Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

PRI modifica estatutos

Por: Helí Herrera Hernández

25/02/2013

alcalorpolitico.com

[email protected]
Twitter: HELIHERRERA.es

Los compromisos públicos y privados que realizó como candidato Enrique Peña Nieto, relativos a permitir constitucionalmente la inversión privada en PEMEX, así como imponer IVA alimentos y medicinas está a punto de cumplírselos como presidente a los grupos de poder económico domésticos y extranjeros, que fueron los que financiaron sin restricción alguna su campaña dispendiosa a lo largo y ancho de la República Mexicana.

Se comprometió primero a modificar los estatutos de su partido que prohibían ambas cosas, para de esa forma actuar congruentemente con la declaración de principios y programa del Revolucionario Institucional e impulsar, de esa manera, las modificaciones al marco legal constitucional, cerrando las puertas a cualquier recurso que los opositores a semejantes proyectos quisieran interponer.

Por eso los dirigentes nacionales del partido tricolor se apresuraron a convocar a la XXI Asamblea Nacional a celebrarse el próximo sábado y domingo, y a instalar cuatro mesas temáticas los días viernes 22 y sábado 23 de febrero que discutieran sobre dichos temas, y sus resolutivos los votaran el 3 de marzo en la plenaria.

Como suele ocurrir en ese partido político, las propuestas del Presidente de México, cuando éste es militante de su partido, fueron aprobadas por las cuatro mesas temáticas instaladas tanto en el Word Trade Center y en el centro de negocios BANCOMER, y solo falta que los delegados a la Asamblea Nacional lo ratifiquen el próximo domingo 3 de marzo ante la presencia del Presidente, y luego sean presentadas como iniciativas de los grupos legislativos de ese partido en el Congreso de la Unión, que no me cabe la menor duda será en este mismo año.

¿Qué fue lo que aprobaron los priístas en estas cuatro mesas entre el pasado viernes y sábado?

1.- Flexibilizar los esquemas de participación económica en algunas etapas del proceso productivo de PEMEX, que no es otra cosa que la autorización legal para que inversionistas privados domésticos, pero principalmente extranjeros –los grandes trusts que controlan la petroquímica en el mundo como Exxon, Standard Oil, Chevron, etc- puedan invertir en petróleos mexicanos bajo esquemas totalmente favorables para ellos. (Ver mi artículo publicado en este mismo espacio ¿PEMEX: PESOS O IDEOLOGIAS? De hace 15 días), y las enormes ganancias llevárselas a sus países de origen generándole una sangría a la hacienda pública.

2.- IVA a alimentos y medicinas, bajo el esquema de una reforma hacendaria integral que propicie el aumento de la productividad de la economía, según afirma el líder nacional tricolor César Camacho, como si ese golpe a los grupos más vulnerables de la sociedad fuera el único para generar dicho efecto, pero nada dicen de los industriales, empresarios, banqueros e intermediarios financieros a quienes el gobierno federal, sea del PRI o del PAN, les viene devolviendo cientos de miles de millones de pesos en impuestos año tras año.

3.- Candidaturas externas y quitan candados: El líder nacional de ese partido afirmó en rueda de prensa que se quitaron los candados para ser candidato a Gobernador y Presidente de la República, que establecían que era necesario un cargo de representación popular, habilitando a partir de la aprobación por los delegados a la asamblea nacional a cualquier mexicano que desee postularse y serlo sin necesidad de ello. Asimismo abren las puertas a ciudadanos sin partido para que se postulen por el PRI como candidatos externos a cualquier cargo de elección popular, suprimiendo la condicionante que solo los militantes tricolores podían hacerlo.

Abren la posibilidad también para que si un priísta desea contender por otro partido político lo haga, sin recibir castigo alguno, pudiendo regresar a su partido en el momento que lo desee.

Estas modificaciones aprobadas por las cuatro mesas temáticas nacionales, y que se pondrán a discusión y aprobación los días 3 y 4 de marzo, cosa que sucederá sin ningún problema, representan el doble discurso de los dirigentes y funcionarios emanados del Partido Revolucionario Institucional, que como candidatos prometen mil cosas de hacer o de no hacer, pero que ya en el cargo ejecutan acciones contrarias al compromiso empeñado, como es el caso del IVA a los alimentos y medicinas.

Si han habido candidatos que han prometido no subir los impuestos o los costos de la electricidad y la gasolina han sido los de los partidos Revolucionario Institucional y los de Acción Nacional, quienes se comprometieron inclusive a bajarlos, bajo el eslogan que de eso, ellos se encargaban (lema de campaña de Miguel Ángel Yunes Linares).

Por eso hoy que el PRI modifica sus estatutos para permitir la entrada de inversionistas privados nacionales y extranjeros a la industria petrolera estatal, y la de imponer IVA a los alimentos y medicinas, nos hace recordar los compromisos públicos adquiridos por sus candidatos en pasadas campañas cuando criticaban con dureza a los panistas por las alzas a los combustibles, y se comprometían de llegar al poder a no solo ya no seguir con esa escalada, sino a bajarlos inclusive. La realidad los muestra como son: perversos y mentirosos.

Y no faltara alguien dentro de ocho días, al término de su XXI asamblea nacional que salga a decir que es para beneficio de los más pobres, miserables y necesitados de este país, y no para favorecer a los ricos multimillonarios favorecidos por sus políticas públicas.

Columnas recientes