Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El desarrollo regional desigual y desequilibrado

Economía y sociedad

Por: Hilario Barcelata Chávez

25/09/2012

alcalorpolitico.com

La dinámica de la actividad económica en Veracruz durante la segunda mitad del siglo XX propició un acelerado proceso de desarrollo económico, sobre todo a partir de la década de los cuarenta en que se inicia una rápida industrialización y una fuerte expansión de la producción agrícola. El progreso, sin embargo, no se distribuyó de manera homogénea a lo largo de todo el territorio estatal, por lo contrario, generó un fuerte patrón de concentración geográfica, debido a la carencia de mecanismos capaces de redistribuir regionalmente los beneficios del desarrollo. A mayor concentración geográfica de la producción correspondió una mayor concentración geográfica de los beneficios. De esta manera se conformó un patrón de desarrollo desigual, en el que mientras unas regiones se desarrollaban, otras permanecieron en el atraso, ampliándose la diferencia entre ellas con el tiempo.

Este desarrollo desigual fue alimentado principalmente por tres factores:

1.- La propia dinámica del crecimiento económico que requería para su reproducción ampliada, un esquema de concentración geográfica de la producción, lo cual significa concentrar espacialmente la inversión como mecanismo fundamental para generar un nivel elevado de ganancias.

2.- La concentración de la población, que se convirtió en una fuerte presión para los gobiernos que tuvieron que atender las crecientes necesidades, lo que propició el desarrollo de la infraestructura en general y la urbana en particular.

2.- La política económica implementada por los gobiernos estatales al privilegiar con estímulos e inversión pública a aquellas regiones de mayor dinámica productiva, para inducir ahí la localización de proyectos de inversión privada ya que de ese modo las políticas de fomento serían más rentables. De aquí entonces que la política económica se haya movido bajo principios de eficiencia y rentabilidad económica en detrimento de una distribución más equilibrada e igualitaria del desarrollo regional.

En el análisis de ésta estructura económica concentrada, desigual y desequilibrada y su dinámica, destacan tres importantes fenómenos que han caracterizado de modo particular la economía veracruzana.

A) La existencia de un proceso combinado de pulverización-concentración de la población en zonas rurales-urbanas que ha obstaculizado el desarrollo.

B) El hecho de que las actividades económicas de mayor productividad han tenido un carácter eminentemente urbano y las empresas dedicadas a esas actividades están excesivamente concentradas en un reducido número de municipios, lo que ha propiciado desigualdad económica y el atraso social.

C) El atraso económico-social ha sido de manera muy marcada un fenómeno rural. Esto se debe a que las actividades agropecuarias se realizan en condiciones inadecuadas, porque los productores han carecido de tecnología, conocimientos, apoyo técnico, recursos económicos propios, y apoyos financieros de instituciones públicas o privadas para mejorar la producción. En este sentido se puede decir que la pobreza ha sido producto de la precariedad con la que se ha llevado a cabo la producción agropecuaria, a la que contribuye el hecho de que una gran proporción de unidades en este sector carecía de una integración comercial adecuada y se encontraban desvinculadas de la lógica de funcionamiento de la economía capitalista. Es decir, no tenían relación con el mercado o era inadecuada o temporal, por lo que estaban dominadas por una lógica de producción doméstica más que por una lógica comercial.

Es necesario implementar una estrategia de desarrollo regional que permita redistribuir las actividades económicas de manera más adecuada a lo largo del territorio estatal, de manera que los beneficios del progreso económico no se sigan concentrando espacialmente, marginando a gran parte de la población de los beneficios del desarrollo.

[email protected]

Columnas recientes