Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los trabajos del Senado en la próxima Legislatura

Articulista Invitado

Por: Héctor Yunes Landa

27/08/2012

alcalorpolitico.com

A pocos días de que se inicie la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, el Grupo Parlamentario del PRI en el Senado liderado por nuestro experimentado compañero en tareas legislativas, Emilio Gamboa Patrón, nos encontramos perfilando la agenda de trabajo que habremos de desarrollar en el primer periodo de sesiones. Como lo hemos venido anticipando, nos enfocaremos prioritariamente a las reformas: hacendaria, energética, laboral, así como a las relaciones de México con el mundo. Estos serán los ejes fundamentales que orientarán el trabajo legislativo de los senadores del PRI.

Todo esto es consecuencia también de las iniciativas que está impulsando el virtual Presidente electo de México, Enrique Peña Nieto. Los senadores del PRI vamos a tener una relación de mucha colaboración y entendimiento con el Ejecutivo de la nación en las iniciativas que presente al Congreso; para ello, vamos a trabajar con los demás grupos parlamentarios, con el fin de alcanzar las mayorías, los consensos y acuerdos que se requieren para hacer realidad las reformas que nos demandan los mexicanos. Con el mismo empeño vamos a trabajar con toda nuestra capacidad para rescatar la respetabilidad de la política exterior de México. Por esa razón estaremos muy cerca del Poder Ejecutivo, en plena corresponsabilidad en la ejecución de la política exterior de nuestro país.

En este sentido apoyaremos las propuestas iniciales de Enrique Peña Nieto en torno a fortalecer la Transparencia de la Administración Pública con las reformas al Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), a la legislación sobre la contratación de publicidad gubernamental, y la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción.

Para lograrlo privilegiaremos la política, tratando de ser francos, honestos y abiertos, con las demás fracciones parlamentarias. Vamos a presentar las iniciativas, discutirlas, analizarlas y, si son para el progreso de México y para bien de los mexicanos, vamos a aprobarlas. Estamos convencidos de que los otros grupos parlamentarios están preocupados por encontrar acuerdos para aprobar leyes con el mismo propósito de que avance el país.

Tenemos muchos temas pendientes, pero creo que México está ante la gran oportunidad de pasar a una situación mucho mejor que la que tenemos, porque los mexicanos tenemos los recursos para salir adelante. La sociedad mexicana, está cansada de las promesas del Congreso, por lo que ahora, estamos obligados a cumplirles y estoy seguro que lo vamos a poder hacer.

Los senadores llegamos al Senado de la República conscientes de la gran responsabilidad que tenemos con el electorado. Sabemos perfectamente que la sociedad demanda las reformas estructurales, que son fundamentales para elevar el nivel de vida de muchísimos mexicanos que viven en pobreza extrema. México está listo para salir adelante de la lastimosa situación de pobreza en la que viven más de 52 millones de mexicanos y, para lograrlo, todos los grupos parlamentarios estamos obligados a construir desde el Senado las grandes reformas que demanda el país.

Es de reconocer que las reformas no son capricho de un candidato, sino que fueron planteadas por la mayoría de los mexicanos en la campaña de Enrique Peña Nieto, tenemos corresponsabilidad en ello y por eso estamos obligados a sacarlas adelante. En el Congreso extenderemos una mano franca a las iniciativas que presenten los otros grupos parlamentarios, y se tendrá la voluntad política para sentarse a la mesa para analizarlas, discutirlas, y reitero, si le favorecen a la gran mayoría de los mexicanos, aprobarlas.

De entrada, como ha señalado nuestro coordinador parlamentario, Emilio Gamboa, las reformas estructurales hacendaria, laboral y energética serán una prioridad de nuestro trabajo en el Senado, pero serán presentadas cuando existan condiciones políticas para ello. Estas reformas por la gran importancia que tienen, serán las primeras que se presenten en el periodo ordinario que está por iniciar.

La Reforma Laboral es uno de los principales compromisos que se buscará sacar adelante en la LXII legislatura. Habremos de trabajar en temas controversiales como la legalización del outsourcing, el pago por hora y la modificación de conquistas laborales como el derecho de huelga, en este sentido, estamos analizando las adecuaciones sustanciales que se podrían realizar para lograr los acuerdos, de tal modo que los legisladores impulsemos una reforma que no perjudique a los trabajadores. Habrá de proponerse, además, una reforma que conjunte los intereses de los trabajadores y el sector empresarial. Es importante que la Reforma Laboral verdaderamente tenga viabilidad, mediante la integración de esfuerzos y la convicción tanto de los empresarios como de los trabajadores.

Otra reforma estructural comprometida para lograr cambios sustanciales en el país es la Fiscal. Necesitamos una reforma profunda, que amplíe la base tributaria de contribuyentes en lugar de seguir aplicando más carga impositiva a los ciudadanos que ya pagan impuestos. Gravar a quienes ya tributan es fácil, pero esto es muy injusto para quienes ya pagan sus impuestos en sus empresas; por ello hemos asumido la responsabilidad de instrumentar una nueva estrategia para el desarrollo económico del país, para ello impulsaremos una reforma Hacendaria Integral que se aplique para captar lo estrictamente necesario para atender las funciones públicas. Hacerlo con el mínimo costo administrativo, con eficiencia, transparencia y honradez.

Necesitamos condiciones fiscales que estimulen las inversiones, la simplificación de los trámites para abrir nuevos negocios que generen más empleos y mejores ingresos. No necesitamos más reformitas ni más misceláneas que confunden a los hombres de negocios e inhiben la inversión. En una palabra, necesitamos un gobierno aliado de los hombres y mujeres de empresa, que se arriesgan e invierten su dinero para que podamos crecer. Hay que dar mayores incentivos y estímulos fiscales para promover la inversión.

Otra de las reformas de inicio es la Energética, en la que existe una gran controversia de que se legisle para permitir a la iniciativa privada invertir en una o más de las cuatro áreas estratégicas como son la exploración, explotación y conducción de hidrocarburos que hasta el momento prohíbe la Constitución.

La estrecha vinculación que existe entre el desarrollo sustentable y los requerimientos energéticos de un país como el nuestro donde hay producción de hidrocarburos, nos demanda conocer a fondo la realidad de esta situación para estar en condiciones de contribuir en la toma de decisiones basadas en un visión a largo plazo, pues son de carácter estratégico prioritario para el desarrollo nacional. Este sector es una de las palancas fundamentales de nuestra política económica, por su papel estratégico en el desarrollo regional, industrial y tecnológico de nuestro país.

Requerimos adoptar una política energética que atienda los rezagos que padece la industria nacional, que equilibre el balance entre reservas, explotación, refinación y ventas, y además actúe como aliado de una industrialización competitiva que ofrezca a consumidores y usuarios precios y tarifas competitivas y sustentables a largo plazo.

Desde luego hay otras reformas pendientes, que también abordaremos, pero esto será más adelante.

Lo que es definitivo es que los senadores debemos actuar con responsabilidad y compromiso para sacar al país del momento tan difícil en que se encuentra. Estoy seguro que si todos actuamos en lo que nos compete vamos a realizar un gran trabajo en beneficio de la República.

Columnas recientes