Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Reformas al sistema de pensiones. ¿Cuáles?

Por: Helí Herrera Hernández

03/09/2012

alcalorpolitico.com

Twitter: HELIHERRERA.es
 
El sábado 24 de agosto, en el marco de la sexta caminata de adultos mayores organizada por el DIF estatal el gobernador del estado afirmó: "La administración estatal lleva a cabo un análisis para proponer las posibles reformas al sistema de pensiones del estado para adecuarlo a la realidad contemporánea y evitar un colapso en el futuro", y a partir de allí se desató por algunos columnistas y periodistas una serie de especulaciones tendientes afirmar que el gobierno va a subir las cuotas que pagamos los 94 mil 493 trabajadores en activo., así como la edad jubilatoria, como única forma para lograr ese objetivo.
 
La alarma cundió por doquier, principalmente en todos los que somos derechohabientes, lo que me hizo buscar el discurso del Ejecutivo para verificar la veracidad de las notas y encontré suficiente argumentación del gobernador quien afirma "En el caso nuestro, recordarán que, siendo yo secretario de finanzas, ya participamos en una primera etapa de lo que fue una adecuación del marco legal de nuestro Instituto de Pensiones", y que la tendencia mundial ante el incremento de la expectativa de vida de la población es llevar a cabo las acciones y adecuaciones legales en los sistemas de pensionados.
 
Ya encarrerado, por la importancia del tema resaltó: "si analizan, esa es la tendencia mundial, se están gestando ya reformas en diferentes economías del mundo, inclusive México es una de ellas, que ha venido analizando puntualmente y reformando sus sistema de jubilaciones y pensiones". "Por eso mi administración lleva a cabo un estudio detallado de la situación de las pensiones para presentar en el futuro las propuestas de reformas legales, que permitirán a futuro evitar problemas de liquidez en el sistema de pensiones de Veracruz".
 
Para no dejar duda de donde se encuentra en estos momentos la exploración de las acciones que se podrían emprender, para lograr esos objetivos anticolapso del IPE, remató Javier Duarte "Estamos en la etapa del análisis y del trabajo de escritorio, una vez que concluyamos esa etapa vendrá la plática de negociación con todas las fuerzas gremiales que integran el Consejo de Administración del Instituto de Pensiones del Estado", donde cada una de ellas defenderá al máximo a sus representados, como sindicatos, para que no se cometan felonías en su contra.
 
Nos queda claro pues que en estos momentos el Instituto de Pensiones del Estado es relativamente estable (afortunadamente ya se fue Fidel Herrera que fue quien capó al cochinito >alcancía<), dado que desde que se hizo cargo Armando Adriano Favre se ha incrementado de manera substancial los préstamos a los derechohabientes activos y pensionados por casi un mil seiscientos dos millones de pesos, esto independientemente que mes tras mes se cumple puntualmente con el pago de la nómina y de otras prestaciones de ley, tanto de sus propios empleados como de sus 23 mil 404 pensionados.
 
El meollo del problema del IPE es a futuro y de dinero. No me cabe la menor duda que anteriores gobernantes lo han utilizado como caja chica. Por eso dentro de las acciones que deberán discutirse y acordarse están sin duda las de evitar que tal latrocinio vuelva a ocurrir; empero debe conminarse a su actual director a seguir impulsando acciones como las que ha encauzado desde que asumió el cargo, relativas a volver exitosas todas las empresas que actualmente tiene el IPE, como son sus hoteles, discoteks, restaurantes y centros vacacionales.
 
El IPE debe observarse como una empresa. Si revisamos su historial sus épocas de bonanza las tuvo cuando fue dirigida por el contador, licenciado y maestro José Luís Lobato Campos, como lo corroboran dirigentes sindicales magisteriales, que fue cuando inauguró varios negocios que le redituaran beneficios económicos que acrecentaron sus ganancias. Fueron tiempos de bonanza donde sus cines llegaron a ser los mejores de la capital del Estado y del puerto de Veracruz, inclusive.
 
Si el notario Armando Adriano no se arredra y continúa trabajando en hacer que los negocios del IPE funcionen con números negros, bien podría discutir con quien deba hacerlo para crear otros, con la misma visión puesto que se traducirían en ingresos extraordinarios para el instituto.
 
Esperemos primero pues el proyecto que salga del escritorio del gobernador respecto a las acciones que propondrá para enfrentar el futuro del IPE. Y ya conocidas demos nuestros puntos de vista, exigiéndole a los consejeros del instituto el análisis profundo, serio y reflexivo que evite el colapso de una institución tan noble como lo es el IPE, porque como yo que cotizo en él, lo que menos deseo es que cuando me jubile no reciba mi pensión mensual, que mes tras mes me fue descontada en mi cheque.
 
Estoy seguro que se convocará a foros donde expertos y con visión social nos darán sus opiniones.

Columnas recientes