Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Ley de Albergues

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

17/09/2012

alcalorpolitico.com

Loable, sin duda, porque el objetivo es regular el funcionamiento, la vigilancia y la supervisión de los albergues, centros asistenciales o sus similares, públicos y privados, establecidos en Veracruz.
 
Luego entonces hay que reconocer a mi Gober Javier y a su señora esposa, Karime Macías de Duarte, su preocupación por hacer todo lo posible proponer iniciativas de ley que fortalezcan el marco jurídico de la Entidad para no permitir vacíos legales, en esta caso, en la atención a los grupos vulnerables.
 
Cierto, en Veracruz existen diversos programas sectoriales que constituyen un espacio integral de atención a las personas vulnerables, a los menores, jóvenes, adultos mayores, enfermos y personas con capacidades diferentes, que son ejecutados tanto por instituciones públicas como privadas.
 
Pero hacía falta, ciertamente, regular el funcionamiento y operación de estas instituciones, a través de un instrumento legal de carácter obligatorio, para llevar a cabo el registro de los mismos y vigilar el mejor desempeño del servicio asistencial brindado.
 
Ese fue el motivo por el que mi Gober Javier, el pasado mes de julio, envió al Congreso Local la Iniciativa de Ley para el Funcionamiento y Operaciones de Albergues, Centros Asistenciales y sus Similares, y que este jueves 13 de septiembre aprobaron los diputados locales, porque estuvieron de acuerdo que resulta sumamente benéfico garantizar el desarrollo integral de la población, por lo que se debe articular, promover y potenciar los recursos financieros y humanos de las organizaciones públicas y privadas, encargadas de brindar servicios de asistencia pública en la sociedad veracruzana.
 
Y de ahí pal real, pos a hacerla cumplir. Como bien lo dijo el director jurídico del DIF, Pedro Manuel Solís García, “esta acción no tiene precedentes en la República, pues, a través del DIF Estatal, se regularán no solamente los albergues, las casas asistenciales y sus similares, sino todos los entes que tengan a su cargo personas sujetas a cierta condición de vulnerabilidad, sean mujeres, adultos mayores o quienes viven con alguna adicción”.
 
Agregó que “un elemento inédito más de esta ley es la creación de un registro público estatal, que permitirá tener un control puntual de las personas albergadas y del lugar en que se encuentran. El DIF Estatal expedirá el certificado de Funcionamiento, Operación, Seguridad y Vigilancia (FOSVI), el cual permitirá que todos los albergues estén en constante supervisión”.
 
Loable, repito. Pero por favor, cúmplase la ley. Porque sabrán que nada destruye más el respeto por el Gobierno y por la ley de un país que la aprobación de leyes que no pueden ponerse en ejecución, dijera Albert Einstein.
 
Los días y los temas
 
De Ernesto de la Peña ya se dijo mucho con motivo de su muerte, y espero se diga mucho más y se lea otro tanto mucho más, porque en realidad no ha muerto, anda ahora en la inmortalidad, aunque alguna vez haya sentenciado que “la muerta es una gota en la nada”.
 
Unos días antes de su ausencia, al recibir el Premio Menéndez Pelayo, lamentó la “muy amarga” realidad que vive México, invadida por el crimen y la corrupción, y expresó: “No creo recordar un solo momento de crisis más grave que el actual”.
 
Con mucha razón el poeta William Deer escribió: “Cuando muera, vístanme de negro. Guardaré luto hasta que mis restos polvo sean. Son ustedes los que se quedan”.
 
De cinismo y anexas
 
En este mes de la patria, conviene hacerse la pregunta que se hizo el cineasta Duncan Bridgeman y quien realizó el documental Hecho en México: “¿Qué es ser mexicano?” Chin, si no me lo pregunta, en serio que lo olvido por completo, aquí comiendo mi hamburguesa.
 
Y Bridgeman señaló: “Suceden cosas terribles pero también hay mucha belleza, inspiración y creatividad. Lo que me interesaba [con el documental Hecho en México] es cómo la gente continúa con sus vidas frente a esa amenaza de la violencia”.
 
Véanla y ahí se ven.
 
Hasta la próxima
 
[email protected]

Columnas recientes