Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La meritocracia de que se es parte de un grupo…

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

02/04/2013

alcalorpolitico.com

 Por festejos y días por celebrar no paramos. Vaya, que pretextos siempre los hay. Pasada la Semana Santa y las vacaciones para un buen número de mexicanos, contaremos con más días para homenajear, agasajar y demás. Asómense nomás a cualquier calendario cívico, familiar y subterfugios, y verá que pa’ todo tenemos. Ya no digamos de otro tanto de personas sindicalizadas que ni la broman perdonan. Pero eso es otra historia. Dicen que por eso estamos como estamos.
 
En fin, que este 1º de abril fue el Día Mundial de la Educación, y ya sabemos que en este rubro andamos de la patada. Dicen por ahí que la “educación, como la salud y el trabajo, es uno de los rubros más importantes para el Estado”. Pos sí. Incluso, pa’ no irnos tan lejos, la Constitución Política federal, en su artículo 3º, se lee que “Todo individuo tiene derecho a recibir educación”.
 
Creo que también dicen por ahí que “la misión del Estado consiste en reconocer y garantizar la libertad y la enseñanza. Asimismo, en destinar una partida en el presupuesto de la nación para sufragar la enseñanza pública”. Bien, de acuerdo, pero a veces, muchas veces, luego de finalizar los estudios, muchos no encuentran dónde carajos trabajar, o si lo encuentran es un subempleo y, claro, mal pagado.
 
En un reportaje aparecido en El Universal de fecha 19 de marzo del año en curso, leo: “Frustración es lo que ha almacenado el licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma Metropolitana, Geovani González Pérez, durante los últimos cuatro años. Detrás de la barra en donde sirve a su clientela una mojarra frita, sopa, arroz con huevo estrellado y tortillas, cuenta su peregrinar infructuoso por encontrar trabajo en el Instituto Federal Electoral (IFE) o como profesor”.
 
Otro caso: “La especialidad de Juan son los caldos de gallina, la pancita, la birria, las mojarras fritas o la comida corrida. Sólo sus amigos y sus familiares más cercanos saben que es licenciado en psicología y estudia la maestría en esa misma rama profesional”. Y Juan expresa: "Honestamente yo preferiría estar trabajando como psicólogo, es más intelectual y no estar aquí, estarse quemando o estar cargando cosas”.
 
Un caso más: “José Rosas tiene estudios de posdoctorado en óptica de alta velocidad en Canadá; en Inglaterra hizo el doctorado y una estancia como enlace de innovación tecnológica, pero ninguna institución o centro de investigación en nuestro país le permitió un regreso como el que esperaba: un puesto de científico o tecnólogo”. (…) “Fue al Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada y otros centros del Conacyt y la UNAM. "Me trataron muy bien, me dijeron: ‘tienes el conocimiento, incluso por arriba de muchos de los que están aquí, pero no tenemos plazas'". Y José Rosas dijo: "En México, lo tengo que decir, sí influye mucho que conozcas a alguien o sea, no es la meritocracia académica nada más sino la meritocracia de que eres parte de un grupo".
 
Según un estudio de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), “durante la última década en México las expectativas de los egresados universitarios por una mejor vida no se cumplieron. La sobrecalificación que alcanzaron los jóvenes, incluso con estudios de maestría y doctorado -frente a la oferta de trabajo y la elevada cantidad de profesionales en áreas tradicionales- hicieron que el desempleo de universitarios creciera y que los salarios para este sector de la población tuvieran un "notable deterioro", al pasar de 11 mil 451 pesos a 9 mil 272 pesos mensuales”.
 
En este sentido, el secretario general de la ANUIES, Rafael López Castañares, asegura que la educación superior representa para cualquier persona la oportunidad de acceder a mejores expectativas de vida. "Sin embargo, esta aspiración no siempre se cumple ya que es evidente la insuficiencia de fuentes de empleo debidamente remuneradas para quienes se forman en las universidades e instituciones de educación superior, independientemente de su naturaleza pública o particular". (El Universal, 19 de marzo de 2013).
 
Pos sí; así o más clarito. Como siempre, ¿qué podemos celebrar? Ah, pero eso sí, la última y nos vamos, ¿no? Por lo pronto, ahí se ven.
 
Hasta la próxima
[email protected]

Columnas recientes

  • 01/01/1970