Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Un voto por el futuro de nuestros hijos

Articulista Invitado

Por: Héctor Yunes Landa

28/05/2012

alcalorpolitico.com

Estamos en la recta final de la elección que definirá al próximo Presidente de México y en los últimos días se ha venido gestando un lamentable encono entre la sociedad mexicana que en nada contribuye a las soluciones que necesita nuestra nación; expresiones auténticas mezcladas con intereses de partidos que van a la zaga del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, están profundizando la división entre los mexicanos.

Esto abona a la muy grave situación que vive nuestro país, donde la falta de seguridad y la violencia mantienen a los mexicanos con miedo; no hay crecimiento económico ni empleo ni oportunidades de progreso. El Partido Acción Nacional nos ofreció un cambio que nunca hizo realidad y por el contrario ha provocado tristeza y dolor en Veracruz y en todo el país, con una guerra sin estrategia que hoy no sabe como terminar.

Ante este panorama sombrío, considero que es nuestro deber enfatizar que hoy por hoy, el único camino para que México pueda superar sus problemas es la Unidad de todos. Es urgente que los mexicanos unamos fuerzas para ganar la batalla contra la delincuencia organizada, así como las demás batallas que debemos ganar, como la Pobreza, la Educación, el Empleo bien pagado, la Salud, la Migración, la Productividad, etc.

Los veracruzanos debemos distinguir con claridad cuál es el candidato que nos hace verdaderas propuestas y convoca a la unidad y cuáles candidatos se la han pasado agrediendo, difamando y tratando de enlodar un proceso que debe ser respetuoso y democrático.

Lo importante no es llegar a ser Presidente, sino saber qué hacer para lograr un auténtico cambio y cómo hacerlo. Invito a todos a que analicemos con detenimiento aspectos muy significativos que inciden en la campaña presidencial.

Nuestro candidato Enrique Peña Nieto ha sido muy respetuoso, porque así debe ser el próximo Presidente de la República. Él nunca ha dicho, por ejemplo de dónde se ha mantenido Andrés Manuel López Obrador estos 6 años, recorriendo el país en avión y gastando en publicaciones, comidas, viajes, etc.

Peña Nieto tampoco le ha dicho a Josefina Vázquez Mota porque si hoy ataca a Elba Esther Gordillo nunca hizo nada cuando fue Secretaria de Educación, o por qué el resultado tangible de su paso como titular de la SEDESOL es ni más ni menos que 12 millones de nuevos pobres en México. Hoy de manera oportunista el PAN y su candidata atacan a los líderes sindicales con quienes ha sostenido una alianza durante 2 sexenios. Eso es hipocresía y perversidad.

Si usted me lo permite amigo lector, formularé algunas preguntas que, considero indispensable, debemos hacernos antes de votar:

¿Por qué hoy el PAN ya no dice que Andrés Manuel es un peligro para México? ¿Será porque está esperando a ver si sube a primer lugar para atacarlo?

¿Será posible que con Josefina o con Andrés Manuel, México salga adelante, si se odian y siempre se han atacado (desde 2006) y sólo se unen por conveniencia pasajera contra el PRI?

México necesita un cambio de verdad para tener un nuevo rumbo. Ningún partido ni hombre solo podrá sacar a México de sus problemas. Es urgente la Unidad y sólo Enrique Peña Nieto tiene la calidad moral para convocar a los mexicanos a la Unidad, porque él no promueve el odio ni los ataques ni la división entre los mexicanos.

Seguramente usted coincidirá conmigo en que lo que está en juego no es quien ganará la elección sino el futuro de México, y en ese contexto el PAN y el PRD son muestra fehaciente de que sólo saben atacar con odio visceral. Entonces: ¿Queremos otros 6 años de divisiones, odio, violencia y muerte entre los mexicanos? ¿Queremos que México siga estancado sin inversiones, sin empleos, con escuelas y hospitales públicos de dudosa calidad?

¿Queremos que Veracruz y México sigan paralizados sin los cambios necesarios y con alguien como el actual presidente odiado por los diputados y senadores, por déspota, grosero y autoritario, obsesionado con el poder sin importarle sembrar odio entre los mexicanos?

Ante ello insisto en mi planteamiento: hay que pensar muy bien antes de votar. Por nuestro lado expongo mis argumentos porque estoy convencido que en el PRI sabemos cómo volver a unir a México. Lo hicimos después de la lucha armada revolucionaria, cuando pacificamos a la nación y lo vamos a hacer otra vez a partir del próximo año.

Un apunte más: en el PRI aceptamos el mandato de las urnas en 2000. Hemos sido una oposición respetuosa y garantizamos el equilibrio de la nación cuando en 2006 el PAN y el PRD estuvieron a punto de incendiar a México por su obsesión de apoderarse de la Presidencia de la República. En mi opinión, todo lo anterior debe ser considerado para determinar quién es la mejor opción para nuestro país y favorecerlo con el voto el próximo primero de julio, recordemos en todo momento que está en juego el futuro de nuestros hijos.

Columnas recientes