Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Hermanos y hormonas

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

04/12/2012

alcalorpolitico.com

En Veracruz han sido pocos los gobernadores que a la hora de tomar decisiones administrativas o político-partidistas no tuvieron que batallar con la presión de los hermanos o de las hormonas.
 
De los gobernantes más recientes, por ejemplo, don Fernando Gutiérrez Barrios (1986-1988) y Patricio Chirinos Calero (1992-1998) lograron salir inmunes de ese tipo de situaciones porque no tenían parientes con ese grado de familiaridad y, además, ambos en la plenitud de su madurez emocional y cronológica, siempre cuidaron de ser respetuosos y fieles a sus respectivas esposas.
 
Ahora, el gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien apenas acaba de concluir el segundo año de su administración sexenal, está por ser sometido a este tipo de tentaciones.
 
El proceso electoral local de julio de 2013, en el que se renovarán las 212 alcaldías de Veracruz y las 30 diputaciones de mayoría relativa del Congreso estatal, será una importante prueba para el titular del Poder Ejecutivo del estado y líder nato del priismo veracruzano.
 
De su ejemplo dependerá que sus subordinados, ediles priistas y dirigentes formales de su partido tampoco se dejen llevar por este tipo de influencias y pasiones al momento de seleccionar a sus candidatos a los ayuntamientos y a la Cámara de Diputados.
 
En Xalapa, por ejemplo, el Comité Directivo Municipal del PRI está acéfalo desde hace dos semanas. En un acto de dignidad, luego del saldo adverso para el partido tricolor en la reciente elección federal en la capital del estado, la señora Diana Santiago Huesca decidió renunciar a la presidencia del CDM desde el 22 de noviembre pasado ante las presiones que comenzó a recibir desde el Palacio Municipal.
 
Sin embargo, ha trascendido que la sucesión en la dirigencia priista de Xalapa está detenida porque del Palacio de Gobierno de enfrente habrían vetado a la candidata propuesta desde la oficina principal del Ayuntamiento para suplir a la señora Santiago Huesca.
 
De esta situación se ha mostrado totalmente ajeno el diputado local Américo Zúñiga Martínez, quien se presume será el candidato del PRI a la presidencia municipal el año entrante.
 
El panorama no pinta nada bien para el Revolucionario Institucional en la elección local de 2013. Después de los traumáticos comicios federales de este año, el priismo xalapeño prácticamente quedó en estado de shock.
 
El pasado 29 de noviembre, en el auditorio “Jesús Reyes Heroles” del Comité Directivo Estatal del PRI, rindió protesta el nuevo comité municipal de la asociación Fortaleza y Honestidad por Veracruz, el cual quedó encabezado por Ignacio Sánchez Palmeros. Pero en este acto no se distinguió a nadie de la dirigencia priista de Xalapa. La ceremonia corrió a cargo del secretario general adjunto a la Presidencia del CDE, Manuel Ramos Gurrión, representante personal del dirigente estatal Erick Lagos Hernández, así como por el líder en la entidad de esta asociación, Eduardo Sagrero Béjar.
 
En contraste, los aspirantes de la oposición a la alcaldía de Xalapa –Abel Cuevas Melo, del PAN, quien aún despacha como delegado estatal de la Sedesol; y la señora Dulce María Dauzón de Méndez, dueña de una cadena de panaderías en la capital veracruzana, quien por su esposo, el ex alcalde y ex priista Armando Méndez de la Luz, se desempeñó primero como presidenta del DIF local y luego, de 2007 a 2010, fue regidora por el desaparecido partido Convergencia–, han intensificado su presencia con entrevistas promovidas en distintos medios de comunicación y a través de decenas de anuncios espectaculares colocados en varios puntos de la ciudad.
 
El anticipado activismo de Cuevas Melo y la señora Dauzón, al parecer, tendría que ver con la iniciativa que un grupo de ciudadanos xalapeños y de líderes del PAN y PRD viene planteando para postular a la alcaldía a un candidato común por la oposición, el cual se definiría por encuesta.
 
Los promotores de este proyecto aliancista están convencidos que, de prosperar, en Xalapa volverían a recetarle tremendo nocaut electoral al PRI en julio de 2013, así postule el partido tricolor al candidato más popular y carismático.
 
Sin embargo habrá que esperar la reacción del gobernador Duarte y del priismo empoderado con el arribo de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, aunque el mexiquense en su discurso de toma de posesión, en la conformación de su gabinete y en la firma del Pacto por México con las dirigencias nacionales del PRI, PAN y PRD, se ha ostentado como un “Presidente democrático” y, por ende, sin fobia a la pluralidad.
 
OTRO JAROCHO
 
José Antonio González Anaya, nativo del puerto de Coatzacoalcos, fue el primer veracruzano designado en el equipo del presidente Enrique Peña Nieto. El primo del ex alcalde y ex diputado federal porteño Rogelio Lemarroy, fue colocado en el gabinete ampliado como director general del IMSS.
 
Ayer fue dado a conocer el nombramiento de otro veracruzano en el gabinete peñista. Se trata de Fernando Aportela Rodríguez, quien fue nombrado subsecretario de Hacienda y Crédito Público.
 
Aportela, quien es muy cercano al titular de la SHCP, Luis Videgaray Caso, se desempeñó como subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Finanzas y Planeación durante la administración del gobernador Miguel Alemán Velasco (1998-2004), al lado del cordobés Juan Amieva Huerta.
 
Por ello, Aportela era candidateado para sustituir a Tomás Ruiz González en la Sefiplan, en caso de que el secretario duartista se incorpore al nuevo gobierno federal.
 
Pero el ex funcionario alemanista ha quedado en una posición envidiable con Videgaray, el hombre fuerte de Peña.

Columnas recientes