Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La petrolización de las finanzas públicas

Economía y sociedad

Por: Hilario Barcelata Chávez

26/07/2012

alcalorpolitico.com

Las finanzas públicas del gobierno federal están altamente petrolizadas, lo que significa que acusan una muy importante dependencia de los ingresos derivados de la actividad petrolera, y por lo mismo, están sujetas al comportamiento del precio del petróleo y a la estabilidad de los mercados internacionales.

Actualmente, el 33% de los ingresos públicos se derivan de ése energético, primordialmente de los cobros que realiza el gobierno federal a Pemex por “Derechos por hidrocarburos” que en 2011 sumaron un total de 407 mil millones de pesos (mdp) y son el segundo rubro más importante de ingreso, siendo superior a los ingresos derivados del cobro del IVA y representando el 20% del total. De igual modo son importantes los” Ingresos propios de Pemex” que registran un monto de 252 mdp, lo cual representa 13% del total y ocupan el cuarto lugar en importancia entre todos los renglones de ingreso público.

Como se ve esta situación implica un grave riesgo para las finanzas públicas y en general para todo el país, ya que los recursos públicos representan un factor muy importante para el dinamismo de la economía nacional. Y este riesgo ha venido incrementando en los últimos años debido a que la gran dependencia de los ingresos petroleros ha aumentado considerablemente. Así, en 1980 este tipo de ingresos representaba sólo el 18% del total, apenas un poco más que la mitad de su contribución actual. En 1990 su participación aumentó a 27%, pero 10 años después, para el año 2000, se redujo a 25%. En cambio en los siguientes 11 años esta participación aumentó 8 puntos porcentuales para alcanzar a representar el 33% ya mencionado. Es decir, la petrolización es un fenómeno que se ha agudizado recientemente, debido a un importante descuido financiero por parte del gobierno federal, que ha hecho descansar el incremento de sus ingresos en el petróleo, en lugar de procurar una ampliación en sus fuentes normales de ingreso como son los impuestos. Y esto ha sido posible gracias a las condiciones favorables del mercado internacional, donde del precio del hidrocarburo ha aumentado desde un poco menos de 10 dólares el barril a principios de la década pasada, hasta alcanzar niveles superiores a los 80 dólares por barril en la actualidad.

Debido a esta situación los ingresos derivados de los Derechos por hidrocarburos de 1980 a 2011 crecieron 2,150%, lo cual contrasta con el aumento de los ingresos por IVA de 324%, los del ISR 135% y los propios de Pemex, que apenas ascendieron un 71% en el mismo período.

Lo anterior significa que el crecimiento que tuvieron los ingresos públicos totales en los últimos 30 años, es en gran medida resultado de la expansión de los ingresos petroleros, particularmente de los derechos que paga Pemex por la extracción de petróleo. Esta afirmación se confirma al medir la contribución de cada rubro de ingreso al crecimiento del ingreso total, observándose que el crecimiento de ingresos por derechos de hidrocarburos contribuyó en un 36% al crecimiento total, mientras que el IVA contribuyó con un 25 y el ISR con 24%, en cambio los ingresos propios de Pemex sólo contribuyeron en un 10%.

Despetrolizar las finanzas públicas y la economía nacional es urgente y debe constituir un objetivo del nuevo gobierno, de otro modo se corre el grave riesgo de caer en una situación de incapacidad para sostener la capacidad del Estado para financiar el gasto público que requiere de una expansión constante para atender las múltiples necesidades sociales del país.

[email protected]

Columnas recientes