Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Mensajes inequívocos

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

15/10/2012

alcalorpolitico.com

Ayer, en el World Trade Center de Boca del Río, el gobernador Javier Duarte de Ochoa encabezó como primer priista de la entidad el Consejo Político Estatal en el que rindieron protesta los nuevos consejeros del partido tricolor.
 
El mandatario veracruzano aprovechó este “inmejorable marco” partidista para mandar dos claros mensajes a sus correligionarios, no sólo a aquellos que buscan participar en el proceso local del año entrante en el que serán electos 212 presidentes municipales y 30 diputados de mayoría relativa a la LXIII Legislatura del estado, sino también a los aspirantes que, desde ahora, ya se les cuecen las habas para sucederlo en la gubernatura en el 2016.
 
El primer planteamiento de Duarte de Ochoa a los líderes y militancia de los sectores y organizaciones priistas ahí presentes fue el de la unidad, pues expuso que el Revolucionario Institucional “es un partido que alcanza sus propósitos compartiendo esfuerzos y actuando unido”.
 
“Los priistas –les dijo– tenemos clara la lección: unidos alcanzamos siempre lo que nos proponemos”.
 
Y les expuso que resultado de esa fórmula de trabajo partidista es que ahora “los veracruzanos tenemos también una ejemplar representación legislativa ante la Federación para hacernos escuchar”, refiriéndose a los senadores y diputados federales veracruzanos que “integran una experimentada y talentosa bancada”, a los cuales sugirió tácitamente, entre líneas, no distraerse en proyectos políticos personales ya que les recordó que “sirviendo desde cada una de las comisiones legislativas que integran, deberán rendir buenas cuentas a los veracruzanos”.
 
“Ellos saben que tienen una responsabilidad con la nación, sin olvidar a su pueblo y a su tierra”, les remarcó el líder del priismo en la entidad.
 
Pero Duarte de Ochoa también se refirió a los dirigentes de su partido, a los alcaldes en funciones, a los funcionarios de su administración estatal y a los nuevos servidores públicos que servirán desde el gobierno federal en la “nueva etapa en la vida de la nación” que será conducida bajo el reconocido liderazgo del presidente electo Enrique Peña Nieto, a quien definió como “un aliado indiscutible de los veracruzanos para alcanzar la prosperidad que anhelamos todos”.
 
El mandatario veracruzano dijo que a partir del 1 de diciembre próximo, con la Presidencia de Peña Nieto, se iniciará “una etapa que estará marcada por la pluralidad” en un país más transparente, por lo que expuso que “todos tenemos un compromiso y una misión a cumplir con nuestro Partido, pero también con el futuro de México”.
 
Por ello, sostuvo, “éste y no otro, es el momento de trabajar por el partido, cada quien desde su responsabilidad.
 
“Quienes tenemos la encomienda de servir desde el gobierno, debemos dar ejemplo de orden, eficacia y probidad.
 
“Quienes cumplen una tarea de partido, deben conducirse con estricto apego a nuestros principios y código de ética”.
 
Y en lo que algunos interpretaron como un mensaje implícito para los acelerados aspirantes a la sucesión gubernamental de 2016, Javier Duarte les expresó que “llegado el momento, todos tendremos espacio para la participación. Nunca, antes”.
 
El mandatario veracruzano les planteó que “cumpliendo cada quien con su parte, tendremos un partido más fuerte y competitivo, un partido ganador conduciendo los destinos de México”.
 
Lo que Duarte de Ochoa seguramente les quiso hacer entender ayer en su cátedra de aritmética política a sus correligionarios, es que para seguir siendo el partido mayoritario en el 2016 primero deberán ir unidos también en el proceso electoral local del año entrante.
 
La misma unidad que concitó en torno a su exitosa candidatura presidencial el ex gobernador mexiquense Peña Nieto, cuyo liderazgo entre los priistas fue inobjetable.
 
RETO PRIISTA
 
Ayer, luego del entusiasta discurso pronunciado por el presidente del CDE del PRI, Erick Lagos Hernández, varios de los cientos de consejeros priistas salieron muy intrigados del evento que tuvo lugar en el World Trade Center de Boca del Río.
 
Y es que algunos se preguntaban quién irá a ser el nuevo delegado de la Secretaría de Desarrollo Social en Veracruz, pues el dirigente estatal priista afirmó que con el próximo cambio en la administración federal ya no se seguirán usando los recursos públicos para coaccionar el voto como lo venía haciendo el partido que está por dejar el poder, y que por lo tanto los padrones de beneficiarios de los programas asistenciales ya tampoco serán padrones de militantes.
 
Ahora sí, dijo Lagos, los recursos federales destinados al combate a la pobreza llegarán a las clases más necesitadas sin condicionamiento político de por medio.
 
A ver si los operadores peñistas de la Sedesol tienen más suerte que Diógenes para hallar y designar a un delegado probo, honesto y con una ética política a prueba de todo tipo de presiones y tentaciones. Ojalá.

Columnas recientes