Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Gandallismo azul

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

20/07/2012

alcalorpolitico.com

Carente de auténticos liderazgos fuertes, invadido por arribistas y guías morales sin ética que se desviaron de la doctrina esencial que dio origen al partido constituido en 1939 por Manuel Gómez Morín –pues el ex presidente Vicente Fox, el de la alternancia en el 2000, hizo campaña por el priista Enrique Peña, y Felipe Calderón terminará por entregarle el poder al PRI–, el PAN está por ser refundado luego del desastre electoral del pasado 1 de julio que le hizo perder la Presidencia de la República, gubernaturas y espacios en el Congreso de la Unión.
 
El pasado 5 de julio, luego de inaugurar el tramo de la autopista Banderilla-Perote, el presidente Calderón se trasladó a un hotel de la avenida Ruiz Cortines, de Xalapa, donde fue desairado por algunos delegados federales, diputados locales y miembros de la dirigencia estatal del PAN con los que comería en privado.
 
En dicha reunión, en la que hubo reclamos cruzados por la falta de apoyo a la candidata presidencial Josefina Vázquez Mota, Calderón les habría dicho a sus subordinados y correligionarios que respondieron a su invitación, que estaba decidido a reconstruir al instituto blanquiazul piedra tras piedra, y que de ser necesario hasta crearía un nuevo partido.
 
El mandatario mexicano, quien entregará el poder el 1 de diciembre próximo, llamó a seguirlo a quienes están decididos a reconstruir el PAN y les dejó abierta la puerta a aquellos que ya no están convencidos de seguir militando en Acción Nacional.
 
Sin embargo, respetados panistas como el senador Ricardo García Cervantes, han señalado que al desastre electoral del PAN le ha seguido la simulación y el cinismo, advirtiendo que los grupos responsables de la corrupción interna son los que harán la “reflexión” sobre las causas del derrumbe y, luego, se repartirán el botín. “¡Son grupos de interés, muchos de ellos de negocios y de negocios ilícitos! Son grupos cohesionados por sus prácticas de corrupción frente a otros grupos y todos se saben capaces de cualquier cosa”, declaró el vicepresidente del Senado a la revista “Proceso”.
 
García Cervantes anticipó que la “restructuración”, “refundación” o “reconstrucción” del PAN lo harán las mismas facciones que hundieron a ese partido y, por tanto, no habrá credibilidad. “Es poco creíble que reflexiones separadas de los grupos de poder vayan a traer las consecuencias de refundación o corrección del partido. ¿Se trata de que se concilien los intereses de grupo o se trata de rescatar un interés de estar por encima de los grupos?”, cuestiona el senador, quien responde que la pretendida “refundación” del PAN sólo será un gatopardismo.
 
En entrevista con el semanario fundado por Julio Scherer, el legislador prevé que el “grupo cerrado” del presidente Calderón seguirá controlando el PAN, a través de personajes que no se afiliaron a este partido por convicción, sino sólo por ambiciones de poder, como Javier Lozano Alarcón y Ernesto Cordero. “Es un grupo afiliado al poder, enamorado del poder, anclado en el poder que se va a quedar con lo que queda del poder”, afirma y vaticina que los miembros de la organización ultraderechista El Yunque, como Juan Manuel Oliva, Emilio González Márquez y Marco Antonio Adame, pactarán también: “Van a buscar acomodos y arreglos”.
 
Lo mismo ocurrirá con el grupo del actual dirigente Gustavo Madero, cuya renuncia a la presidencia del PAN, dijo, sería una solución simplista que no resolvería todo. “El reto de esta reflexión, refundación, reconstrucción es que debe ser creíble. Ahora sí los ciudadanos nos van a pedir que, como la mujer del César, antes de ser honestos, lo parezcamos. El PAN podría haber sido muy honesto, pero dejó de parecerlo y dejó de serlo”. Por sus prácticas, equiparó a Acción Nacional con el PRI: “Perdimos no nada más la manera de andar, y de andar entre perros no sólo aprendimos a ladrar, sino a orinarnos levantando la patita. ¡Es que somos igual!”
 
Y apunta que la crisis que padece el PAN por el rechazo de los ciudadanos no es fortuita: “El partido está cosechando lo que sembró. ¿O qué creían, que podían meter de socios adherentes a los padrones de Sedesol y que no iba a pasar nada? ¡Son idiotas!”
 
Al desmenuzar las causas del desastre electoral, García Cervantes evoca el proceso interno del que Vázquez Mota resultó candidata presidencial, en el que emergieron evidencias de coacción a gobernadores, alcaldes y delegados a favor de Cordero, mientras que éste la acusó de incumplir con su deber como legisladora. “¿Con qué autoridad moral termina esto? ¡Con ninguna!”
 
También reprobó que la Secretaría de Hacienda no detectara el endeudamiento del gobierno priista de Coahuila, “porque la denuncia que hizo Cordero fue en el ámbito de las elecciones internas”, y todas las dependencias del gobierno federal actuaron con esa misma lógica electoral. “Se perdió totalmente la función de gobernar y se asumió la necesidad de cuidar la posibilidad de seguirlo haciendo. Se dedicaron más a crear las condiciones de continuar en el gobierno que de gobernar. ¡Me refiero a todos!”
 
Luego fue más allá al responsabilizar a Madero de muchos de los escándalos de corrupción, como el del alcalde de Monterrey, Fernando Larrazabal, cuyo hermano Jonás fue videograbado recibiendo dinero en efectivo en un casino, y pese a ello lo solapó.
 
Otro caso al que aludió fue el de Fernando Yunes, hijo del ex priista Miguel Ángel Yunes Linares, a quien Madero ratificó pese al fraude que cometió para ser candidato.
 
Criticó que en Guanajuato fueran juntos con Nueva Alianza, el partido de Elba Esther Gordillo, a quien Vázquez Mota combatió en campaña. “¿Qué creen que la gente es tonta? Es tonto el que cree que la gente es tonta”, exclamó García Cervantes, quien dijo que el PAN cayó al tercer lugar en el Distrito Federal porque “dominan los parentescos y el nepotismo” de Mariana Gómez del Campo, sobrina política de Calderón, y se impuso como candidata a la Jefatura de Gobierno a Isabel Miranda, que no fue respaldada.
 
García Cervantes señaló que en Coahuila, el grupo que encabeza el senador Guillermo Anaya, compadre de Calderón y que ahora será diputado, cometió un fraude electoral contra el ex embajador Jorge Zermeño para imponer a Luis Fernando Salazar, ex delegado de Sedesol. “El expediente de Zermeño fue desechado por extemporáneo, pero está toda la evidencia de la manipulación, del acarreo, de la compra de votos, de la utilización del cargo. ¡Fue verdaderamente una suciedad lo que se hizo!”
 
Por eso recomendó: “Se quiere una reconstrucción del partido, vamos a empezar con hechos. Un principio que ya no se quiere decir, que es piedra angular de la construcción del PAN, es la subordinación de la política a la ética”.
 
Esto ha implicado que la anulación del adversario al interior del PAN sea a partir de poder, principalmente de dinero, y por ello quienes hicieron esto para ganar una candidatura deben reivindicarse o irse. “Y si no se van, nos vamos otros”.
 
García Cervantes dijo estar dispuesto a renunciar al PAN. “Si de estas reflexiones, si de estas actitudes en los próximos meses no está claro que hay una verdadera opción para mi aportación, ¿qué hago ahí? Puedo dedicar todo mi esfuerzo a generar un movimiento, una cruzada, una convicción en la ciudadanía de que no debe tolerar la corrupción en ningún lado. Yo me puedo ir a esa causa siendo panista sin credencial o con credencial. Soy panista, pero es consecuencia de ser humanista”,
 
Después de 35 años de militancia, para García Cervantes sería doloroso renunciar al PAN, pero concluye: “Permanecer sería complicidad. Me voy para no ser cómplice de estos pillos”.
 
¿Cuántos auténticos y congruentes panistas veracruzanos, que en este proceso electoral fueron desplazados por el poder económico y nepotismo del ex priista Yunes Linares, estarían dispuestos a seguir los pasos del autocrítico senador coahuilense?
 
INTERVENIDO
 
La grabación clandestina de una conversación telefónica entre el subsecretario de Gobierno Enrique Ampudia Mello y Miguel Ángel Yunes Linares que fue “filtrada” a un diario porteño con la aviesa intención de evidenciar al nuevo funcionario estatal con el ex priista, sólo vino a despejar las dudas y especulaciones que surgieron sobre este sorpresivo nombramiento, dejando en claro que el ex candidato del PAN a gobernador nada tuvo que ver con la inesperada incorporación de Ampudia al gabinete duartista.
 
Es más, dicen que este hecho también puso a prueba la jurada lealtad del flamante subsecretario hacia el gobernador Javier Duarte de Ochoa, a quien previamente había informado acerca de esta conversación que sostuvo con su satanizado ex jefe.
 
Desde la posición que actualmente ocupa en el gobierno del estado, es entendible que Ampudia establezca comunicación institucional no solamente con Yunes Linares sino también con otros actores políticos de la entidad, sin distinguir siglas o colores partidistas.
 
AVISO
 
Debido a compromisos personales que obligan a su autor a salir temporalmente de la entidad, esta columna periodística dejará de publicarse hasta la primera semana de agosto próximo.

Columnas recientes