Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Signos alentadores para 2013

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

03/08/2012

alcalorpolitico.com

Por los primeros signos que ya se tienen, cabría esperar, para el próximo año, un proceso electoral local y municipal con mejores condiciones que en el pasado para garantizar una contienda más equitativa y transparente, además de mejores candidatos a diputados locales y a presidentes municipales, lo que, de cumplirse, beneficiará a la población en general, la que, a su vez, tendrá las autoridades que quiera y que apruebe con su voto.
 
Estos signos son el Código Electoral de Veracruz aprobado el lunes con el voto de todos los partidos políticos representados en el Congreso local, entre cuyos ordenamientos destaca la obligatoriedad de por lo menos dos debates entre candidatos a Gobernador (para dentro de cuatro años), diputados locales y presidentes municipales (para el próximo) y que los debates entre los candidatos a Gobernador se transmitirán por dos televisoras con cobertura estatal y los debates entre diputados locales y presidentes municipales por las estaciones de radio más importantes de las respectivas localidades. Asimismo, que las encuestas no se utilicen como medios de propaganda electoral de los candidatos y que los cómputos distritales y municipales inicien el primer martes después de la jornada electoral y ya no los miércoles, con lo cual se acotan los tiempos para evitar la posibilidad de que los paquetes electorales sean violentados al permanecer tres días en los Consejos Municipales y Distritales.
 
Eso en el terreno legal, lo que ya significa un importante avance, aunque la nueva normatividad es perfectible, amén de que quedaron algunos puntos debatibles para hacer más confiables y creíbles los procesos electorales en el estado.
 
Pero en el terreno práctico, otro signo ha asomado ya y constituye un gran aliciente, al que no solo debemos dar la bienvenida sino que debemos alentar para que se enriquezca la vida democrática de Veracruz: la competencia real, verdadera, entre partidos, que exija y obligue a las distintas formaciones políticas a postular a los más idóneos so pena de que reciban la reprobación ciudadana en las urnas y carguen con la derrota como castigo.
 
Catorce días después de la elección del 1 de julio, en Boca del Río, el ex candidato panista a gobernador y cabeza visible de una de las corrientes (acaso la mayoritaria) del panismo en la entidad, Miguel Ángel Yunes Linares, reapareció púbicamente, se reunió con militantes de su partido y perfiló muy bien la directrices que seguramente habrán de regir la postulación de candidatos albiazules en 2013.
 
Apalancado en el triunfo que su candidata presidencial Josefina Vázquez Mota obtuvo en la entidad, en la que se superó el promedio de 8 puntos de votación nacional panista y se aportó el 10 por ciento del total de votos de las 32 entidades federativas, dijo que el PAN tiene que revisar sus procesos para dejar de postular a los de más abolengo, linaje o prosapia panista, para simplemente postular a los mejores, a los que puedan ganar y a los que puedan gobernar bien.
 
“Ver hacia adentro, sí, pero ver sobre todo a la sociedad, abrir sus puertas a los ciudadanos, no amurallar al partido, sino, con generosidad, invitar a los mexicanos que crean en la democracia y en el bien común a que se formen en sus filas”. (Este concepto de “amurallar” ya lo había utilizado el 14 de diciembre de 2011 cuando mediante un desplegado periodístico anunció su decisión de no participar en el proceso entonces para elegir candidatos a senadores por su partido. “He seguido y seguiré militando en el PAN –dijo entonces– a pesar de los intentos de ‘amurallar’ al Partido, para que lo siga regenteando un grupo que no tiene ni ideología, ni compromiso, ni visión de triunfo, ni proyecto para Veracruz, sino simples intereses personales. Pertenezco a una corriente interna del PAN que lucha por democratizar al partido, por quitar murallas, abrir sus puertas a la sociedad, y convertir en un verdadero instrumento de transformación y desarrollo para Veracruz”).
 
La competencia, pues, ahí está ya, competencia que todavía se puede fortalecer más si como me dijo en días pasados un miembro del Comité Directivo Estatal del PAN deciden tomar la decisión de unir (me dijo que sí lo consideran seriamente), de re-unirse con la corriente de Miguel Ángel y formar un gran frente común, además del propósito anunciado por el diputado federal electo del PRD Uriel Flores Aguayo de buscar una forma de alianza con el panismo para enfrentar a la siempre poderosa maquinaria del PRI.
 
Lógicamente, este escenario servirá seguramente de acicate al PRI para obligarlo a postular militantes idóneos, ciudadanos con aceptación popular, personas que garanticen el voto y que no lleguen a la candidatura por amiguismo, por compadrazgo, por recomendación o porque tengan mucho dinero y puedan comprar una candidatura, que no tengan malos antecedentes además, porque enfrente habrá una competencia verdaderamente competitiva, válgase la redundancia.
 
Esto, por lo demás, es la nueva tónica que impondrá a nivel nacional la corriente peñanietista, la que llega al poder a nivel nacional, que si bien por meterle mano de inmediato a otros estados que están peor que Veracruz dejará toda la responsabilidad del proceso al priismo local y no influirá para nada, de todos modos estará pendiente de que no se ponga en riesgo la imagen y la viabilidad del PRI en el estado a causa de malos candidatos.
 
A todo lo anterior, para un escenario electoral lo más deseable, será necesaria también la decidida participación ciudadana, pero, igual, la apertura de los medios. Por lo pronto, los primeros signos ya son alentadores. Habrá competencia, en serio, lo que garantiza que si el PRI, el partido mayoritario en Veracruz, vuelve a postular malos candidatos, habrá otras opciones.
 
Evangélico panigirista
 
Despierta curiosidad el interés que tiene el supuesto líder evangélico, Guillermo Trujillo Álvarez, en que ratifiquen como titular del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) a Mauricio Audirac Murillo. En lugar de que esté entregado a la palabra del Señor, a su misión evangélica, don Guillermo insiste en abogar por el señor Audirac como si tuviera un interés especial en que así suceda. El pasado jueves 26 de julio demandó a los diputados locales que lo ratifiquen bajo el argumento de que desde su punto de vista, el auditor superior está cumpliendo con su trabajo, por lo que no es necesario relevarlo del cargo. Ayer volvió a la carga: "Desde nuestro punto de vista, Mauricio Audirac Murillo hace su trabajo, el problema que se tiene no es con la fiscalización a las instancias de gobierno sino que no se procede contra quienes cometen actos de corrupción. Audirac no falla, me parece sino que son otras las instancias, porque él no tiene facultades para meter a la cárcel a algún Presidente municipal". Resulta sospechoso tanto interés.

Columnas recientes