Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Dejar a los muertos en paz

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

18/10/2012

alcalorpolitico.com

Lo relata Heródoto, a quien Cicerón llamó el padre de la historiografía, aunque en general se le conoce como el “padre de la Historia”, en su libro Historia o Los nueve libros de la historia: Ciro, rey de Persia, pregunta y recrimina a Creso, rey de los lidios, a quien ha sometido luego de una cruenta batalla, quién lo aconsejó hacerle la guerra. Creso le dice que fue un dios de los griegos “Pues nadie es tan necio que elija la guerra en vez de la paz: en ésta los hijos sepultan a los padres, en aquélla los padres a los hijos”.
 
En vida se responde, cuando alguien desea vivir y descansar en paz y pide que nadie lo moleste, que solo podrá descansar en paz cuando se muera; se habla, por ello, de la paz de los sepulcros.
 
Como quiera que sea y en cualquier circunstancia, creo que es una verdadera bendición que los hijos puedan sepultar a sus padres para que, por fin, descansen en paz. Los padres, cualquier padre, que solo desea lo mejor para su hijo, lo mejor dentro de la sociedad organizada: buena salud, buena educación, buena economía, una familia integrada, éxito profesional, bienestar, prosperidad en general.
 
Por cuestiones religiosas, de moral, de ética, a nuestros difuntos, a nuestros muertos debemos dejarlos en paz.
 
Por eso creo que es reprobable a todas luces lo que está haciendo el gobierno federal, un gobierno de panistas, se supone que con una fuerte moral como creyentes de Dios, identificados con el clero, con la Iglesia Católica, pues el subprocurador de la Procuraduría General de la República, José Cuitláhuac Salinas, informó que personal de la PGR exhumará los restos de los padres de Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, para poder obtener material genético que permita identificar plenamente la identidad del capo recién acribillado.
 
De esa forma, las autoridades pretenden cubrir su descuido que les costó que el cadáver de “El Lazca” haya sido sustraído la noche de su muerte por un grupo armado, de lo que, opino, ninguna culpa tienen los padres del militar que derivó en delincuente. Por la información que se va publicando en la prensa, se sabe que el presidente Calderón pensaba dar un golpe mediático anunciando en cadena nacional de televisión que el capo había sido abatido. No haber puesto vigilancia sobre el cadáver le echó abajo su fiesta de lucimiento.
 
Pero insiste. Antes de dejar la Presidencia en un mes y días, se ve que intenta colgarse la medalla y reclamar todo el mérito, justificar su guerra contra la delincuencia organizada que ha dejado más de 60 mil muertos, y para ello ordenó localizar entonces a los familiares del abatido para poder tener una muestra de ADN y confrontarla con la que se obtuvo del cadáver; pero tampoco en eso ha tenido éxito y entonces, en el colmo, ordenó la localización del sepulcro de los padres, lo que se logró.
 
Ahora, declaró el subprocurador, solo esperan la autorización de las autoridades sanitarias para proceder a la exhumación y la obtención de pruebas. Ésa, es otra forma de violencia. A los muertos, a los padres muertos, inocentes, que seguramente quisieron que su hijo hubiera sido un buen ciudadano, hay que dejarlos en paz, que descansen en paz. En el sepulcro, en la vida después de la muerte, como en Pedro Páramo, quien sabe qué tanto no habrán sufrido ya con la hazaña de su hijo. Déjenlos en paz.
 
***
 
Calladito, calladito, el joven diputado federal por el IX distrito de Coatepec, Fernando Charleston Hernández, obtuvo la presidencia de la poderosa comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados. Hablamos ayer un buen rato y todo el crédito de su llegada a tan alta responsabilidad se lo otorga a su amigo desde hace 17 años Javier Duarte de Ochoa, a que en México se evaluó muy bien por sus resultados el programa social “Adelante” del Gobierno de Veracruz al que él estuvo vinculado como subsecretario de Planeación de la Secretaría de Finanzas y Planeación y, en general, a la fuerza de la diputación federal priista veracruzana, la más numerosa solo por debajo de las del Estado de México y de Jalisco.
 
Lo que no nos dijo, respetuoso e institucional como es, es que también es cuate, amigo de Luis Videgaray, quien no necesita más presentación. La información que se sabe es que cuando Charleston fue secretario particular del entonces director general de Banobras, el veracruzano Luis Pazos (también fue coordinador de asesores de la dependencia), trabó relación con Videgaray, primero cuando éste trabajaba en la empresa Protego Asesores del ex secretario de Hacienda en tiempos del presidente Carlos Salinas de Gortari, Pedro Aspe Armella, y luego cuando fue subsecretario de Finanzas del Estado de México y se dedicaba a reestructurar la deuda de esa entidad. Y de ahí pa’l real, como dicen.
 
Cosas de las circunstancias políticas, la comisión de Desarrollo Social la presidió en la pasada legislatura federal el también veracruzano ahora senador José Yunes Zorrilla (“Imagínese que paquetazo me dejó”, me dijo ayer), ambos egresados del ITAM y seguidores de los Yankees de Nueva York.
 
Charleston y Adolfo Mota Hernández (“Es mi hermano, te lo recomiendo mucho” me dijo en abril pasado Adolfo cuándo le pedí referencias de Fernando) son jóvenes políticos con futuro y dan lustre y brillo a Coatepec.
 
Lo cierto es que por apoyos legislativos no va a parar el gobernador Duarte de Ochoa: en el Senado, Yunes Zorrilla preside la comisión de Hacienda y Crédito Público; Héctor Yunes Landa la de Protección Civil; Fernando Yunes Márquez la de comisión de la Defensa Nacional; en la Cámara de Diputados, Charleston la de Desarrollo Social y Víctor Serralde Martínez la de Desarrollo Rural, unos priistas y otros panistas, pero todos veracruzanos.
 
***
 
De nuevo, a la Procuradora de la Defensa del Menor, la Familia y el Indígena del DIF Estatal, Adelina Trujillo Landa, un abrazo. Ahora fue víctima de la delincuencia en el Distrito Federal donde fue asaltada la mañana del martes cuando llegaba al edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) donde asistía a la Reunión Nacional de Migrantes. Dentro de lo peor, lo mejor es que está con vida, pues se recuerda que cuando asistía a un evento en el mismo edificio de la SRE desapareció la antropóloga social Libertad Hernández Landa, quien luego fue hallada sin vida el 7 de agosto de 1998. Adelina, muy joven entonces, recién concluidos estudios de posgrado de Madrid, España, había sido compañera de Libertad, a quien seguimos recordando con cariño, en el Programa de la Mujer del Gobierno del Estado.
 
***
 
Al que tampoco hay que perder de vista es al diputado local Jorge Carvallo Delfín.

Columnas recientes