Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Luz y sombra del Che

Por: Angel Lara Platas

23/10/2012

alcalorpolitico.com

Curioso, pero de la historia hemos aprendido que los personajes más controversiales son los más recordados. Tal es el caso de Ernesto Guevara de la Serna, mayormente conocido como el Che Guevara -apodo que le cuelgan en Cuba por su característico hábito de usar esta interjección en charlas amistosas-.

El Che es para la historia moderna uno de esos personajes altamente controversiales, de luces y sombras y de juicios que provocan reacciones extremas. A 45 años de su muerte todavía desata pasiones. Para unos es un personaje desalmado, sanguinario y cruel; para otros se trata de un hombre humanitario y bondadoso que luchó por causas justas, siempre en favor de los más necesitados.

Es innegable que la figura del Che se ha convertido en un símbolo de relevancia mundial. Para muchos de sus partidarios representa la lucha contra las injusticias sociales o de rebeldía y espíritu incorruptible, mientras que es visto por muchos de sus detractores como un criminal responsable de asesinatos en masa, acusándolo además de una mala gestión como Ministro de Industria, cuando formó parte del gobierno de Fidel Castro, en Cuba.

Su nombre – más bien su apodo- y su imagen corren por todo el mundo. Un dato confirma la profusión: su retrato fotográfico -obra de Alberto Korda-, es una de las imágenes más reproducidas del mundo. Su fotografía o el contorno de su rostro, es de uso obligado en los estandartes de cualquier protesta callejera, particularmente las juveniles. La imagen de su rostro también es explotada en el campo artístico y publicitario.

Ernesto Guevara nació en Rosario, Argentina, el 14 de mayo de 1928. Su padre era arquitecto, perteneciente a una familia de clase alta de la aristocracia argentina, dedicada al comercio y la empresa. Desde pequeño mostró un carácter rebelde e irreverente hasta con su propia familia. Diversos escritos sobre su vida coinciden que no fueron pocas las ocasiones que mostró su carácter violento con quienes disentían de sus comentarios.

Dos cuestiones marcaron su vida: su salud, afectada por sus fuertes ataques de asma, que a veces lo postraban por semanas; y la inspiración en los ideales revolucionarios de Patrick Lynch, un pariente materno de origen irlandés.

Las restricciones que provocaba su enfermedad, las aprovechó para dedicarse a actividades que no requería mayor esfuerzo físico, como la lectura y el ajedrez.

Estas disciplinas lo perfilaron como político, escritor y periodista. De manera particular mostró fuerte inclinación por la poesía y la filosofía. Su cultura y conocimientos de la política latinoamericana, lo convirtieron en uno de los principales ideólogos de la revolución cubana.

Un dato que muchos ignoran, es que de la universidad se graduó como especialista en enfermedades cutáneas.

En alguna parte de su juventud le apodaron Chancho Panza, por desaliñado y descuidado de su arreglo personal. A pesar de su carácter este mote le agradó.

Muy joven, a los 26 años, el Che se sumó a las filas de rebeldes guatemaltecos que combatían contra la Infantería de Marina de Estados Unidos.

Posteriormente se traslada a Cuba, donde conoce a Fidel y a Raúl Castro y se une a su lucha. Su valor y entereza y el que haya sido herido en más de una ocasión, lo hicieron merecedor al nombramiento de Comandante.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana, el Che Guevara asume un papel preponderante en el nuevo gobierno encabezado por Castro. Llegaron a considerarlo como segundo de abordo en importancia.

Ocupó el cargo de ministro de la Industria y fue elegido presidente del Banco Nacional de Cuba.

Ernesto Guevara, en su papel de ministro visitó la Unión Soviética y fomentó el establecimiento de las relaciones bilaterales. Sin embargo, con el paso del tiempo se desilusionó del “socialismo soviético”, acusando a la URSS de “vender su ayuda a las revoluciones populares”.

No creía en el éxito de la política económica de la Unión Soviética y fue uno de los primeros en predecir y argumentar teóricamente el colapso del “socialismo real” y el retorno de aquel país al capitalismo. Para 1965 comentaba en público los aspectos en los que discrepaba de las autoridades soviéticas, sobre todo, la política de la URSS respecto a los países en vías del desarrollo.

Más tarde renunció a la nacionalidad cubana y desapareció de la vida pública. Se le vio en diferentes países africanos, donde se dedicaba a preparar terreno para estallidos revolucionarios.

En abril de 1967 el Che con su destacamento regresó a Bolivia, donde apoyó la sublevación armada de los mineros. Se disponía a extender la llama de la lucha revolucionaria a Argentina y a Perú. Sin embargo, el 8 de octubre Guevara fue herido y capturado por el Ejército boliviano en colaboración con la CIA.

Al día siguiente del interrogatorio fue ejecutado de manera clandestina y sumaria en el pueblo de Higuera. Pero fue hasta junio de 1997 que se localizó su tumba.

Fue enterrado en la pista de despegue y aterrizaje de un aeródromo. Sus restos fueron llevados al mausoleo situado en la ciudad cubana de Santa Clara.

Columnas recientes