Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Enfoque

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

16/08/2012

alcalorpolitico.com

ENFOQUE
 
DIGALO SIN MIEDO I.... Luego de reclamar que en su mayoría los espacios periodísticos son dedicados a los actores políticos, pero no a las necesidades ni reclamos de la ciudadanía, lectores que según explican pertenecen al sector salud, señalan y denuncian la falta de materiales, equipo médico y material humano, como consecuencia de la escasez de dinero que se padece en cada uno de los nosocomios veracruzanos.
 
Los quejosos que se identificaron como médicos, enfermeras y hasta camilleros, hicieron saber que ahora que el contralor Iván López Fernández ha mencionado que son muchas las quejas que se presentan en contra del sector salud, es bueno dar a conocer la difícil situación que enfrentan ellos como profesionales de la medicina en sus centros de trabajo, donde carecen hasta del material más esencial, como para curar a una persona que en esta temporada de lluvias pisó en el lodo algún clavo o vidrio, por mencionar un caso.
 
Los que laboran para el Hospital de Tarimoya en el puerto de Veracruz, por ejemplo, denuncian que no hay personal suplente, de tal forma que cuando un médico, enfermera o camillero descansa o pide un día en lo económico, o bien se enferma y lo incapacitan, no hay quién lo cubra, por lo que son ellos mismos los que tienen que andar jalando las camillas, cuando no hay quien lo haga.
 
Del mismo nosocomio señalan que los espacios son tan solicitados, que esta semana hasta en los pasillos tuvieron que acomodar a los pacientes, para los cuales no se contaba siquiera con ropa médica, o sea la famosa bata, para ingresarlos a la institución.
 
Del hospital General, también del puerto de Veracruz, los quejosos denunciaron la falta de personal que provoca que cuando el encargado de la preparación de los biberones de los recién nacidos falta, son los médicos y enfermeras quienes tienen que conseguir primero el agua y luego preparar el alimento.
 
Caso grave es cuando faltan o no asisten los médicos, pues los que si acuden a trabajar tienen que atender de 40 a 50 pacientes durante su jornada laboral.
 
A todo ello, mencionan los quejosos, el contralor y el propio secretario de salud tienen que saber de la prohibición que les han hecho para rechazar una mujer embarazada en cualquier hospital público del sector salud y de atender urgentemente y con diligencia, a pacientes que van a urgencia tan sólo por un dolor de espalda, lo cual les ha acarreado a los médicos y enfermeras una sobrepoblación de pacientes, sumado por supuesto a los que pertenecen a programas como el Seguro Popular, pues el personal sigue siendo el mismo y los pacientes han aumentado, reduciéndose también los dineros asignados a los hospitales.
 
En esta extensa queja, los profesionales de la medicina que laboran en instituciones públicas, le hacen saber al secretario de salud, quien por cierto se llama Pablo Anaya Rivera y es nuestro paisano, que ahora que se animó a acudir a los hospitales del estado de Veracruz, empezando por el de Poza Rica, que primero llegue a preguntarle a los directores de los nosocomios ¿qué necesitan? para que ellos puedan cumplir con su encomienda y luego que se tome la foto para la difusión.
 
Si puede que lo acompañe en su gira el contralor Iván López Fernández, quien seguramente tras conocer esta situación dejará de hacer declaraciones en su contra.
 
QUE CONSTE.... Ya no agregamos que la denuncia incluye a empleados de otras instituciones del sector salud, quienes se quejan de que ahora que se han intensificado los casos de dengue clásico y dengue hemorrágico, no se cuenta en ocasiones con gasolina para que los vehículos salgan a fumigar las calles de las ciudades más importantes del estado.
 
Total, dijera el ranchero, cuando escasea el dinero, impera “la pura ranquera”, situación que permea al trabajo y desempeño de los empleados del sector salud y afecta indudablemente a la población de escasos recursos.
 
El asunto se resolvería en gran parte si Tommy Ruiz canaliza los recursos económicos para echar andar las acciones de curación y prevención en el sector.
 
DEBO NO NIEGO.... Si de deudas se trata, los directivos de COPARMEX Veracruz dieron a conocer que esperaran hasta diciembre próximo para que el gobierno estatal les pague lo que adeuda a 60 socios del Centro Patronal.
 
Una vez que concluyeron los comicios, los empresarios proveedores confían que su comprador les liquide a todos, pues a algunos se les debe desde hace más de dos años.
 
Por cierto, del total de 120 empresarios afiliados a COPARMEX ya se les pagó a 60 y ahora están en espera de que se les liquide al resto.
 
DIGALO SIN MIEDO II… Ya que estamos encarrerados en eso de las denuncias de los lectores, ahora no fueron los médicos sino los vecinos quienes vía telefónica hicieron alusión al comentario que hacía referencia a lo lento de los trabajos de la Torre Pediátrica del puerto de Veracruz.
 
Los vecinos mencionan que todas las mañanas se acuerdan del innombrable o “ya sabes quién”, quien les juró y perjuró que la obra se terminaría en un santiamén y resulta que ya lleva más de dos años que se cerró la calle de Iturbide entre Carmen Cerdán y 20 de noviembre, en el puerto de Veracruz, para la construcción de la Torre y así sigue el asunto, complicando la circulación, dado que en esa zona de la colonia Zaragoza, se ubican una universidad privada, una primaria particular, un hospital particular, junto con lo que funciona como Área privada del Hospital General, la Jurisdicción Sanitaria , el módulo de Salud de la UV, el Instituto de Investigaciones Medico Biológicas de la Universidad Veracruzanas, las facultades de Nutrición, Medicina y Bioanálisis de la UV y con toda esa demanda la zona se encuentra cerrada a causa de la retrasada construcción.
 
No es por nada, pero los vecinos partirán un pastelito muy pronto en ese lugar, para recordar un año más de este pendiente heredado a los adelantes.
 
El embotellamiento que causa la obra desde hace más de dos años, va desde la avenida Flores Magón hasta 20 de noviembre, convirtiendo en una locura la circulación y estacionamiento en el área, sobre todo en las llamadas horas pico.
 
DIGALO SIN MIEDO III… Cualquier comentario con respecto a este espacio periodístico, favor de enviarlo al correo electrónico [email protected]

Columnas recientes