Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Un grano menos

Al Pie de la Letra

Por: Raymundo Jiménez

20/05/2013

alcalorpolitico.com

Desde hace tres semanas el ex dirigente priista en Xalapa, Dalos Ulises Rodríguez Vargas, mandó una clara señal a la cúpula estatal del PRI de que estaba por abandonar el partido tricolor.
 
A finales de abril, en un popular café de la capital veracruzana, el ex diputado local se reunió públicamente con el precandidato del PAN a la alcaldía xalapeña Abel Cuevas Melo, quien entrevistado sobre dicho encuentro declaró a los reporteros que estaba invitando a Rodríguez Vargas a sumarse a su proyecto y a Acción Nacional.
 
Entre Cuevas Melo y Dalos Ulises existe un factor común aparte de las manifiestas ambiciones políticas de ambos: Miguel Ángel Yunes Linares, quien todavía sigue vendiendo expectativas de que en el 2016 puede ser candidato y gobernador de Veracruz.
 
Abel Cuevas fue un importante aliado de Yunes Linares desde la Delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Veracruz, compartiendo en 2012 la operación electoral a favor del PAN con Miguel Ángel Yunes Márquez, coordinador estatal del programa Oportunidades.
 
Por su parte, Rodríguez Vargas mantiene una antigua relación política y personal con Miguel Ángel Yunes, con el cual colaboró primero en la desaparecida Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue) al lado de Patricio Chirinos Calero, en la que el actual neopanista de Soledad de Doblado se desempeñó como coordinador general de Delegaciones, y más tarde, durante la administración chirinista en Veracruz (1992-1998), lo promovió como delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), cargo desde el cual Dalos Ulises comenzó a enriquecerse inexplicablemente.
 
Luego, en los regímenes de los gobernadores Miguel Alemán Velasco (1998-2004) y Fidel Herrera Beltrán (2004-2010), Rodríguez Vargas fue presidente del Comité Directivo Municipal del PRI, candidato priista a la alcaldía de Xalapa, regidor y diputado local, cargos en los que acrecentó su desmesurado patrimonio personal, en el que se cuentan inmuebles que arrenda a uno de los poderes del gobierno estatal.
 
Pese a todos los puestos que en la administración pública estatal y de elección popular recibió sin mayores méritos en los últimos dos sexenios, Dalos Ulises decidió ahora abandonar las filas del partido tricolor.
 
Según cuentan sus allegados, su inconformidad surgió desde hace tres años, cuando el ex gobernador Herrera Beltrán se negó a incluirlo en la planilla municipal priista como candidato a síndico porque el mandatario ya tenía un compromiso personal con un editor periodístico de Xalapa que recomendó a su esposa.
 
Y es que, además, Rodríguez Vargas estaba muy identificado con el grupo y proyecto del ex coordinador de los diputados locales del PRI, Héctor Yunes Landa, quien fue el último de los aspirantes priistas a la gubernatura que terminó alineándose a la candidatura de Javier Duarte de Ochoa.
 
Ahora, según se deduce, Dalos Ulises le ha de ver muy pocas posibilidades al senador Yunes Landa de conseguir la candidatura a gobernador por el PRI en 2016, pues ha decidido abandonar el partido tricolor que le dio status político y económico para abanderar al PAN en la contienda por la diputación local pero con la mira puesta en la sucesión gubernamental que habrá de darse dentro de tres años y en la que seguramente espera que vuelva a ser postulado su antiguo protector.
 
¿Qué tanto le pesará al PRI en Xalapa la salida de Rodríguez Vargas y su postulación por el PAN? Es cierto que, por el momento, no se observa ninguna desbandada masiva de priistas y acaso sólo se trata de un grano que salta de la mazorca tricolor. Sin embargo tampoco deberían de minimizarlo, pues detrás de Dalos hay otros priistas inconformes que también están a la espera de que la cúpula del Revolucionario Institucional les cumpla sus compromisos presuntamente pactados.
 
No es casual, por ejemplo, que junto con Rodríguez Vargas se haya reunido también con Abel Cuevas otro de los frustrados aspirantes del PAN a la alcaldía xalapeña vinculado familiarmente con un cercanísimo ex asesor de un ex secretario fidelista con el cual también colaboró Dalos Ulises desde el año 2001 hasta el 2007.
 
Pero habrá que ver si deveras el ex priista le aporta más votos al PAN o si, por el contrario, termina restándole preferencias al partido blanquiazul, pues su imposición como candidato a diputado local también desplazó de muy mala manera a la regidora panista Mayra Teresita Cortés, quien trae un trabajo efectivo en la capital veracruzana.
 
BOCA SALSERA
 
Anoche, con la espectacular actuación del cantautor boricua Marc Anthony, concluyó la tercera edición del Festival Internacional de Salsa de Boca del Río, un festejo popular que desde hace tres años viene reactivando la economía de esa zona conurbada por la afluencia de las decenas de miles de visitantes nacionales y extranjeros que concurren.
 
Esta fiesta salsera, promovida en 2011 con gran visión por el alcalde con licencia Salvador Manzur Díaz y la administración del gobernador Javier Duarte de Ochoa, debería continuar realizándose año con año pero seguramente su suerte se decidirá en las elecciones municipales de julio próximo, pues de ganar los comicios el candidato del PAN, Miguel Ángel Yunes Márquez, es muy posible que este festival musical se cancele según se desprende de las opiniones adversas que sobre este tipo de eventos organizados por el gobierno estatal ha vertido públicamente Miguel Ángel Yunes Linares, el influyente padre del abanderado blanquiazul.
 
Sería una verdadera lástima que ya no se volviera a realizar, pues nada más hay que ver las buenas opiniones que vertieron cantantes de la talla del panameño Rubén Blades y de los portorriqueños La India y Víctor Manuelle, quien este sábado 18, al dar a conocer al término de su presentación la canción que servirá para promover mundialmente este evento boqueño, se autoproclamó oficialmente como “Embajador del Festival de Salsa de Boca del Río”.
 
Así que habrá que ver qué deciden los boqueños en las urnas.
 
SENTIDO PÉSAME
 
Desde este espacio le expresamos al colega Antonio Marín Cardín y a su apreciada familia nuestra solidaridad por el difícil momento que están atravesando por la muy lamentable pérdida de su hijo Ángel Humberto Marín Licona.
 
Entre 2007 y 2011, Toño Marín fue miembro de la desaparecida Comisión Estatal para la Defensa de los Periodistas, donde colaboró muy entusiastamente al lado del extinto director general Gerardo Perdomo Cueto.

Columnas recientes