Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cabos Sueltos

Por: Silvia Sigüenza

22/03/2013

alcalorpolitico.com

*21 de Marzo, día de la Primavera, del Natalicio del Benemérito de las Américas; suma y con merecido y gran beneplácito la celebración de una de las más nobles y hermosas expresiones de la creación humana; La Poesía.

Esa maravilla que nos identifica y une o desune desde el alma y concepción del mundo, el amor, la guerra, el odio, y toda la gama de sentimientos humanos a través de la existencia del hombre.

En cada tiempo, época, década. siglo y diariamente, la forma de concebir, introyectar, vivir, sufrir, disfrutar el mundo y sus alrededores, así como la percepción del resto de los humanos, que incluye el Yo, el otro Yo, el Tú , el Nosotros y Ustedes; ha sido y quedado como testimonio indeleble del paso del Hombre por el mundo.

Recordar a tantos y tantos Poetas así, con mayúscula a más de imposible resultaría un tanto fútil. Para mi, como lectora de los hombres y mujeres que han producido estos maravillosos testimonios; basta recordar algunos nombres: Konstantino Kavafis, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Los anónimos Poetas del Desierto, Silvia Plath, Pita Amor, Rafael Alberti, Rubén Bonifaz Nuño, Jorge Cuesta, Octavio Paz, Enriqueta Ochoa, Salvador Díaz Mirón...

**Lamentablemente la poesía es cada día menos gustada, menos disfrutada y mucho menos tomada en consideración en las actividades escolares, culturales y gubernamentales ya ni se diga.

***Y mientras tanto hace ya un tiempo los señores y/o señoras que han tenido bajo su mando la Cultura Nacional, han mostrado su ineptitud, desconocimiento absoluto de lo que significa cualesquier expresión artística para el hombre y para la sociedad en su conjunto.

Aquellos años en que por diez pesos y cinco si uno portaba credencial de estudiante o de periodista, podía viajar a través del tiempo del espacio y de las diversas maneras de ver al hombre y al mundo. Recuerdo que en el Palacio de Bellas Artes, tuvimos la oportunidad de vivir y vibrar con la belleza de un material tan frío como el bronce, con la obra completa de August Rodin que ocupaba los tres pisos de Bellas Artes.

En el Museo de Arte de Chapultepec por veinte pesos pudimos dialogar con la obra completa de Salvador Dalí. Otra maravilla fue la exposición de Los Tesoros del Vaticano, exhibida en el Palacio de Minería y como estas maravillas que alimentan el espíritu de los más rudos cuando se enfrentan a otro ser humano que les habla y en ocasiones los retrata a través de su obra, tuvimos muchas. Lamentablemente, esta maravillosa e importante obligación de los gobiernos federal estatales y municipales, de pronto desapareció sin dejar huella o simiente que algún gobierno sucesorio retomara. De haberlo hecho, segura estoy que seríamos un México muy distinto, humano, solidario y con una sensibilidad que en muchos años nos caracterizó como un país habitado por seres humanos. En fin, celebro el día Mundial de la Poesía y de las creaciones artísticas del hombre sobre y en cualquier metro o centímetro de tierra.

Columnas recientes