Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

En siete días arrancan las precampañas con o sin precandidatos

Metrópoli

Por: Francisco L. Carranco

25/02/2013

alcalorpolitico.com

Ahora sí, dentro de escasos siete días, los precandidatos deberán iniciar sus precampañas en busca del voto ciudadano y la aceptación de la militancia, de cada instituto político, que los habrá de elegir para ser una representante en el congreso local y alcalde en uno de los 212 municipios de la entidad veracruzana.

Los límites de los procesos, en algunas ocasiones, son molestos porque evidencian lentitud o dinamismo en los trabajos para determinar un producto, en este caso, un precandidato o candidato que habrá de representar un partido o ideología política afín al elector en los comicios que se avecinan.

Este proceso electoral, en el cual ya estamos inmersos inició desde noviembre, y en lo que va del año ha estado formalizando las reglas de la elección, el trabajo electoral se ha notado más en las acciones desarrolladas en el Instituto Electoral Veracruzano (IEV), órgano responsable de los comicios locales del 2013.

La sucesión de diputados locales y ediles va paralelamente desde mucho antes de noviembre, en donde los aspirantes, discretamente, han lanzado su velado interés por ser un elegido por la militancia para contender en la elección, sea para alcalde, sea para diputado local.

Aquí las reglas no escritas son las que están por arriba de los intereses de partido o personales, es decir, siempre hay un dirigente superior cuya decisión final es determinante para elegir los tiempos y personajes que participarán como candidatos al puesto de elección popular.

Cada partido el PAN, PRI, PRD, PANAL, etc., están al ritmo de las circunstancias ante la observancia de los intereses superiores. La elección está en función de las votaciones pasadas, pero, también de los intereses políticos de cada gobernante en turno.

Sobre este último asunto, el interés político, debe tenerse presente por qué las elecciones del 2013 cobran especial valor por las preferencias electorales del elector ya que, si tomamos como base la última elección, inferimos que la elección puede estar bastante competida en algunas regiones en donde el voto focalizado no, necesariamente, es a favor del partido ganador en los comicios federales últimos.

Por esto en un principio hablamos del dinamismo y tortuguismo de los partidos políticos, que no han trabajado por la causa del partido, inicialmente, para luego dedicarse a trabajar para los precandidatos y luego para la campaña.

Si tuviéramos que decir que los partidos como instituciones políticas están en función de la elección pasada y, en algunos casos, como para el PAN y PRD que han perdido a mucha de su militancia y el poder mismo como oposición organizada, que tuvieron que recurrir a una alianza, hasta ahorita riesgosamente fallida, habrá que ver en que termina finalmente, para contender contra un PRI ligeramente ventajoso que no contundente, porque en Veracruz el resultado de la última elección no fue el mejor para este partido.

Por ello, necesariamente, debemos hablar del electorado como factor principal en la próxima elección, pero, muy por arriba de los candidatos que pueda poner cada partido para ganar posiciones (alcaldías o diputaciones) para la causa política, insisto, del partido en cuestión.

Verá usted, el electorado vota por sus representantes para que cada uno se entregue con su trabajo a las necesidades básicas del ciudadano en su respectivos distrito y municipios, sin embargo, en el recicle de candidatos, abandonan su gestión, por ejemplo, en el Congreso local 32 diputados que habrán de buscar las alcaldías 18 del PRI, 10 del PAN 2 del PANAL y 2 PRD, algunos alcaldes de diferentes partidos harán lo propio para buscar las diputaciones, también, funcionarios públicos que van por interés propio o por mandato, pero se van.

A esto hay que agregar a los candidatos a desafuero, principalmente alcaldes, que terminarán con un proceso judicial por diferentes anomalías, algunos políticos y otros contra el erario, los excesos, prepotencia, nepotismo y gastos onerosos de más, obras de relumbrón y exquisiteces que rayan en lo excéntrico, sin dejar a un lado la ineficiencia y el abuso del poder de otros alcaldes, todo este escenario se da ante la observación del electorado que finalmente cuestiona su propio voto de ¿por quién valdrá la pena votar?

Esta reflexión se da por la condición de los partidos que, mediáticamente, en la consabida guerra sucia se han dedicado a los dimes y diretes a desprestigiar las alianzas, a criticar el accionar de cada partido a minimizar la acción partidista y, salvo algunos pre precandidatos, han logrado tímidamente acercarse al electorado para manifestar su interés por ser alcalde o diputado, ni siquiera han manifestado su intención de servir a la comunidad.

NO son los tiempos han dicho algunos, por supuesto que no, porque los tiempos ya pasaron, quedan escasos SIETE días para que inicien las precampañas y el registro de los precandidatos, sólo siete días, y los elegidos sin línea y algunos no saben que hay termino ante el IEV, ¿qué tal?.

Suburbio 1

Que la alianza entre el PAN y PRD son más de lo que algunos creen.

[email protected]

Columnas recientes