Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Por quién doblan las campanas?

Por: Helí Herrera Hernández

06/08/2012

alcalorpolitico.com

[email protected]
Twister: HELIHERRERA.es

Se ha desatado, a raíz de la abrogación del Código Electoral número 307 para el estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, publicado en la Gaceta Oficial del Estado el 22 de diciembre del año 2008, una serie de discusiones entre la militancia con los partidos políticos de izquierda que la avalaron, y de la ciudadanía en general con estos.

Personalmente y en la redes sociales externé la semana pasada una opinión relacionada “a que esos dirigentes cambiaron espejitos por voto y foto”, porque en lo medular, el fondo del proyecto del nuevo Código Electoral se constituyó en una verdadera contrarreforma que lesiona, principalmente a los partidos políticos que no son de la burguesía, que al no tener el dinero que derrochan el PRI y el PÄN para comprar votos (como lo acabamos de ver en la pasada elección presidencial del primero de julio), van a seguir sufriendo para ganar elecciones, porque los diputados por unanimidad aceptaron tácitamente la sobrerrepresentación del partido que gane las elecciones, que en lugar de tener derecho a solo un 8 por ciento del reparto de las diputaciones plurinominales, a partir del 30 de julio del año que corre, fecha en que se público en la Gaceta la contrarreforma, incrementaran al 16% restándole a los partidos políticos minoritarios ese derecho constitucional que tenían.

Alegan hoy los dirigentes y algunos diputados que aprobaron la contrarreforma, al observar que arrecian las recriminaciones de la sociedad en general contra su postura entreguista, que van a presentar un medio de impugnación contra el artículo 21 fracción V, porque transgrede el espíritu de la Constitución Federal y de la mayoría de las entidades federativas, a lo que cabría la primera pregunta ¿Por qué avalaron los dirigentes del PRD, de Movimiento ciudadano y del PT la misma, a sabiendas que es anticonstitucional?

Pero el asunto no para allí, porque en el mismo mamotreto conculcaron la posibilidad que tiene cualquier ciudadano veracruzano para postularse a cargos de elección popular, abrogándose como partidos políticos solo ellos ese derecho, pero nada han dicho contra los partidos políticos estatales fantasmas que han germinado como mala hierba, financiados y oxigenados desde el poder estatal como pago a favores recibidos con anterioridad, dado que sus dirigentes cuando fueron diputados levantaron su dedo para aprobar el endeudamiento que hoy padecemos los veracruzanos. Hoy salen en la foto con ellos como si no tuvieran memoria.

Afirman los dirigentes que lograron cambios substanciales que evitaron un albazo, cuando el albazo lo avalaron ellos mismos al meterse en los tiempos que el Ejecutivo les marcó, pecando de inocentes al ver que algunas de sus propuestas fueron tomadas en cuenta por el Gobernador y sus diputados, y nunca pensaron que las mismas solo eran el anzuelo para pescarlos, es decir, que les pusieron reformas morralla las cuales iban aceptar los diputados priístas en “las negociaciones” que tuvieron en escasas horas, a cambio de que les aprobaron los artículos de fondo que, como se vio, los del PRI no cedieron ni un ápice en ellos.

¿Por qué no presentaron los partidos de oposición un Código Electoral nuevo, alternativo al que presentó el Gobernador del Estado, acorde a la realidad política del Estado de Veracruz, que englobara reformas trascendentales como la elección de los consejeros del Instituto Electoral Veracruzano a través de referéndums, y así amarrarles las manos a los partidos políticos mayoritarios que son los que los imponen con el voto mecánico de sus legisladores?

¿Porque no incrustar en el capítulo de los delitos electorales los regalos de cualquier índole que los partidos y candidatos les dan a los veracruzanos pobres (cachuchas, playeras, láminas, despensas, cemento, cal, sombrillas, tarjetas de débito, dinero en efectivo, bolsas etc), para comprarles su conciencia y voto?

¿Por qué no pujaron por que los escenarios de las campañas electorales fueron las confrontación de ideas, de proyectos de gobierno, de plataformas electorales y se realizaran en los medios de comunicación, dentro de los tiempos oficiales, evitando así tanto derroche de dinero que lastima al pueblo de México, envuelto en una crisis alimentaria, que ven decenas de miles de espectaculares, millones de mantas y lonas?

No, festejan que les hayan aceptado que los partidos políticos siguieran teniendo representación en las comisiones permanentes y temporales del Instituto Electoral Veracruzano, perdiendo de esa forma el mar por ver la islita que mañosamente les ofrecieron, olvidándose de las verdaderas reformas electorales que necesitamos los veracruzanos.

Y una última acotación por falta de espacio, frente al pobre argumento que los dirigentes no votan sino los diputados. En México como en la mayoría del mundo, los acuerdos políticos los toman los dirigentes de los partidos políticos y les dan la instrucción a sus legisladores para que lo hagan en el mismo sentido. Por eso el señor Gobernador los mandó a traer a Palacio de Gobierno para allí festejar “el triunfo, el avance democrático que el nuevo código electoral representa para Veracruz y los veracruzanos”, y que cosa rara, por aquí lo estaban aprobando los legisladores y por aquí la gaceta oficial lo estaba publicando con escasas horas de diferencia.

¿Por qué quien doblan las campanas señores dirigentes de los partidos políticos de izquierda como escribiera Ernest Hemingway? Desgraciadamente por la democracia en Veracruz que ustedes, con su presencia y voto la masacraron.

Columnas recientes