Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Último grito

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

17/09/2012

alcalorpolitico.com

Después de todo, al presidente Felipe Calderón no le fue tan peor en la última ceremonia del Grito de Independencia que le tocó encabezar la noche de este sábado 15 en el balcón central de Palacio Nacional, pues salvo algunos abucheos, los gritos de “¡fraude!, ¡fraude!” de un centenar de jóvenes del movimiento #YoSoy132 y los rayos laser que los inconformes con el resultado de la elección presidencial estuvieron apuntando al rostro del mandatario mexicano, el michoacano no tuvo realmente nada qué lamentar.
 
Nada grave en comparación, por ejemplo, con el atentado del que fue víctima el 1 de mayo de 1984 el presidente Miguel de la Madrid Hurtado, a cuyo balcón fue arrojada una bomba molotov durante el desfile obrero.
 
A Calderón, en cambio, lo único que debió haberle dolido fue el “plantón” del presidente electo Enrique Peña Nieto, cuya presencia habían filtrado dos días antes miembros del Estado Mayor Presidencial.
 
El mexiquense, muy prudentemente, optó por no asistir. Al parecer, no quiso restarle reflectores al presidente saliente y mucho menos compartir los abucheos y las rechiflas que a pulso se ha ganado él solito.
 
Ya el año próximo le tocará a Peña apechugar otros gritos de repudio y atiborrar nuevamente la plancha del Zócalo capitalino que esta vez no se llenó a su máxima capacidad, aunque los calderonistas lo atribuyeron al torrencial aguacero que se soltó cerca de la medianoche.
 
SALDO BLANCO
 
Es cierto que Veracruz dista mucho todavía de ser la Isla de la Fantasía, pero al menos este fin de semana el estado disfrutó en relativa calma las tradicionales fiestas de Independencia.
 
Los xalapeños gozaron de la música de la banda “Intocable” mientras que los porteños bailaron con la Sonora Guayacán.
 
Según reportes oficiales, hubo saldo blanco en los 212 municipios veracruzanos.
 
El dato cobra relevancia ante la situación que viven actualmente otros estados como Colima, donde se suspendió la celebración del Grito de Independencia y el desfile en los municipios de Tecomán y Armería, luego de que en este último se registrara el viernes 14 un ataque con granadas a la alcaldía y a la sede de la Procuraduría estatal, que por fortuna sólo dejó daños materiales.
 
Tecomán y Armería son los únicos municipios de los 10 que conforman al estado de Colima que decidieron suspender los festejos patrios tras estos atentados.
 
Estos ayuntamientos son gobernados actualmente por el PAN, aunque en octubre próximo asumirán funciones alcaldes de filiación priista. Están ubicados en la costa, y según autoridades federales, son controlados por el Cártel de Jalisco Nueva Generación, el grupo delictivo al que se le atribuyó haber arrojado 35 cadáveres en el bulevar “Adolfo Ruiz Cortines”, de Boca del Río, en septiembre de 2011.
 
De 183 ejecuciones que en 2012 se han registrado en Colima, el municipio de Armería concentra 22 y Tecomán 45, mientras que en la capital hubo 55.
 
Por otra parte, en San Luis Potosí, por respeto al alcalde electo de Matehuala, Edgar Morales Pérez, asesinado el 12 de agosto, las autoridades de ese municipio decidieron suspender los festejos patrios.
 
En el municipio de Tanquián, ubicado en la región huasteca, pretendían cancelar los festejos patrios y llevar a cabo el tercer informe de gobierno de manera privada, pero finalmente ambos eventos se llevaron a cabo con el apoyo del gobierno estatal.
 
MORENO COLLADO
 
Luego de la polémica elección del próximo titular del Poder Ejecutivo y de los miembros del Poder Legislativo que ya están en funciones, toca el turno al Poder Judicial de la Federación, donde están por quedar un par de vacantes en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
 
Y es que de acuerdo con la ley, al finalizar noviembre tendrán que dejar su cargo los ministros Sergio Aguirre Anguiano y Guillermo Ortiz Mayagoitia, abogado egresado de la Universidad Veracruzana y nativo de la ciudad de Misantla.
 
En teoría el nombramiento de sus sustitutos todavía le correspondería a Felipe Calderón, aunque los que saben de etiqueta política dicen que no se vería nada bien que el Presidente saliente lo hiciera sin tomar en cuenta a su sucesor Enrique Peña Nieto.
 
Según trascendió la semana anterior, por el lado de Los Pinos se sabe que la apuesta estaría en favor del actual procurador fiscal, Javier Laynez, a quien el año anterior pretendieron impulsar a la Corte Penal Internacional y luego al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. El otro prospecto sería el eterno suspirante Miguel Alessio Robles, consejero jurídico presidencial.
 
Pero aún falta ver a quién buscaría promover el Presidente electo, pues seguramente le interesará colocar ahí a personalidades con un perfil más próximo a él.
 
A ello habría que añadir la lista que muy probablemente la propia Suprema Corte elaborará con sus sugerencias de funcionarios judiciales de carrera que podrían sumarse al pleno, tal y como sucedió cuando se eligió a Jorge Pardo Rebolledo, ministro con raíces xalapeñas.
 
Además tampoco habría que descartar a los magistrados del Tribunal Federal Electoral, María del Carmen Alanís, Salvador Olimpo Nava, Flavio Galván y Constancio Carrasco, los cuales estarían más que felices vistiendo de toga.
 
Sin embargo, un nombre que no ha sido mencionado y que podría ser la sorpresa del incipiente sexenio peñista es el del abogado nativo del puerto de Veracruz, Jorge Moreno Collado, actual Consejero de la Judicatura Federal y ex consultor jurídico legislativo del Senado de la República, de donde saltó en marzo de 2009 al CJF con el obvio apoyo político del senador Manlio Fabio Beltrones, ahora poderoso coordinador de los diputados federales del PRI.
 
Moreno Collado, por cierto, está por recibir un reconocimiento público en Xalapa, organizado por Francisco Berlín Valenzuela, actualmente director de la Casa de la Cultura Jurídica de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la capital veracruzana.

Columnas recientes