Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El ‘doctor’ Anaya

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

04/10/2012

alcalorpolitico.com

Dos años es tiempo más que suficiente para que un gobernador evalúe el desempeño de sus colaboradores.

Por eso es de suponerse que después del 15 de noviembre próximo, fecha en que por ley deberá presentar ante el Congreso local su segundo informe de labores, el gobernador Javier Duarte de Ochoa se ponga a revisar los resultados de cada miembro de su gabinete, y determine los ajustes que considere conveniente realizar en su equipo de gobierno.

Ya en estos primeros 22 meses de su administración, el mandatario veracruzano mostró que no le tiembla la mano ni se anda con rodeos a la hora de llamar a cuentas a sus subordinados.

Nada más es cosa de recordar cuántos han tenido que bajarse del barco duartista porque no dieron el ancho, porque generaron más escándalos mediáticos que buenos resultados, o simplemente porque fueron pillados metiendo las manos en las arcas públicas para beneficio personal o de sus cuatachos.

Salvo el caso de Erick Lagos Hernández, quien en enero de este año tuvo que dejar la Subsecretaría de Gobierno para ir a cubrir el hueco que dejó en la presidencia del CDE del PRI Héctor Yunes Landa por sus aspiraciones al Senado de la República, hasta el momento ya son varios funcionarios de alto nivel que han sido removidos y no precisamente para ascender política o administrativamente.

Por ejemplo, el general Sergio López Esquer, que estaba al frente de la Secretaría de Seguridad Pública desde finales del sexenio anterior, no pudo contener a la delincuencia organizada que inclusive atentó en su contra, y mejor optó por renunciar. El ex contralor de las Fuerzas Armadas fue relevado por Arturo Bermúdez Zurita.

Otro caso fue el de José Guillermo Herrera Mendoza, que al inicio de este sexenio también fue ratificado pero como titular de la Secretaría de Comunicaciones. Sin embargo, el año pasado fue destituido y su lugar lo ocupó Raúl Zarrabal Ferat, quien en estos momentos tiene un pie en el estribo porque busca ser candidato del PRI a la alcaldía de Boca del Río el año entrante.

Herrera Mendoza, ex senador y ex dirigente del partido Convergencia –hoy Movimiento Ciudadano– que se ha convertido en una especie de “Milusos”, pasó de la SECOM a dirigir la Oficina del Programa de Gobierno y este martes 2 fue ascendido a subsecretario de Promoción y Servicios Turísticos, en lugar de Harry Grappa Guzmán, quien sustituyó a Leticia Perlasca Núñez en la titularidad de la Secretaría de Turismo, Cultura y Cinematografía.

Un caso más fue el de José Tomás Carrillo Sánchez, quien fue destituido de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario. De titular de la Sedarpa pasó a ser coordinador de asesores del gobernador Duarte, y posteriormente suplió a Lagos Hernández cuando éste sustituyó a Yunes Landa en la dirigencia estatal del partido tricolor.

Sin embargo, después de las elecciones federales del pasado 1 de julio, Carrillo Sánchez fue obligado a entregar la Subsecretaría de Gobierno que actualmente ocupa Enrique Ampudia Mello.

Otro caso fue el del ex procurador general de Justicia del Estado, Reynaldo Escobar Pérez, quien luego de sus desafortunadas declaraciones a los medios de comunicación sobre los 35 cadáveres arrojados sobre el bulevar “Adolfo Ruiz Cortines”, de Boca del Río, se vio forzado a dimitir a principios de octubre de 2011.

Pese a este antecedente, Escobar Pérez buscó y obtuvo la candidatura del PRI a diputado federal por el distrito urbano de Xalapa pero perdió las elecciones, siendo relegado hasta el tercer lugar en la votación.

En la elección local de 2013, el gobernador Javier Duarte también tendrá una excelente coyuntura para darles salida a otros colaboradores que tienen aspiraciones políticas, y en cuyas secretarías de despacho el mandatario veracruzano podrá reacomodar a otros subalternos o a nuevos funcionarios que aporten mayor dinamismo y mejores resultados a su administración.

El titular del Poder Ejecutivo del estado podrá aprovechar la oportunidad de sacudirse a algunos miembros de su gabinete que llegaron por compromisos pactados con grupos de poder durante su campaña electoral de 2010.

Uno de estos casos sería el del secretario de Salud, Pablo Anaya Rivera, presunto recomendado del actual senador priista Carlos Romero Deschamps, poderoso dirigente nacional del sindicato de PEMEX.

Precisamente anteayer, el doctor Anaya, aspirante nuevamente a la alcaldía de Poza Rica, fue motivo de escarnio de un afamado periódico de circulación nacional, por sus desafortunadas declaraciones sobre la promiscuidad como un supuesto factor de predisposición para padecer cáncer cervicouterino y de próstata.

El diario capitalino “Reforma” reprodujo lo expresado por el secretario de Salud de Veracruz, quien literalmente dijo: “Hay factores predisponentes (sic), por ejemplo, el cáncer cervicouterino es promiscuidad, (se debe) evitar el hacinamiento, evitar la promiscuidad y tener una limpieza”.

El médico cirujano, del cual se destacó que es egresado de la Universidad Veracruzana, sostuvo también que el cáncer de próstata “habla” de la promiscuidad o de una vida sexual muy intensa. En el mismo sentido, el funcionario estatal indicó que las mujeres que no lactan tienen predisposición a tener cáncer de mama, así como el tabaquismo para el cáncer de pulmón.

Anaya Rivera reiteró que las cuestiones que mencionó son predisposiciones, ya que se desconocen las causas de esos padecimientos.

Las reacciones de los ciberlectores de la edición en internet del periódico “Reforma” no se hicieron esperar. Uno de ellos, que firmó con el seudónimo de “Ignorante”, se mofó de la siguiente manera: “Cuando inicié la lectura de la nota, nunca imaginé que el autor de semejantes comentarios fuera ‘médico’. Mal por Reforma por publicar su alma mater (ya se pasó a traer a los demás egresados de esa casa de estudios). Qué pena que un hombre de ‘ciencia’ haga ese tipo de comentarios sin fundamentos ni bases científicas, habla mal de su nivel, su profesión, su casa de estudios, etc. En fin, un caso más de un alto burócrata con 4 dedos de frente.”

Otro más, que dijo llamarse Ángel Figueroa, ironizó: “Y seguro pensará que el Sida es por relaciones contra natura. Evo Morales recomendó no comer pollo, por sus efectos en las preferencias sexuales. Ahí tienes, Pablo, uno más para que fundes una Academia Médica del Absurdo.”

Un ciberlector del Distrito Federal que firmó con el sobrenombre de “Curioso”, le mandó a decir al secretario de Salud de Veracruz: “Pablo, seguro te invitan a dar conferencias en Harvard o alguna Universidad importante, lo dicho seguro que tiene una base científica y Pablo seguro que has estudiado a fondo, o te lo imaginas? estas declaraciones son basadas en estudios e investigación de la Universidad??? O de algún Hospital respetable. Pablo, manda tus estudios a la UNAM a ver si te hacen doctor Honoris Causa o Suma Cum Laude.”

Por vergüenza, el doctor Anaya estaría obligado a renunciar aunque no le dieran la candidatura priista a la alcaldía de su terruño. ¿O qué culpa tendrían los pozarricenses de volver a padecerlo otra vez como presidente del ayuntamiento? Claro, para él siempre será menos complicado ganar una elección municipal que el Premio Nobel de Medicina.

Columnas recientes