Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Fin del mundo?

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

06/08/2012

alcalorpolitico.com

No sé ustedes, pero a mí no me preocupa mucho eso del fin del mundo para este 2012. Es más bien como una broma, porque cierto es que andamos de la chingada, pero aún el mundo tiene cuerda para rato. En todo caso, se me figura que Algo o Alguien, ante nuestra preocupación, miedo y desesperación por saber pa’ cuándo el fin del mundo, nos está diciendo como Capulina: “No lo sé, puede ser, a lo mejor, tal vez, quién sabe…”

Ya lo dijo el escritor Antonio Velasco Piña: “La actual situación del mundo entero es resultado de dos procesos que se dan de manera simultánea: el final de toda una edad, etapa o ciclo histórico, del que los mayas determinaron muy bien que es en este 2012. Comercialmente esto se ha utilizado para decir que se va a acabar el mundo. No, se acabará una etapa histórica y se iniciará otra.”

Así está mejor, ¿no? En todo caso, la verdad, más “me hache achí”, mi muerte. ¿Pa’ dónde se va uno? Tal parece que todo es según el cristal con el que se mira. Unos creen en un ser divino, en la reencarnación y otros en muchas cosas más.

Por ejemplo, Stephen Hawking sostiene que el cielo es un cuento de hadas para las personas que tienen miedo a lo desconocido, y agrega el cabrón: "Considero el cerebro como un ordenador que dejará de funcionar cuando sus componentes fallen. No hay cielo o vida eterna para los ordenadores rotos, es un cuento de hadas para la gente que teme a la oscuridad".

En el libro El gran diseño (escrito junto con el científico Leonard Mlodinov), Stephen Hawking señala que el origen de todo se debió a la consecuencia inevitable de las leyes de la física y no de ninguna mente superior o Dios. ¡Órale!

El eminente físico teórico británico añade que "Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo crearse a sí mismo -y de hecho lo hizo- de la nada. La creación espontánea es la razón de que exista algo, de que exista el Universo, de que nosotros existamos. Para eso no es necesario invocar a Dios”.

Ambos cerebritos concluyen que "Tal como en nuestro Universo, en el juego de la vida la realidad depende del modelo que utilicemos”. ¿Qué tal, eh?

Y Stephen Hawking nos alienta, cuando en una entrevista se le preguntó cómo deberíamos vivir, contestó: "Deberíamos buscar el mayor valor de nuestras acciones". ¡Ah, verdad!

Pero en lo que son peras o manzanas, y siempre tratando de no ser un aguafiestas, en lo que no se acaba el mundo, alguien me puede decir ¿de qué color es un camaleón mirándose en un espejo?

Es más, ¿por qué las bailarinas andan siempre de puntillas? ¿No sería más fácil contratar bailarinas más altas? Bueno, contéstenme: a una nave espacial que está viajando a la velocidad de la luz, ¿le funcionan los faros?

Bien. No nos preocupemos, pero ¿alguien sabe dónde está Vieja Zelanda?

De cinismo y anexas

Hace unos meses leí un artículo donde se apuntaba que TargetMap publicó un mapa mundial en el que se ubican a los países en que las mujeres tienen “mayores atributos”. Se lo comparto:

“El máximo rango, el rojo, indica que el tamaño de la copa es mayor a “D”. En ese rango, Rusia, Finlandia, Suecia y Noruega son los países en que las mujeres llevan los sostenes más grandes.

“Le sigue la copa “D”, en color naranja, ahí se sitúan Estados Unidos, Costa Rica, Venezuela y Colombia.

“Después viene la copa “C”, en amarillo, donde se ubica buena parte de Europa y Sudamérica.

“México se ubica en la cuarta clasificación, la copa “B”, en azul; nuestro país aparece junto a Groenlandia, Ecuador y Belice.

“La última clasificación es la correspondiente a la copa A, en verde, donde se sitúan China, Mongolia, Indonesia, buena parte de África, entre otros”.
Sin comentario. Ahí se ven.

Hasta la próxima
[email protected]

Columnas recientes