Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

A huevo revuelto…

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

28/08/2012

alcalorpolitico.com

Que no nos sorprenda, pero la situación económica se pondrá peor, lo que provocará – ¿quién no lo sabe?- condiciones precarias de subsistencia en todo el planeta, ni qué decir en nuestro México donde casi todos los males depositaron sus huevecillos desde hace mucho tiempo y hoy, ya unos engendros, parece imposible aniquilarnos o, mínimo, controlarlos.

Y digo que no nos sorprenda, porque ahora hasta los huevos cuestan un huevo, ¿o no? Pero tranquilos, ya lo dijo el secretario de Economía, Bruno Ferrari, que la solución es sencilla, pos que no comamos huevo mientras continúe su precio elevado… ¡No manches…! Claro, a huevo revuelto, ganancia de especuladores.

O sea, que al paso que vamos, nos pasará como en Indonesia, cuando hace algunos años su presidente Habibie, poco después de asumir el cargo, habló por televisión y exhortó al ayuno; dijo que si el pueblo indonesio no comía dos días por semana, los lunes y los jueves, se podría superar la crisis económica. Así de simple, pa’ qué complicarnos la vida. ¿Por qué no somos unos mexicanos normales? La vida es bella, carajos.

Por eso me uno a las diez razones para no comer huevo que Jairo Calixto Albarrán publicó en la sección QrR! (Quien Resulte Responsable!) de Milenio:

1.- A menos que estés desnutrido, al bajarle al huevo tu sangre te lo agradecerá.
2.- Tirar huevazos a quien odias es demodé y sale caro. Aproveche que la tuna y el mango petacón están de oferta.
3.- Si no come huevo bajará la gasolina por un efecto metafísico invertido de los mercados resentidos.
4.- Las feministas se pondrán de buenas al deshuevizar la sociedad.
5.- El huevo es un nonato pollo; si dejas de comerlo salvarás una vida.
6.- Con lo que compras un kilo de huevo puedes adquirir una pachita de Jimador o dos caguamas.
7.- Los del #YoSoy132 y afines pueden dejar de comer huevo cuando sepan que esta industria apoyaba la imposición.
8.- Sirve más un huevo echado a perder como bomba fétida, que como colesterol en tu panza.
9.- Al bajar el consumo de huevo bajará la pereza en el país.
10.- Si comienzas comiendo huevos de gallina, enseguida querrás experimentar con los de avestruz y más adelante terminarás con los de tortuga que están protegidos por la Semarnat (y por las mismas tortugas).

Desde luego, yo me quedo con el punto seis. ¿Y ustedes, mis queridos fans?
Por cierto, ¿por qué la gallina cuida mucho a sus pollitos? Por que le cuesta un huevo tenerlos. Además, ¿quién dijo “Soy imbatible”? Pos un huevo duro...

De cinismo y anexas

A propósito de la güeva, flojera o pereza, dice Jules Renard que la pereza no es más que el hábito de descansar antes de estar cansado. Y Samuel Johnson sostenía que en la mayoría de los hombres, las dificultades son hijas de la pereza.
Ahí se ven.

Hasta la próxima
[email protected]

Columnas recientes