Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El mensaje de Javier Duarte

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

15/10/2012

alcalorpolitico.com

Aparentemente, el Consejo Político Estatal del PRI, ayer en Boca del Río, fue uno más. El hecho de que no haya asistido el presidente del Comité Ejecutivo Nacional, Pedro Joaquín Coldwell, o un representante personal del presidente electo Enrique Peña Nieto haría pensar a más de uno que se trató de un acto de mero trámite, solo para instalar a los nuevos consejeros e integrantes de la Comisión Política Permanente.
 
Tal vez habría que poner mucha atención en lo que dijo Javier Duarte de Ochoa, pues sus palabras podrían haber marcado un antes y un después y haber dejado un mensaje para quien lo quiera entender.
 
Eso de que en el PRI existe una nueva generación y que no hay regreso al pasado pues se inicia una nueva etapa de entendimientos, acuerdos y resultados, tiene varias lecturas y parece tener destinatarios muy concretos.
 
“Hoy en el partido solo cabe el interés superior de la nación, aquí no hay lugar para afanes personales sino para fortalecer instituciones. La nueva etapa a la que se encamina la nación requiere de la unidad del priismo. Unidad solo en torno a un hombre Enrique Peña Nieto".
 
Para empezar, con el acto, el PRI dio inició a su proceso electoral 2012-2013, que culminará con la renovación de los 212 ayuntamientos y de las diputaciones locales.
 
El tricolor se puso por delante del proceso formal pues arrancó motores 26 días antes de que sea instalado el Consejo General del Instituto Electoral Veracruzano el próximo 9 de noviembre.
 
Las cifras, frías (650 nuevos consejeros y 65 integrantes de la Comisión Política Permanente), ese “¡Sí, protesto!”, poco dicen y el acto estatutario de ayer puede pasar como uno más, de mero trámite. Pero no. En el fondo tuvo jiribilla política. Llevaba una intención, chanfle. Tuvo y deja un mensaje. Se trató –hasta donde se sabe– de sustituir a consejeros considerados herencia de la administración roja anterior para operar, a partir de ahora, con militantes afines a los priistas en el poder.
 
“… esta renovación del consejo político será la oportunidad de cambio y transformación para el PRI, el nuevo PRI que representan Enrique Peña Nieto y Javier Duarte de Ochoa…”, dijo previamente, el viernes, el dirigente estatal Erick Lagos Hernández
 
De esa forma, como líder natural de su partido en el estado, Duarte de Ochoa asumió el control absoluto del aparato partidista que tomará las grandes y delicadas decisiones de decidir quiénes irán como candidatos tanto a diputados locales como a presidentes municipales.
 
El mensaje de lo de ayer para quienes lo quieran entender –me comentaron fuentes que saben bastante de estas cosas– es que la gran decisión recaerá en una sola persona, en el responsable político de la entidad, quien en su lista final tendrá el aval de la dirigencia nacional priista y del propio responsable político de su partido a nivel nacional, Enrique Peña Nieto, y de nadie más.
 
Y es que, según ha trascendido, hay muchos aspirantes que están equivocando el camino y que no acaban de entender que el pasado ya pasó y que en lugar de tocar las puertas en Xalapa, en el edificio de Francisco Moreno esquina Ruiz Cortines o en Palacio de Gobierno, están desfilando por una oficina en Polanco en la Ciudad de México. “A ésos, los va a besar el diablo o ya los besó”, me dijeron.
 
Por eso quienes estaban en el World Trade Center interpretaron como un llamado tácito o bien como una advertencia a los adelantados o acelerados priistas lo que dijo su jefe político: “Quienes cumplen una tarea de partido deben conducirse con estricto apego a los principios y código de ética. Llegado el momento todos tendremos espacio para la participación, nunca antes. Cumpliendo cada quien con su parte tendremos un partido más fuerte y competitivo. Este y no otro es el momento de trabajar por el partido cada quien desde su responsabilidad”.
 
“… aquí no hay lugar para afanes personales…” suena contundente, a advertencia; “… no hay regreso al pasado pues se inicia una nueva etapa de entendimientos, acuerdos y resultados…” parece estar pintando muy claramente una raya, hablando de nuevos entendimientos y acuerdos ajenos, de un posicionamiento muy claro de cara al futuro, de que se ha roto con el pasado; y ese llamado a respetar los tiempos, a no quererlos forzar o adelantar, “nunca antes”, parece no dejar dudas de que se hará respetar el orden político partidista en la entidad.
 
»
 
En un artículo que aparece publicado este lunes en diversos medios del estado donde participa como “articulista invitado”, el senador Héctor Yunes Landa confirma que a partir de este mismo lunes inicia sus ruedas de prensa como publiqué el jueves pasado.
 
Según su explicación, para él “la tarea legislativa no se limita a participar en la legislación del país, en la construcción de acuerdos para mejorar las condiciones generales y en realizar gestiones a favor de los ciudadanos”, sino que “una parte fundamental también lo es mantener informados de todo lo anterior a la sociedad y así incentivarlos a participar de una manera más activa”.
 
El político de Soledad de Doblado comenta-informa: “Esta semana iniciaremos las actividades con una rueda de prensa que será los días lunes y de manera semanal, para informar de las actividades, gestiones y avances legislativos en el Senado que sucedan durante la semana anterior. Espero además que sea un espacio más para resolver dudas y responder preguntas específicas que surjan con motivo de la tarea legislativa y de representación de los veracruzanos”.
 
Justifica su presencia en el estado y su exposición a medios con el siguiente argumento: “Quiero aprovechar la valiosa labor de los medios de comunicación para desarrollar mejor mis tareas, ellos son el mejor canal para incentivar la democracia participativa, para que los ciudadanos conozcan de primera mano y oportunamente el estado que guarda el panorama político del país, por medio de ellos podemos llegar a los hogares de todos los veracruzanos”.
 
»
 
Si yo fuera empresario, vaya que si le haría caso a los consejos del ex gobernador y más que exitoso empresario Miguel Alemán Velasco. El 11 y 12 de octubre pasado, en “Capitanes” del diario Reforma se publicó que él y su hijo Miguel Alemán Magnani, en su calidad de presidentes del consejo y ejecutivo de Interjet, respectivamente, compraron 20 aviones de fabricación rusa, italiana y francesa (el Sukhoi SuperJet 100) para reforzar la flota de naves de su empresa. Los aparatos arribarán al país en marzo próximo y el contrato es por 650 millones de dólares. Por otra parte, el próximo 15 de noviembre, día del segundo informe de gobierno en Veracruz, Interjet iniciará una nueva ruta entre Toluca y Las Vegas, Nevada, ruta que se sumará a la que recién anunciaron hacia Orange County, California y a las que ya tienen hacia Miami, San Antonio y Nueva York. Y quién viera a este poderoso hombre articulista, escritor, político y empresario apenas hace unos días en Xalapa con su gran sencillez en el Teatro del Estado cuando vino al homenaje a Carlos Fuentes dentro del Hay Festival. Qué lástima que ya no da consejos, pero si yo anduviera en el mundo de los negocios lo tomaría como el a, b, c, del éxito, qué OG Mandinoni nada.

Columnas recientes