Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Quitarnos el estigma

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

10/10/2012

alcalorpolitico.com

A diferencia del primero, el de este año fue, si se acepta la expresión, un Hay Festival que se politizó más por las características de algunos participantes, pero también un encuentro en el que se insistió mucho en la preocupación por la suerte y las condiciones en que los periodistas veracruzanos desarrollan su trabajo.
 
Quien no conociera la trayectoria de periodistas de prestigio internacional por su profesionalismo que vinieron, o de escritores que se distinguen por su independencia y su espíritu crítico e incluso su postura antisistema político que nos visitaron, o de músicos y artistas que están también contra el sistema de poder establecido y que hicieron acto de presencia, escuchándolos podría haber pensado que se habían puesto de acuerdo o habían recibido consigna para coincidir a la hora de manifestarse.
 
Una buena parte de ellos, antes de entrar en su tema coincidieron en tocar el tema de la muerte, la desaparición, el exilio o la amenaza contra periodistas. Todos expresaron su preocupación y su solidaridad con el gremio. En el desarrollo de sus intervenciones o a la hora de las preguntas y las respuestas en interacción con el público volvieran al tema.
 
En lo personal, a mí me llamó la atención y me preocupó como periodista y como veracruzano la muy mala imagen que se tiene de Veracruz no solo en el país sino en el extranjero por lo que ha venido pasando en el área del ejercicio periodístico. Me quedó claro que todo lo que se ha dicho y publicado en sentido crítico o reprobatorio o de denuncia ha repercutido negativamente para la imagen del estado en el mundo entero.
 
Al término de cada jornada, siempre expresé a dos de mis hijos, Arturo y Jesús Antonio, Toño, quienes también han practicado y practican el ejercicio periodístico, que algo se tenía que hacer por la deteriorada imagen de Veracruz.
 
En lo personal, independientemente de todo ello, me agradó, sin embargo, ver la completa libertad (el propio Jon Lee Anderson lo hizo resaltar en una de sus presentaciones) con que se manifestaron todos los participantes en el Hay Festival. Era contradictorio y curioso, me dije para mí mismo, que se pusiera a Veracruz como el estado más peligroso para expresarse y a la vez se pudiera hacerlo plenamente, con total y absoluta libertad. Nunca presencié o supe que hubiera algún incidente a causa de lo que se decía.
 
Es innegable que varios compañeros perdieron la vida a causa de la violencia del crimen organizado; es innegable que algunos están desaparecidos; es innegable que muchos han tenido que salir del estado ante el riesgo que corren sus vidas por amenazas recibidas; es innegable que ha habido señalamientos que han apuntado al hostigamiento oficial. Seguimos reclamando justicia, esclarecimiento pleno, que aparezcan vivos o muertos quienes han desaparecido, que se ofrezcan las garantías para que regresen nuestros compañeros que se han exiliado.
 
Hasta ayer, en el estado todo parecía que se mantenía sin alguna voz oficial de peso que dijera algo al respecto salvo para recriminar el trabajo de los reporteros, de los periodistas, como se ha hecho; algo que significara un paso para crear, ofrecer, garantizar el buen clima, el mejor clima para el ejercicio periodístico; para tratar de revertir la mala imagen que ahora cubre al estado; para encausar o reencausar la relación prensa-gobierno, necesaria, indispensable para el pleno desarrollo democrático, para una convivencia armónica, de unidad dentro de la diversidad, para el reconocimiento del otro así no esté de acuerdo con él.
 
Por eso alienta, por lo menos a mí me alienta, por el bien de Veracruz y de todos, la actitud y la declaración del gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien en una extensa entrevista de tres que ofreció por la mañana en el puerto de Veracruz salió al paso para aclarar y precisar dichos y hechos, para expresar lo que piensa sobre nuestro trabajo, para manifestar su preocupación, su respeto y su deseo de que podamos trabajar con toda libertad, con todas las garantías y con toda la seguridad, para que haya el mejor clima para el ejercicio periodístico en el estado de los Malpica Mimendi, de los Pabello Acosta, de los Gibb Guerrero, de los Rodríguez Olán, de los Othón Arróniz, de los Flores Cancela, de los Salces Fernández, de los Robles Martínez y de tantos periodistas ilustres que forjaron y mantienen toda una tradición de un periodismo libre, profesional, crítico, independiente, que honra a Veracruz y a México y al periodismo de todo el mundo.
 
“Soy el más respetuoso de la libertad de expresión, soy defensor de los derechos de los ciudadanos y del que considero uno de los más importantes, que es la libertad de expresión, de expresarse y decir lo que se sienta, lo que se crea. Es importante el papel, muy importante, podríamos decir trascendental, necesario el papel que juegan los medios de comunicación en este uso de las libertades y de manera particular la libertad de expresión”, manifestó el joven gobernante.
 
Duarte de Ochoa dijo que el Hay Festival fue un punto de encuentro en donde periodistas, escritores, dramaturgos, artistas pudieron coincidir y expresar con toda libertad lo que piensan y lo que sienten. “Y ese es el clima que queremos promover en Veracruz, que Veracruz sea una tierra de encuentros, una tierra en donde la libertad de expresión se pueda desarrollar a plenitud y quitarnos ese estigma que se tiene de que aquí existe una represión o alguna situación en donde no se puede decir lo que se piensa”.
 
“Queremos seguir impulsando esa libertad de expresión, queremos seguir impulsando ese uso de las libertades… que Veracruz sea tierra de encuentros de libertad de expresión y en donde ustedes puedan desarrollar plenamente su trabajo… ese es el ofrecimiento, en eso trabajo, esa es mi meta como gobernador y como amigo de ustedes, los medios de comunicación”.
 
En efecto, coincido, solo con el respeto absoluto a la libertad de expresión, al ejercicio periodístico, Veracruz se podrá quitar el estigma que preocupa al gobernador tanto como a nosotros. Creo que nadie se lo merece. ¿Dónde, cuándo nos perdimos en el camino? ¿Cómo comenzó todo? Yo soy de los que siempre ha creído que aunque pensemos diferente podemos convivir con respeto. Sí gobernador, es necesario “quitarnos ese estigma que se tiene de que aquí existe una represión o alguna situación en donde no se puede decir lo que se piensa”. Qué bueno que usted ha salido al paso. Estoy seguro –yo soy de los optimistas– que los hechos demostrarán su dicho.
 
Al final, lo más importante, aparte de revertir la mala imagen que de Veracruz se tiene, será que los lectores, que los ciudadanos, que el pueblo, que la sociedad, que los veracruzanos saldrán ganando. Quienes escribimos tenemos que seguir haciendo lo que nos corresponde, nuestra parte.
 
El domingo, consejo político
 
A las once de la mañana el domingo será el Consejo Político Estatal del PRI en el World Trade Center de Boca del Río. Rendirán protesta nuevos consejeros electorales. En vísperas de las municipales del próximo año, aquello va a ser un avispero. Puro tirador habrá de asistir.

Columnas recientes