Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La educación en el futuro

Por: Guillermo H. Zúñiga Martínez

22/09/2012

alcalorpolitico.com

Siempre me ha agradado imaginar cómo será la educación en el futuro, en qué consistirá, qué herramientas se habrán de utilizar, qué va a suceder con las concepciones tradicionales de salones, grupo, mentor, comunidad académica, por eso me interesé en algunos conceptos del maestro de Stanford, Larry Cuban.

Dice Cuban que las predicciones sobre el uso futuro de las computadoras se hacen con base en las tendencias en curso hacia la próxima década, señala además, que otros teóricos han anticipado la desaparición de los planteles escolares, algo que le parece improbable y considera totalmente extremo, porque es resultado de una sobre evaluación irracional del potencial que representan las nuevas tecnologías.

Son interesantes los puntos de vista del maestro de Stanford, mas en lo personal creo que lo que se debe hacer es no tan sólo especular sobre la educación en el futuro, sino trabajar para encontrar respuestas que permitan atender, con eficacia, a quienes tienen impulsos de superación. Afirma Cuban que los maestros que usan artefactos de alta tecnología en sus clases no se engañan a sí mismos cuando dicen que han cambiado su estilo de enseñanza. Efectivamente, lo han hecho y han transformado la didáctica pero, como usted observa, seguimos en la misma línea conductora del aprendizaje que proviene desde la antigüedad y que consiste en enseñar con base en los instrumentos que permiten el redescubrimiento de la verdad, que es transmitir conocimientos con habilidad y sencillez.

Estimo que debemos insistir, al inicio de este siglo, en la ponderación y los alcances de una tendencia hacia la importancia del autodidactismo o aprendizaje autónomo, porque nos hemos dado cuenta –tardíamente- que se aprende más fuera de las aulas que dentro de ellas, no basta una hora de cátedra cada tercer día para profundizar en la preparación adecuada de los aprendientes, por lo que se hace necesario recalcar todos los días la necesidad de alcanzar la definición y observancia de la autorresponsabilidad en el estudio, la investigación y el trabajo para hacer que cada alumno conozca su potencialidad para enrumbar su conducta hacia la adquisición de conocimientos y tener como referencia únicamente la cátedra porque hasta la fecha, el maestro es indispensable para lograr un proceso formativo completo.

n consecuencia, las expresiones de Cuban me parecen interesantes pero no definitivas para imaginar la educación del porvenir que mucho tiene que ver con la auto-organización y con la enseñanza grupal, que consiste en intercambiar experiencias, opiniones, despejar dudas e interrogantes entre grupos identificados por intereses de crecimiento intelectual.

La educación del mañana necesariamente se basará en las nuevas tecnologías porque no debe extrañarnos que otras carreras surjan para transmitirse a través de teléfonos celulares, tabletas, memorias, dispositivos electrónicos, por lo que es conveniente diseñar planes y programas de estudio, así como tareas de investigación, lo mismo en tecnología, basados en estos nuevos instrumentos que el hombre tiene a la mano pero que -y esto está demostrado- en el correr del tiempo se van a ir perfeccionado hasta hacer que cada domicilio, cada hogar se conviertan en escuelas, lo que modificaría la correlación entre mentores y alumnos.

¿Que es lo que se necesita? Hacer de la tecnología un servicio social y no un negocio que es lo que impide que las clases populares tengan acceso a ella.

Para Larry Cuban las lecciones en línea deben ser consideradas como tareas para el hogar y luego tienen que complementarse en el aula por los grupos y los individuos para que en conjunto se realicen los trabajos en las escuelas.

Otra observación aceptable de este catedrático distinguido, es cuando señala que hay estrategias que funcionan para algunos alumnos pero que fallan para otros, lo que está muy ligado a los hábitos y costumbres en el estudio y en la investigación, y también inmerso en las diferencias individuales; hay quien asimila mas rápido que otros, también aquellos que hacen las cosas por si mismos, así como los que intercambian dudas y las despejan colectivamente.

En fin, usted y yo hemos sido testigos que por fenómenos de carácter natural se han tenido que suspender las clases en planteles y se han hecho intentos aislados de cómo llegar a los hogares para no interrumpir el proceso de enseñanza-aprendizaje; si usted agrega a estas experiencias ya vividas lo que se anuncia en las academias científicas respecto al cambio climático y al calentamiento global, en buena hora tenemos que empezar a prevenir lo que después pudiéramos lamentar.

[email protected]

Columnas recientes