Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Lazcano

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

10/10/2012

alcalorpolitico.com

Este lunes 8, a sólo 53 días de que concluya la polémica administración panista del presidente Felipe Calderón Hinojosa, la Marina Armada de México hizo un anuncio espectacular: que el máximo líder del Cártel de Los Zetas, Heriberto Lazcano, (a) “El Lazca”, habría sido abatido en un enfrentamiento ocurrido la tarde del domingo en Progreso, Coahuila.

En un comunicado oficial, la Secretaría de Marina (Semar) informó que al cotejar datos biométricos resultó positivo el comparativo con la ficha de Lazcano, el fundador del grupo de sicarios que antiguamente estaba al servicio del Cártel del Golfo, liderado entonces por Osiel Cárdenas Guillén.

“Al realizar una búsqueda en las bases de datos dactilares de las huellas de los dedos pulgar, índice y medio, tomadas de la mano derecha de uno de los criminales abatidos, se obtuvieron los siguientes datos demográficos

“Nombre: Lazcano Lazcano Heriberto, año de nacimiento: 1975, sexo: masculino, estatura:1.60 cms.”

Además, la Semar señaló que el análisis de las imágenes fotográficas del criminal abatido muestra que los rasgos fisonómicos coinciden con los del líder fundador de Los Zetas.

Sin embargo, por muy espectacular que resulte, la noticia habría que tomarla con cautela porque no es la primera vez que la Marina comete una pifia garrafal por confusión.

Y es que sólo es cosa de recordar que hace apenas cuatro meses, la mañana del jueves 21 de junio, a sólo diez días de las elecciones presidenciales, la Semar anunció con bombo y platillos la detención en Zapopan, Jalisco, de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, (a) “El Alfredillo”, presunto hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y por la tarde lo presentó como tal ante la prensa en la Procuraduría General de la República y como el operador y administrador de los millonarios bienes de su padre, el capo del Cártel de Sinaloa. Inclusive, la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA) avaló momentáneamente la información y reiteró que la justicia estadunidense lo quería en extradición.

Tal notición pretendió capitalizarlo políticamente la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, quien seguía relegada hasta el tercer lugar en las preferencias electorales.

Este golpe fallido al jefe más conocido del Cártel de Sinaloa se anunció cuando Vázquez Mota cerraba campaña en Baja California. En Tijuana la tarde del jueves 21 aseguró: “Yo como presidenta no descansaré hasta regresar al ‘Chapo’ Guzmán Loera a la cárcel, hasta que enfrente la ley y podamos reconstruir la paz”. Poco antes, en Mexicali, había pedido un aplauso para la Marina por la captura del supuesto hijo del capo.

Pero la confusión generada por el propio gobierno de Estados Unidos al desdecirse de la identidad del detenido descolocó al gobierno de Calderón y exhibió el oportunismo de la candidata del PAN.

Vázquez Mota y el gobierno calderonista quedaron en evidencia una vez que el abogado del joven capturado, Heriberto Rangel Méndez, demostró que las dos personas arrestadas por la Marina eran en realidad Félix Beltrán León y Kevin Daniel Beltrán Río, como después lo tuvo que aceptar la misma PGR.

Para comprobar su dicho, el abogado Rangel Méndez entregó a la prensa capitalina una copia de la credencial de elector de Félix Beltrán León y una de su licencia de conducir. La credencial del IFE a nombre de Beltrán León lo señalaba como oriundo de Tamazula, Durango, y la licencia de manejar indicaba que vivía en Culiacán, Sinaloa.

En Guadalajara, Elodia León Vera, madre de Félix Beltrán León, también dio una conferencia de prensa para desmentir a la PGR y a la Marina. Acompañada por Verónica Guerrero, abogada de la familia, la señora León –quien había viajado desde Sinaloa– dijo que su hijo Félix y su medio hermano Kevin son hijos de Eladio Beltrán, un ganadero y agricultor sinaloense.

Ahora, en el caso de Lazcano, sospechosamente un comando armado se llevó de la funeraria el supuesto cadáver del jefe de Los Zetas, por lo que ha sido desaparecido y nadie más podrá practicarle nuevas pruebas para corroborar su verdadera identidad.

Eso sí, el robo del presunto cuerpo del “Lazca” nos hace recordar cuando en marzo de 2007 otro grupo de sicarios sacó de un panteón de Poza Rica el cadáver de Efraín Teodoro Torres, (a) “Zeta-14”, muerto en la balacera suscitada al término de una carrera de caballos en el hipódromo clandestino de Villarín, en el municipio del puerto de Veracruz.

TOMÁS, ¿AL ISSSTE?

Como reguero de pólvora corrió entre la clase política veracruzana el trascendido que difundió ayer un diario capitalino: “Que en el ISSSTE no habrá sorpresas a la hora de que se integre el gobierno de Enrique Peña Nieto. El instituto quedará en la órbita de Elba Esther Gordillo. Tomás Ruiz, secretario de Finanzas de Veracruz con Javier Duarte, parece encarrilado”.

Si es verdad lo que circula en el altiplano, los días de Tomás Ruiz González en el gabinete de Javier Duarte de Ochoa estarían contados, para tomar nuevos caminos en el naciente gobierno federal.

A Tomás el tema quizá no le inquieta porque el funcionario duartista tiene tablas en estos menesteres, pero el que sí tendría que preocuparse, y mucho, es un ex director del ISSSTE que después de Manhattan voló recientemente al Mediterráneo.

Miguel Ángel Yunes Linares y su sucesor Jesús Villalobos López cuentan con un abultado expediente de su paso por el ISSSTE en este sexenio que está por concluir.

¿O acaso ya habrá olvidado el ex candidato del PAN a gobernador de dónde salió buena parte de los recursos para su campaña electoral de 2010 en Veracruz?

La profesora Gordillo seguramente tampoco ha echado al olvido la “quemadota” que le dio su ex pupilo Yunes Linares, cuando el año antepasado éste la exhibió públicamente por haberle exigido en febrero de 2007, durante una reunión con la lideresa del SNTE en su casa de San Diego, California, un apoyo mensual de 20 millones de pesos dizque para financiar las actividades de su partido político Nueva Alianza que, por cierto, en ese entonces aún dirigía a nivel nacional Tomás Ruiz.

Ahora, de concretarse este trascendido periodístico, Ruiz González tendría el privilegio de conocer de primera mano toda la información y las tropelías que Yunes Linares y sus secuaces realizaron a su paso por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, cuyas consecuencias podrían repercutir en el proceso electoral municipal de Veracruz en julio de 2013. Al tiempo.

Columnas recientes