Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las implicaciones y efectos de la reforma educativa

La mirada de los otros

Por: Tomás Rodríguez Pazos

21/02/2013

alcalorpolitico.com

La reforma educativa, constitucional, ha generado ya antes de ser promulgada, posturas contrarias. Quienes están a favor ven en ella la recuperación de la rectoría del Estado y de la sociedad sobre el sector educativo; quienes la juzgan contraria a los intereses de los trabajadores acusan a la OCDE (La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) de presionar al gobierno mexicano para someter a nuevas regulaciones –inclusive salariales--. Por el impacto que tiene sobre 26 millones de alumnos de educación básica y normal, así como cerca de un millón y medio de docentes, vale la pena considerar las dos posturas.
 
Quienes la proponen y apoyan afirman:
  • El propósito de la reforma es elevar la calidad de la educación, pues sus resultados hasta hoy son cuestionables. 
     
  • Dado que el desempeño del maestro es un factor “relevante” del proceso educativo se establece “El Servicio Profesional Docente”.
     
  • Para evaluar el desempeño docente y los resultados del sector educativo se constituye el Instituto Nacional para la Evaluación, con carácter de organismo autónomo del Estado.
     
  • El Instituto evaluará, mediante un “sistema justo y técnicamente sólido”, para determinar el ingreso, promoción y permanencia de los docentes.
     
  • Como sustento a las medidas anteriores se conformará un sistema de Información y Gestión Educativa. En tanto, El INEGI tiene el encargo de contabilizar, para este año, el número de plazas y trabajadores del sector, pues hasta hoy se desconoce.
     
  • Como medidas complementarias deberá adecuarse el marco jurídico para: fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas; extender el esquema de escuelas de tiempo completo; y regular el tipo de alimentos que se expenden en las cafeterías escolares.
Quienes están en contra y la rechazan señalan:
  • La intención es minar las conquistas laborales, particularmente la estabilidad en el empleo.
     
  • La OCDE quiere imponer estándares internacionales en la formación de docentes y de alumnos.
     
  • Las ONG’S que apoyan la iniciativa quieren “privatizar” la educación pública y acabar con los maestros democráticos.
     
  • La evaluación con base en exámenes no es ninguna garantía para conocer el nivel del desempeño docente.
     
  • Las plazas magisteriales son de quienes las alcanzan y deben de ser definitivas, e inclusive, heredables.
     
  • La iniciativa de ley debe ser discutida por todos los sectores sociales, pero especialmente por los maestros.
Después de lo analizado, ¿Cuáles son las implicaciones y efectos de la Reforma Educativa?
 
A mi entender, las implicaciones son obvias: una vez promulgada la Reforma, la resistencia pacífica o violenta frente a la aplicación de la ley, tendrá que buscar acuerdos que garanticen los auténticos derechos de los trabajadores. Si el problema central estuviese en el concepto “permanencia” no debería ser motivo de escándalo la baja de un docente por un desempeño deficiente reiterado –pues se trata de una causal justificada de despido--. Si el problema es la confiabilidad de los exámenes, el nuevo Instituto deberá estructurar y dar a conocer un sistema evaluatorio que garantice la equidad de sus procesos e instrumentos.
 
Los efectos de la Reforma tendrán que medirse a mediano y largo plazo; mucho dependerá de la inteligencia y tolerancia de las partes involucradas para precisar en la ley secundaria los mecanismos éticos y técnicos de evaluación de los maestros –servidores públicos--. Entonces, los alumnos y la sociedad mexicana podrán aspirar a una educación pública de calidad.

Columnas recientes