero aún, hoy, a más de un año, las conquistas quedaron embazadas. Pareciera que todo fue una película vieja, sólo viva en el recuerdo de sus muertos.

Por eso es lamentable que algunos aprovechados y cínicos medradores de la política, comparen a lo que llaman “la primavera mexicana”, con la surgida más allá del mar. Nada tiene que ver una cosa con la otra.

Aquí, en este México que aún es nuestro, sucedió otra cosa.

Una visita a un candidato presidencial a las instalaciones de la Universidad Ibero Americana <<de las más caras del país>< donde se originaron<<agravios por descalificación>> en su apreciación, motivaron reclamos hacia dentro, que luego fueron sacados al exterior.

Más tarde se reclamó imparcialidad a los medios televisivos y escritos: No en favor o en contra de un aspirante; sí en apertura hacia reclamos y hechos de la cotidianidad nacional.

Sin embargo, al correr de los días, la perversidad de algunos “líderes políticos”, han aprovechado la circunstancia para adjudicar el malestar que dio entrada a las protestas juveniles, dirigidas en origen, a los medios de comunicación, y hoy, están siendo usufructuadas con maldad, para lastimar a uno solo de los aspirantes presidenciales.

Si hay indignación y malestar contra la actuación de los medios de comunicación, la sociedad nacional ha tomado nota, y los medios también. Y tan ha sido así, que los jóvenes manifestantes han expresado ahora que no es en contra o en favor de ningún partido, y no quieren que su malestar se lo adjudiquen los políticos, como se ha visto que lo han hecho, y además, que lo han trasplantado hacia otras regiones del país, en su beneficio.

El PRD se ha apoderado de la protesta juvenil y la ha dirigido hacia Enrique Peña Nieto, cercándolo con sus huestes hacia donde se mueve, con la misma táctica del SME <<el esmé>>: Hostigar hasta reventar.

Los mexicanos tenemos otros motivos para indignarnos, también, por lo que sucede en el país: Aquí los dictadores son los muchos muertos que se lamentan y endosan; los millones de nacionales en miseria extrema; por el derrumbe de nuestra economía que repercute en los bolsillos; por la fragilidad de las finanzas; por nuestra dependencia alimentaria, por la impunidad, por la corrupción, en la que militantes de todos los partidos políticos, se han visto involucrados.

Pero en todo lo bueno aparece lo malo. Las manifestaciones juveniles son el oxígeno para que respiren los pueblos. Todos los adultos hemos sido jóvenes y los que tengamos suerte, llegaremos a más viejos. Pero están los hijos; también los nietos.

Siempre habrá llamas juveniles que regeneren la alegría por la vida y eso no tiene propiedad.

Ni tampoco tiene derecho ninguno para hacerse sus dueños, como hoy lo quieren capitalizar en beneficio de uno de los aspirantes a la presidencia, en detrimento de otros.

Los jóvenes <<entre estudiantes y quienes no lo son>> deben distinguir al sol de la luna. La diferencia es notoria.

Y sí, si hay algunos que ayer juraron no ser como son hoy.

A nadie le está prohibido mutar y seguir mutando. La vida sigue.

PD. ¿Ya vieron que a nadie le es ajeno deslindarse de sus amigos tranzas o malandros? Y hay otros <otras> que se adjudican ya, el número 133 como Cocoa y otro segundón en SEP.

Columnas recientes