Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

•Más dudas sobre Pemex • Plazas y sindicatos

Campos Eliseos

Por: Katia D'Artigues

06/02/2013

alcalorpolitico.com

Las respuestas son, hasta ahora, muy pocas: un gas (que no sabemos cuál es), se acumuló ( no sabemos de dónde vino, en qué cantidad y menos cuánto tardó en acumularse), estalló (quizá) por una chispa que podría haber venido de un foco conectado a un cable que estaban usando tres trabajadores de la empresa Copicosa que daban mantenimiento a los pilotes.

Eso es, en apretado resumen, lo único que sabemos sobre la explosión del edificio B2 de la Torre de Pemex, según una (difusa) conferencia de prensa que fue dada la noche del lunes. Quedan muchas más preguntas que respuestas. Jesús Murillo Karam ha dicho que todas deben responderse y que no parará hasta que así sea… Lo más pronto que pueda (sin fecha comprometida). Contribuyo con algunas de ellas:

¿De dónde vino el gas? ¿Qué cantidad provocó tal explosión? ¿En qué tiempo se “acumuló”, si llevaban los trabajadores ahí laborando desde un día antes y ese mismo día desde las ocho de la mañana? ¿Podía el gas estar presente ahí sin provocar ningún síntoma (mareo, vómito, desmayo, por ejemplo) y se detonó con la chispa del cable que se había utilizado todo el día?

¿Qué dicen las autopsias de los tres hombres que murieron en el cuadrante 39? ¿Murieron quemados, por asfixia, por golpes? ¿Había restos de gas —y cuál— en sus pulmones?

¿Qué clase de seguridad industrial hay en Pemex? ¿Sabían que cuesta alrededor de 2 mil pesos un sensor de gas metano con todo y alarma? ¿El gas venía del pequeño edificio aledaño? ¿Por qué no olía a gas si por norma debe tener el odorífero?

¿Después de la explosión, quién le cerró a la llave de la fuga, si es que fue fuga? ¿Desapareció como por arte de magia? Si es así (lo de la magia), por favor chéquenlo otra vez antes de que regresen a los trabajadores a laborar a esas instalaciones de Pemex, ¿no? Si no sabemos de dónde vino el gas, ni en cuanto tiempo se acumuló, ¿no es un poco prematuro? Si hay gas en el subsuelo, ¿cuál es la fuente? ¿Hay petróleo o gas debajo de Petróleos Mexicanos? ¡¡Ya sé!! ¿Quizá un gigantesco dinosaurio que se pudre ahí debajo y emite gas metano?

¿Ya hay en marcha investigaciones y de cuántas cuadras a la redonda? ¿Se llevarán a cabo estudios de suelo y de cuánto a la redonda? Lo digo por aquello de que una de las fuentes posibles de gas es algo así como enorme: “el subsuelo”, una palabra que me abisma y me da más miedo que un atentado porque, entonces, ¿significa que vivimos en una bomba de tiempo?


A menos de que el subsuelo sea a Petróleos Mexicanos lo que el colchón a Paulette…


#Que alguien me explique. México es una nación de contrastes, o más bien, de contrasentidos. Entiendo que quizá no es el mejor momento, ante la tragedia en la Torre de Pemex y los 37 trabajadores muertos en ella, pero la pregunta inevitable surge.

¿Cómo es posible que ante un sindicato como el magisterial —con razones obvias, deseables— se haga todo por impedir que haya plazas heredadas y que otro, el de Petróleos Mexicanos, anuncie sin que nadie diga nada que ya se están llevando a cabo los trámites necesarios para que los trabajadores muertos en la tragedia hereden su plaza a sus hijos?


Dice la máxima del sentido común —aplicada no sólo a la zoología— que si es camina, vuela, nada y hace como pato, pues es un pato. Pero El Vaticano, digamos, no está de acuerdo.

Y es que acaban de “aceptar” la realidad de que existen uniones homosexuales (ohhh), pero se rehúsan a que sean llamados… “matrimonios”. Además de que bueno, parece que también tienen serios problemas para contar.

El problema, al parecer es la palabra, punto. Prefieren que se llamen “convivencias no familiares”.

Para dejarlo más confundido, le cito a Vicenzo Paglia, presidente del Consejo para la Familia del Vaticano:

—El matrimonio implica amor conyugal y capacidad de procreación. De otra manera, si cincohombres se tienen afecto entre ellos, ¿hacemos un matrimonio? El problema es evitar la Babel, después perdemos todos si con la Babel no entendemos más nada.

¿Entendió?


Las cosas se pondrán calientes hoy en el IFE. Y es que tras posponerlo durante una semana (para investigar más), hoy sí discutirían el caso del rebase de topes de campaña de las campañas presidenciales.

Recuerde que -según la Unidad de Fiscalización de ese instituto-sólo la campaña de Andrés Manuel López Obrador habría rebasado, Peña Nieto se quedó en safe y el PAN incluso habría caído en el subejercicio, por así decirlo, que tanto se le criticó durante su gobierno.

El tema es complejo, especializado, de pro-rrateos y demás, pero ayer tras escuchar a Xavier Garza, secretario de Finanzas del PRD explicar cómo ciertas gorras promocionales se tomaron como con costo de un centavo (en la campaña de Enrique Peña Nieto) a 1 peso (en la campaña de Andrés Manuel López Obrador)...

Por lo pronto, los partidos de izquierda ya anunciaron que hoy pedirán la remoción de Alfredo Cristalinas, titular de esa Unidad de Fiscalización.


Es, hasta cierto punto, una pena que Jorge Hank Rhon no vuelva a ser candidato a la gubernatura de Baja California por el PRI. Lo digo en serio: pocos personajes más mmm... pintorescos que él (ok, muchos otros adjetivos también le aplican).

¿Quién puede decir que tiene un chaleco de pene de burro en su closet? Pues él. ¿Quién puede presumir, cual si fuera baraja de cartas, las fotos de sus 19 hijos con 4 mujeres diferentes, uno de ellos llamado Lobo? ¿Quién dice que su bebida favorita es un tequila que tiene, entre muchos otros ingredientes un pene de tigre?

Pues él....

Fernando Castro Trenti ganó la disputa interna en el PRI. Es diputado federal y más cercano a Manlio Fabio Beltrones.


Premio al peor chiste. Para Jesús Murillo Karam en plena conferencia de Pemex. En plena conferencia al discutir el hallazgo de una maleta misteriosa (tratada con todo el sigilo necesario no fuera ser que explotara) dijo:

--Lo único que encontramos en la maleta es lo más peligroso para el hombre: cosméticos de mujer.


Ellos lo dijeron:

--Las decisiones sobre la selección de funcionarios mexicanos corresponden únicamente al gobierno mexicano: William Ostick, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos. Esto tras que The New York Times publicó un día antes que sí comentaron, digamos, que no les gustaba el general Moisés García Ochoa como secretario de Defensa. ¿Pues qué querían que dijeran?

Columnas recientes