Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Fijan política comunicativa

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

31/01/2013

alcalorpolitico.com

En principio, me ha parecido bien, como ciudadano y como periodista, que el gobierno federal haya fijado desde el arranque cuál va a ser su política informativa por cuanto hace a los hechos de violencia en el país, para que los mexicanos sepamos qué esperar. Lo acaba de hacer y ahora será cuestión de ir comprobando en los hechos que se cumpla.
 
El viernes, mañana hará una semana, el subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación, Eduardo Sánchez, dijo que el gobierno federal no hará apología de la violencia ni exaltará a la delincuencia, aunque precisó que no dejará de informar a la ciudadanía respecto de los sucesos que tienen que ver con la seguridad pública.
 
Dejó claro que será información oportuna, veraz y con datos duros, pero dijo que se buscará que no se constituya en sí misma una exaltación de la delincuencia o una apología del delito, que constituyan un paradigma, un ejemplo a seguir por parte de los jóvenes. “La información va a ser oportuna, veraz y deberá contener datos duros que nos permitan formar un criterio o un juicio a partir que como ciudadanos se nos proporciona”.
 
(Ayer en la columna de Francisco Garfias, en Excelsior, se comenta que en la reciente plenaria del PRI y el PVEM, testigos presenciales de la sesión celebrada a puerta cerrada contaron que Miguel Osorio Chong, secretario de Gobernación, habló de la determinación del gobierno de Peña Nieto de dejar a un lado las “presentaciones indiscriminadas” de capos de las drogas y las cifras “mediáticas”, para dar paso a acciones concretas. “En corto tiempo va a haber resultados, hay una estrategia [de combate al crimen organizado]. No puede ser pública, por razones obvias”, explicó.)
 
El mensaje me parece claro, muy claro y por eso no estoy de acuerdo con la reacción inmediata de la oposición, que en voz del presidente de la Comisión de Justicia del Senado, el panista Roberto Gil Zuarth, reprobó la nueva política comunicativa diciendo que lo que se pretende es ocultar datos sobre el fenómeno. No lo entiendo así.
 
Me parece fundamental que en un país, en un sistema y en un gobierno que han venido haciendo de la opacidad el pan nuestro de cada día, tratando de ocultar o de maquillar los hechos que no se pueden ocultar ni maquillar porque la población los vive en directo todos los días y cuando existe ahora un poderoso instrumento de comunicación que se llama las redes sociales, se nos diga qué se va a hacer.
 
Un gobierno no se gana la confianza ni la credibilidad ciudadanas tratando de ocultar los hechos, y, por el contrario, se gana el respeto si dice las cosas tal cual son, por muy duras o crudas que sean, que permitan dimensionar la verdadera magnitud de la situación que se vive, para actuar en consecuencia.
 
Se nos está ofreciendo información no sólo oportuna sino veraz, que ya es mucho, pero si contiene incluso los datos duros será mejor porque, en efecto, como dijo el subsecretario Eduardo Sánchez, nos permitirá formarnos un criterio o un juicio de cuál es la realidad que estamos viviendo e incluso eso puede llevar hasta la toma de conciencia de la necesidad de apoyar al gobierno en su lucha y combate para que al menos disminuya la violencia.
 
Lo que me parece bien, igualmente, es que la declaración del funcionario refleja que no se está actuando improvisamente y que se calculó bien qué se busca en la materia. Me parece acertado que el gobierno federal tenga diseñada una estrategia de comunicación sobre los hechos de violencia y, claro, al tener un instrumento ad hoc sabe desde un principio qué quiere, que va a hacer o cómo le va a hacer.
 
“Los delincuentes son personas antisociales que deben ser vistos por el público y sobre todo por los jóvenes como eso, como personas antisociales que están quebrantando la ley y que su actividad es castigada por la ley”.
 
La burra no era arisca, la hicieron a palos
 
Al concluir el sábado pasado el aquelarre entre senadores y la dirigencia nacional priista que durante tres días tuvo lugar en Nuevo Vallarta, Nayarit, se anunció que se reforzará el trabajo de la dirigencia nacional y de los propios legisladores en nueve de los 14 estados donde habrá elecciones este año, Veracruz uno de ellos.
 
Fue la propia secretaria general del CEN del PRI, la yucateca Ivonne Ortega, quien expuso que tanto la dirigencia como los legisladores tendrán presencia en Coahuila, Veracruz, Aguascalientes, Durango, Tlaxacala, Zacatecas, Chihuahua, Hidalgo y Quintana Roo. Llama la atención que en concreto se haya mencionado sólo esas entidades y no se haya dicho que será en general en todos los estados donde habrá comicios.
 
Por su parte, el martes, en el marco de la inauguración de la Segunda Reunión Plenaria de diputados federales del PRI, su presidente César Camacho Quiroz expresó que no necesitan nada especial ni apoyos para ganar. “Las 14 elecciones se antojan complicadas y competidas, pero el PRI y sus aliados no necesitan ninguna condición favorable para triunfar. Nosotros lo vamos a lograr por postular gente competente, gente capaz, gente identificada con los electores, pero postular también programas, ideas y proyectos que no sean sino la expresión local de la política nacional”.
 
Sin duda, eso mismo obligará a las dirigencias estatales, incluida la de Veracruz, a aplicarse a fondo tanto para la selección de candidatos como en el trabajo proselitista, de ahí que se vea difícil que sean postuladas personas que no garanticen el triunfo, sólo por recomendación o amiguismo o compadrazgo, y eso explica también porque hasta ahora nadie tiene segura ninguna candidatura, hasta que no demuestre plenamente que tienen los méritos suficientes.
 
Ahora sí, ahí viene Alianza Generacional
 
Se sabe que será el próximo 16 de febrero cuando el senador Héctor Yunes Landa celebre la comida anual de su Alianza Generacional, que será en el World Trade Center de Boca del Río, un convivio que costará 200 pesos la entrada a quienes deseen participar, ágape en el que se tiene prevista la presencia del gobernador Javier Duarte de Ochoa y de la dirigencia estatal tricolor, un acto que se espera concurrido pues cual más irá a tratar de ver si puede amarrar o asegurar alguna candidatura.

Columnas recientes