Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las buenas relaciones

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

08/10/2012

alcalorpolitico.com

Con el mazo de barajas en la mano, el gobernador Javier Duarte de Ochoa reparte juego político, en algunos casos con cartas abiertas, en otros, con cartas cerradas.
 
Ayer reveló en Boca del Río que se ha reunido y que lleva buena relación, “extraordinaria” de respeto personal e institucional con sus antecesores y citó los casos concretos de Patricio Chirinos, Miguel Alemán y Fidel Herrera Beltrán.
 
A carta abierta, con Fidel Herrera Beltrán coincidió el sábado en dos bodas, una en Córdoba y otra en la zona conurbada, por lo que su encuentro trascendió de inmediato y no tardaron en llegar las fotos a algunas redacciones y su inmediata publicación. “… comentamos de varios temas, lo felicité por el nacimiento de su nieto, acaba de ser abuelo, platicamos de temas que tienen que ver con la administración”, comentó el joven ejecutivo. De modo que ahora Tío Fide pero también Abue Fide. Qué sea feliz abuelo.
 
A carta cerrada, en otra boda, según reveló, hace 15 días, en el altiplano, coincidió también con Patricio Chirinos Calero, lo que no se sabía. “… ahí tuve la oportunidad de saludarlo y comentar con él varios temas que tienen que ver con Veracruz”. Desde que dejó la gubernatura, de Chirinos casi no se sabe nada. Si de por sí no hablaba cuando estuvo en el poder, menos declaraba, luego optó por el silencio casi sepulcral. Por lo revelado, está bien de salud y solo hace vida social.
 
A carta cerrada también, el propio Duarte de Ochoa reveló que sostuvo una reunión privada con Miguel Alemán Velasco en la Casa Veracruz (así la bautizó el licenciado Alemán, aunque cuando llegó Fidel le devolvió su primer nombre, Casa de Gobierno; ayer el gobernador la llamó Casa Veracruz, detalle aparentemente insignificante, pero cuánto dice), donde ofreció una recepción al Premio Nobel de Literatura Wole Oyinca. Los temas de conversación: “libertades y el esfuerzo que hemos hecho en Veracruz para garantizar el clima de paz y armonía que hoy respiramos y que se subraya en estos días que vemos sucesos lamentables que están dándose en otras entidades del país”.
 
No se sabe, ni ha dicho, si se ha encontrado o se ha reunido alguna vez y dónde y qué han platicado con Dante Alfonso Delgado Rannauro, el otro ex gobernador vivo que le queda a Veracruz.
 
Como joven político pero demás como joven gobernador, hace bien en mantener esos lazos porque abonan a la unidad, tan necesaria en un estado tan grande y con tantos intereses de grupo, políticos y económicos, que se forman y se han ido formando al paso de distintos hombres en el poder.
 
Hace bien porque ya demasiados problemas tienen Veracruz y su gobierno que enfrentar como para que todavía se la pase peleando o persiguiendo a quienes le antecedieron, que en algunos casos en el pasado ha sucedido con alguno o algunos de sus predecesores, e incluso no faltó quien enviara a prisión a quien le acababa de entregar el poder o a alguno de sus colaboradores.
 
Hace bien porque el problema de la inseguridad a causa de la delincuencia organizada necesita de todos, unidos, para hacerle frente. En el caso político, al gobernador le hace bien cuando tiene encima ya el proceso de renovación de autoridades municipales que divide y enfrenta hasta a los propios priistas y que muchas veces llega hasta la violencia. Con la ayuda de los ex podrá conciliar mejor las posturas y evitar muchos conflictos.
 
Hace bien porque envía un mensaje de tranquilidad a los veracruzanos, que ya no quieren más pleitos personales ni de poder entre sus actores como sucedió en el pasado reciente. Envía un mensaje también de pluralidad, de inclusión, a quienes dentro de su gobierno cuestionan por qué ha llegado equis o ye funcionario. El gobernador busca la unidad y hace bien.
 
Por lo que refirió el mandatario estatal, con dos de sus antecesores tuvo encuentros coincidentes, en bodas, en actos sociales, ante testigos. Con uno, la reunión fue privada, en sitio oficial, en la Casa Veracruz o de Gobierno, por lo que tuvo que haber habido convocatoria, invitación previa. Reunión concertada.
 
Los contrastes. Contrario a lo que lo caracterizó en el gobierno de hablar y hablar y hablar y declarar, esta vez a Fidel Herrera Beltrán los reporteros de Córdoba no le pudieron sacar una sola palabra, ni con tirabuzón. Optó por el silencio. Está en el retiro, ha dicho. En cambio, Miguel Alemán apareció en acto público literario, se mostró, fue foco de atención de la prensa pese a que llegó en forma discreta y no tuvo reparos en hacer declaraciones, con toda libertad y seguridad. Los tiempos y las circunstancias políticas.
 
Pero Duarte de Ochoa aprovechó el viaje para confirmar lo que ya se sabe y que él mismo ha venido anunciando: que continuarán los cambios en su equipo de gobierno, en su gabinete, cambios que consideró normales y que muchas veces son saludables, opino, en todo gobierno.
 
No dijo para cuándo y aunque están considerados para finales de noviembre o en diciembre, una vez que pase su segundo informe de gobierno, recién vimos que no tiene fijación para cuándo o que los hace cuando lo considera oportunos y necesarios. La hasta entonces secretaria de Turismo y Cultura presentó su renuncia un día antes de iniciar un festival cultural de talla internacional del que en buena fue su gran promotora.
 
Los reporteros no se lo preguntaron ayer, pero él quiso dejarlo muy claro. Los cambios continuarán. Seguramente varios, o todos los secretarios tendrán que hacer y tener listas las maletas. No se sabe quiénes se acostarán a dormir como funcionarios y amanecerán cualquier día como simples ciudadanos.
 
Pero el diario Notiver informó que Javier Duarte de Ochoa se reuniría el pasado fin de semana en la Ciudad de México con Luis Videgaray, el hombre fuerte del presidente electo Enrique Peña Nieto. No hubo anuncio oficial si se dio el encuentro ni del resultado en todo caso.
 
Sí, no dejó de llamar la atención que el sábado el ejecutivo estatal comentó que con la próxima administración federal del mexiquense “se destrabará todo para Veracruz”, se entendería que los proyectos detenidos o demorados por el gobierno de Felipe Calderón. A ver si se filtra algo si es que hubo reunión o si algún anuncio oficial el próximo 15 de noviembre, durante el segundo informe, refleja que lo hubo.

Columnas recientes