Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Sousa: la otra versión

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

10/12/2012

alcalorpolitico.com

El pasado viernes 7, en este espacio periodístico, abordamos el caso del litigio por la custodia de los hijos trillizos, de siete años de edad, del señor Alfredo Sousa de Diego y de su ex esposa Sonia Beatriz Lorenzo Hernández.

Este hecho, que debería pertenecer al ámbito de la vida privada, se tornó público ya que la madre de los niños Alfredo, Santiago y Rodrigo Sousa Lorenzo, en una carta abierta publicada el jueves 6 en el diario capitalino “Reforma” y dirigida al nuevo Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, acusa a su ex marido y al padre de éste, Everardo Sousa Landa, secretario de Desarrollo Económico del gobierno del estado de Veracruz en la administración del gobernador Miguel Alemán Velasco (1998-2004), de haberse valido de su influencia y poder para intentar despojarla de la custodia legal de sus hijos.

La señora Lorenzo, quien dijo ser “una mujer trabajadora” que vive “honrada y modestamente”, expuso en su carta que “en los últimos años he librado una dura batalla legal en contra del padre y del poderoso y acaudalado abuelo paterno de mis menores hijos, los señores Alfredo Sousa de Diego y Everardo Sousa Landa”, viéndose “obligada a resistir una inmodificable e injusta decisión: quitarme a mis tres preciosos hijos.” La agraviada refiere que este conflicto inició en 2007, “cuando sorpresivamente mis niños fueron sustraídos de su hogar y ocultados”.

Sin embargo, este sábado 8 el señor Sousa de Diego nos hizo llegar su versión que difiere totalmente de la difundida por la madre de sus hijos. El texto enviado dice literalmente:

“Soy asiduo lector de su columna en la que el pasado 7 de diciembre (…) hace usted una serie de señalamientos sobre mi persona, que me obligan y le ruego me permita hacer las siguientes precisiones:

–“Mi padre, el ingeniero Everardo Sousa Landa no se encuentra inmerso en un escándalo judicial. Él es ajeno a los procedimientos que un servidor sigue en contra de la señora Lorenzo Hernández.

–“Tampoco su servidor está inmerso en un escándalo judicial, puesto que cuando los procedimientos se han apegado a derecho no hay escándalos. Las autoridades han actuado conforme a derecho y en cumplimiento a mandatos de jueces y magistrados. Lo escandaloso sería, en todo caso, que no se aplicara la ley o que se inhibiera la acción de la justicia con base en publicaciones.

–“La detención de la señora Lorenzo Hernández no puede ser, como menciona, ‘presuntamente arbitraria’, pues está sustentada en una orden judicial, luego de que la inculpada Señora Lorenzo perdió una serie de amparos, como se detallará a continuación.

– “La actual situación jurídica de la señora Lorenzo se deriva de la resolución que expidió el 5º Tribunal Federal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito para que se me restituyeran a mis menores hijos. Esta resolución se complementó con la orden del juzgado 5o de Distrito de Amparo que ordenó textualmente al Ministerio Público: ‘cite a Sonia Beatriz Lorenzo Hernández, en fecha y hora determinada y esta última, presente a sus menores hijos de nombres Alfredo y Santiago, ambos de apellidos Sousa Lorenzo y los entregue al quejoso ALFREDO SOUSA DE DIEGO’.

– “La Señora Lorenzo, lejos de cumplir con esta orden ocultó a mis hijos, poniendo en peligro su integridad, formación y educación y se constituyó el delito de retención de menores.

–“Ni un servidor ni mi familia gozamos de poder político ni influencias, como se afirma. De lo único que gozamos es de la razón y de la verdad, mismos que hemos hecho valer a través de los tribunales para salvaguardar nuestras garantías. Así lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo.

–“La señora Lorenzo afirma ser una mujer trabajadora que vive honrada y modestamente. Sin embargo, y sin ahondar en los temas de fama pública que podrían desmentir tal afirmación, me limito a señalar que publicó un desplegado en un medio de comunicación nacional cuyo costo es superior a los cien mil pesos, y que es representada legalmente por el despacho Zinzer, Esponda y Gómez Mont, del cual forma parte el ex secretario de Gobernación Fernando Gómez Mont, uno de los despachos más caros del país, según es del dominio público. Al menos el discurso de la modestia se viene abajo con estos hechos.

–“Señalo también que, si hubo posibilidad de abusar de influencia como la señora afirma, no hubiera sido de nuestra parte, sino de aquellos que ostentaban la moralmente dudosa dualidad de litigantes y, en su momento, funcionarios públicos. Esa arrogancia y abuso de poder los llevaron a cometer atropellos en contra, no ya de mí, sino de mi familia. Reitero: en ese momento nos defendimos como procede: con la ley la que, por cierto, nos dio la razón.

–“La señora Lorenzo dirige un escrito al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera pretendiendo hacer político un asunto que es de carácter judicial. Sólo quien no cree en el derecho, que está acostumbrado al capricho y a la componenda, puede pedir públicamente que éste se viole. Los escritos propios de un proceso judicial se dirigen a los jueces, no a los gobernantes ni a los medios de comunicación.

–“Afirma que fue ‘colocada por la fuerza en los separos’, aunque la realidad es que quien comete un delito está siempre expuesto a que se le aplique la ley, en este caso, la ejecutoria de una orden de aprehensión ante la pretensión de ignorar la orden de un juez Federal para devolverme a mis hijos y, entonces sí, cumplir ‘con el orden natural’ y, agregaría, legal.

–“Lorenzo Hernández asegura estar incomunicada, sin embargo, desde su ‘incomunicación’ dirigió un desplegado al jefe de Gobierno del Distrito Federal que publicó en diversos medios de comunicación, concedió un par de entrevistas y tuvo la posibilidad de contactarle a usted: uno de los más importantes y respetados columnistas del estado de Veracruz. La afirmación es, pues, o una nueva fantasía o bien una incomunicación bastante sui generis.

“Raymundo: todo ciudadano tiene el derecho a promover su defensa jurídica. En este caso no me mueve otro interés que proteger a mis hijos, cuyo paradero se desconoce y otorgarles la mejor formación y el mejor ejemplo para su desarrollo. Considero que el género no concede presunción de inocencia a nadie: no en un país de leyes. Siempre he sido y seré respetuoso de las leyes y de las instituciones. Este caso no será la excepción.”

Tan, tan.

Columnas recientes