Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Experiencia para qué?

La mirada de los otros

Por: Tomás Rodríguez Pazos

27/05/2013

alcalorpolitico.com

Hoy, la experiencia está más devaluada que nunca, particularmente entre los políticos mexicanos. No me refiero a los descontentos por el Pacto por México, --ni a casos de corrupción –Gordillo, Moreira, Garnier, etc.,-- ni a las deudas que representan la precaria situación de la mayor parte de las entidades del país.
 
Me referiré, si a la inexperiencia –es decir impericia-- de quienes llegan a ser autoridades locales y no conocen los problemas reales de su ciudad o municipio. Lo mostraré en casos típicos de Xalapa y otras ciudades del estado.
  • En administraciones pasadas se repartían permisos y licencias de trasporte --colectivo o individuales -- ¿Qué hicieron entonces los ayuntamientos? ¡Nada! Dijeron que era asunto de otro nivel. Así que renunciaron a defender su ciudad con el conocimiento de causa: ¿Cuántos taxis y colectivos se requieren para la movilidad de sus pobladores? ¿Cuántos estacionamientos públicos o privados se requieren? ¿Cómo alentar el establecimiento de acuerdos entre particulares –escuelas privadas o trabajadores- para compartir vehículo? Ya se sabe que la autoridad local no determina las normas para la movilidad en la nación o en el estado, pero, ¿Cuándo va a defender a sus ciudadanos?
  • En cada colonia que surge en la periferia se requieren servicios; agua potable, drenaje y alcantarillado, pero sobre todo la toma de conciencia de un vecindario nuevo que se compone no con familias conocidas, sino con, la heterogeneidad de migrantes de diferentes estratos sociales y culturales. -¿Qué se hace para atender estas necesidades? Evidentemente no se resuelve con pavimentar una calle o asignar una ayuda federal.  
  • ¿Por qué no establecer programas de aprovechamiento de agua pluvial en las nuevas construcciones? ¿Para que sembrar plantas en aceras que apenas si miden 2 metros de ancho? ¿Para qué arrancar plantas como las azaleas resistentes y sin necesidad de riego? Y para rematar, los recolectores de basura ocupan más tiempo en separar cartón de vidrio que en dejar limpia la ciudad ¿De quién es la ganancia? ¿De los ciudadanos?
  • Las buenas experiencias de otras ciudades de la república o del extranjero no se aplican aquí: preferencia al transeúnte, calles sin ambulantaje, exclusión de camiones y carros chatarras y tantos otros que los ciudadanos consideran prioritarios.  
No se trata de una pugna entre jóvenes y viejos funcionarios, se trata de conocer lo que realmente es útil a los habitantes de la urbe, para una convivencia sustentable y feliz en lo posible.

Columnas recientes