Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Eunucos

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

29/10/2012

alcalorpolitico.com

Hasta la fecha, en Veracruz, son varios los notarios públicos de carrera que siguen profiriendo ácidos recordatorios maternos contra el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán por el arranque populista del ex mandatario, quien al final de su sexenio decidió incrementar desmesuradamente el número de fedatarios.
 
“Ahora hay más notarios que taxistas”, es la frase irónica con la que algunos de estos profesionistas afectados todavía suelen recriminar dicho exceso del ex gobernador, criticado duramente también por haber liberado durante el último año de su administración miles de concesiones para esta modalidad de transporte público, lo que a decir de antiguos permisionarios devaluó la inversión y prestación del servicio de taxis.
 
En el caso de las Notarías, la administración de Herrera Beltrán las incrementó de 196 a 308, saturando no sólo las principales ciudades del estado sino autorizando además la apertura de otras nuevas en pequeñas municipalidades cuya población es menor a la que exige la ley por cada fedatario.
 
Existen casos de municipios como el de Emiliano Zapata, donde hasta antes de 2010 no había ningún notario y ahora existen cuatro.
 
Pero Herrera Beltrán no ha sido el único ex gobernador severamente criticado por la creación y asignación de Notarías. Es más, éste tipo de prácticas no es privativa de gobernantes de filiación priista sino que también ha involucrado en sendos escándalos a mandatarios estatales del PAN y PRD.
 
En febrero de 2008, por ejemplo, al concluir su administración, el gobernador perredista Lázaro Cárdenas Batel aumentó de 138 a 163 las Notarías en Michoacán, ello sin contar las sustituciones por deceso o retiro voluntario del notario titular y los cambios de residencia.
 
En febrero de este año, el gobernador michoacano Leonel Godoy, también del PRD y sucesor de Cárdenas Batel, igualmente fue muy criticado al crear cinco nuevas Notarías y asignarlas a amigos y ex colaboradores, entre ellos dos ex procuradores de Justicia del estado implicados por la PGR con el narcotráfico tras el “michoacanazo”, el operativo ejecutado por las fuerzas federales en mayo de 2009.
 
En Jalisco, el gobernador saliente Emilio González Márquez, tercer mandatario estatal emanado del PAN, pretende repartir 40 licencias para nuevos notarios entre sus amigos y conocidos, con lo cual ese estado contaría con más fedatarios en el país.
 
En la lista de los presuntos beneficiados por González Márquez aparecen el ex secretario general de Gobierno y ex candidato del PAN a gobernador, Fernando Guzmán; el procurador de Justicia, Tomás Coronado Olmos, y el presidente del Tribunal de Justicia, Celso Humberto Rodríguez González, entre otros, quienes supuestamente no cumplen con los requisitos de ley.
 
En Jalisco no se suscitaba un escándalo similar desde la administración del gobernador interino Carlos Rivera Aceves, del PRI, cuando se vendieron licencias en 300 mil pesos o más, “dependiendo de la zona”.
 
Algunos notarios de la zona metropolitana de Guadalajara, al igual que los de Xalapa, se quejan de que ante el aumento de los fedatarios han tenido que reducir al máximo sus gastos operativos, despedir a empleados o conseguir buenos contratos para garantizar los ingresos.
 
Pero a pesar de esta situación, allá, al igual que acá, aún hay notarios que se dan el lujo de procesar miles de escrituras al mes y tienen en sus despachos un ejército de colaboradores o secretarias. Son fedatarios muy bien relacionados en las altas esferas del poder. Uno de esos casos es el de Enrique Alfaro Anguiano, ex rector de la Universidad de Guadalajara y padre del ex candidato al gobierno de Jalisco por el Partido Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez.
 
Algunos fedatarios jaliscienses afirman que si no se es tan influyente entonces deben dar una iguala de 500 pesos o más por cada escritura que se trabaja.
 
Los inconformes sostienen que durante las administraciones de Francisco Ramírez Acuña y de Emilio González, ambos del PAN, Jalisco superará al Distrito Federal y a Nuevo León en el número de fedatarios por habitantes. En el directorio del Colegio de Notarios hay 323 afiliados, es decir, uno por cada 21 mil habitantes. La Ley del Notariado indica que para la zona metropolitana de Guadalajara debe existir un notario por cada 30 mil ciudadanos y en el resto de los municipios uno por cada 20 mil.
 
Tanto en la Perla Tapatía como en la capital veracruzana existe gran irritación entre los notarios de carrera por el incremento desmesurado del número de fedatarios.
 
Pero hasta la fecha, en Veracruz, ninguno de los afectados ha tenido el valor de impugnar legalmente el proceso de asignación como en cambio sí lo hicieron en Tabasco.
 
Y es que el pasado viernes 26 se dio a conocer que la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidó la asignación de 13 notarías públicas en esa entidad decretada en diciembre de 2006 por el ex gobernador priista Manuel Andrade Díaz, incluida una que fue otorgada a su hermano Darwin Andrade.
 
Por unanimidad de votos, la Segunda Sala de la Corte resolvió que el concurso celebrado previo al otorgamiento de las Notarías estuvo viciado de origen, entre otras razones porque en dicho certamen participaron y ganaron tanto la esposa del presidente del jurado calificador como la secretaria del propio jurado.
 
La Corte amparó al abogado Jorge Arturo Pérez Alonso y determinó que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) de Tabasco deberá dictar una sentencia en la que declarará nulo todo el procedimiento que culminó con la asignación de las fiats que permiten el ejercicio de la función notarial.
 
“La protección Constitucional debe otorgarse para el efecto de que el TCA deje insubsistente la resolución reclamada, y dicte una nueva en la que declare nulo el examen de suficiencia de la función notarial, los actos derivados de éste y, en consecuencia, el procedimiento de designación de notarios combatido por el accionante”, dice el fallo de la Segunda Sala, en el cual se agrega que quedará a juicio del TCA resolver si se ordena reponer todo el procedimiento, o si solo se cancela.
 
En su sentencia original, dictada en abril de 2010, el tribunal contencioso sólo había ordenado revocar las notarías de Darwin Andrade, Huri Trujillo Peregrino, esposa del presidente del jurado, y Beatriz Plata Vázquez, secretaria del jurado, que eran las personas sobre las cuales se concentraban los conflictos de interés. Pero la Corte consideró nulo todo el procedimiento, afectando incluso a los ganadores de buena fe, pues no hay certeza alguna de que el jurado calificó los demás exámenes de manera imparcial.
 
La Ley del Notariado de Tabasco indica que para ser notario público es indispensable acreditar que se pasó el examen de suficiencia respectivo.
 
Pero en Veracruz, según se ve, los notarios inconformes sólo son buenos para impugnar en las mesas de café. No tienen los mismos huevos de caguamo que los tabasqueños.
 
BUGANZA, ¡DIEZ!
 
El que dicen que anda con una sonrisota de oreja a oreja es el secretario general de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón.
 
Y no es para menos: la Auditoría Superior de la Federación le acaba de poner tremenda estrellota al concluir en su dictamen que la SEGOB es la única dependencia estatal que salió sin observaciones en la revisión de la Cuenta Pública 2011.
 
En este caso, por la pulcritud de su manejo administrativo, Buganza bien puede decir que el León que le maneja sus finanzas sí es como lo pintan.

Columnas recientes