Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Rejegos

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

22/02/2013

alcalorpolitico.com

El gobernador Javier Duarte de Ochoa está por calar la lealtad de algunos de sus colaboradores y alcaldes priistas que hasta ahora se siguen resistiendo a dejar la comodidad de sus secretarías de despacho o los palacios municipales para ir a hacer campaña como candidatos del PRI a partir del próximo mes de abril.
 
Validen o no los tribunales electorales la anulada alianza PAN-PRD, Duarte de Ochoa, como líder en turno del priismo veracruzano, ha decidido echar toda la carne al asador para ganar la mayoría de las 212 alcaldías y el control del Congreso del estado.
 
Por eso es que el mandatario estatal estaría pensando en mandar a su secretario de Desarrollo Social, Marcelo Montiel Montiel, para competir por la presidencia municipal de Coatzacoalcos.
 
Montiel, quien por diversos conductos le habría mandado a decir al jefe del Ejecutivo estatal que él se encuentra muy a gusto en su gabinete, ha pretendido imponer como candidato al diputado federal Joaquín Caballero Rosiñol, el único priista que ganó la elección federal de julio de 2012 en Coatzacoalcos gracias al apoyo de su padrino político.
 
Sin embargo, de acuerdo a las encuestas que ha mandado a hacer el CDE del PRI, Caballero no garantiza el triunfo electoral frente al ex priista Gonzalo Guízar Valladares, un ex diputado local que aparece muy bien posicionado en las preferencias electorales y que ahora sería postulado nuevamente a la alcaldía por el PAN vaya o no el partido blanquiazul en alianza con el PRD.
 
En el CDE del PRI y en Palacio de Gobierno tienen claro que para retener esa alcaldía que actualmente está en manos del ex montielista Marcos Theurel Cotero, el candidato debe ser el secretario de Desarrollo Social.
 
De ahí que no haya sido fortuito que hace a finales de enero el gobernador haya designado como subsecretario de la Sedesol a Vicente Benítez González, uno de los pocos duartistas químicamente puros que hace un año tuvo que renunciar a la Tesorería del estado tras el escándalo de los 25 millones de pesos confiscados en el aeropuerto de Toluca a dos empleados del gobierno estatal.
 
Benítez sería el candidato natural para suceder a Montiel en cuanto éste parta hacia Coatzacoalcos para intentar ganar por tercera ocasión consecutiva la alcaldía porteña.
 
En la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) se repite un caso similar al de Montiel con Adolfo Mota Hernández, otro priista que hasta ahora ha sido imbatible en su distrito electoral cuando ha participado como candidato.
 
Mota, por ejemplo, en la debacle del PRI en la sucesión presidencial del 2006, fue uno de los seis priistas veracruzanos que en esa ocasión logaron salir airosos en la contienda por la diputación federal.
 
Y, en el proceso federal de julio de 2012, el titular de la SEV fue el responsable de operar en el distrito de Coatepec para sacar la elección del diputado Fernando Charleston Hernández, ex subsecretario de Planeación de la Sefiplan y uno de los amigos más cercanos a la familia Duarte-Macías.
 
Para Coatepec, el gobernador sabe que no tiene mejor carta que Mota. Así lo confirman, además, todas las encuestas.
 
El problema es que al ex presidente del CDE del PRI, al igual que Montiel, tampoco se le ve muy interesado en chutarse otra campaña electoral y dejar la SEV que este año ejercerá más de 28 mil millones de pesos, casi el 30 por ciento del presupuesto de egresos del gobierno del estado, para ir a debatir al Congreso local.
 
El candidato para sustituir a Mota Hernández sería el actual Oficial Mayor Edgar Spinosso Carrera, muy allegado también al gobernador Javier Duarte, pues ha trascendido que el ex rector de la Universidad Veracruzana, Víctor Arredondo Álvarez, no habría aceptado la invitación para retornar a la misma Secretaría que ya ocupó el sexenio anterior en la administración del gobernador Fidel Herrera Beltrán.
 
El interés del doctor Arredondo estaría puesto en la Rectoría de la UV, la cual habrá de entregar Raúl Arias Lovillo dentro de seis meses, a finales de agosto próximo.
 
De los alcaldes priistas que no le sacaron al bulto y se preparan para contender por la diputación local destacan Alberto Silva Ramos, de Tuxpan; Alfredo Gándara Andrade, de Poza Rica, y Francisco Portilla Bonilla, de Córdoba.
 
Habrá que ver si aquellos secretarios de despacho que se rehúsan a dejar la comodidad de sus oficinas para irse a hacer campaña electoral se atreven a decirle que “no” a quien los designó.
 
CALIDAD MORAL
 
El gobernador Javier Duarte no pudo haber mandado a mejor emisario para rebatir a sus opositores que al secretario de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, quien ayer, en conferencia de prensa, reiteró que el jefe del Ejecutivo es respetuoso de la ley y que no ha intervenido ni intervendrá en las decisiones internas de partidos ajenos a él ni de otros poderes del estado.
 
Y es que Buganza, quien en la sucesión estatal de 2004 le fue regateado su presunto triunfo como candidato del PAN a gobernador en los tribunales electorales –pues el margen del cómputo oficial fue de casi 25 mil votos–, recordó a quienes cuestionan al Tribunal Electoral del Estado de Veracruz por haber revocado el registro de la “Gran alianza por ti”, que fue precisamente esta instancia jurisdiccional la que ordenó restituir en la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal del PRD a Juan Vergel Pacheco, luego de que grupos internos contrarios al dirigente perredista intentaron desconocerlo el año pasado.
 
En ese sentido, la interrogante del funcionario duartista es bastante válida. ¿O a poco sólo se vale aplaudir los fallos del TEEV cuando son favorables y a descalificarlos cuando se emiten en contra?

Columnas recientes