Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Chapata de papas

En Caliente

Por: Benjamín Garcimarrero

26/05/2014

alcalorpolitico.com

El 27 de abril recién pasado, con motivo de la canonización de los papas: Juan XXIII y Juan Pablo II, el Vaticano invitó un almuerzo para 150 personas, entre ellos periodistas, financieros y personajes de alcurnia que de seguro tienen el común denominador de tener ya un pie metido en primer quicio del cielo.
 
El piscolabis, tuvo un costa de €18,000.00, equivalen a unos $315,645.00 pesos mexicanos; dicho de otra manera, se jambaron unos ($2,100.00) dos mil cien pesos per cápita. Sin contar con el cobertizo, las mamparas, mesas y sillas, que costaron otros cinco mil euros, pero que no se comen.
 
El evento se realizó en la azotea del palacio papal desde donde podía verse la ceremonia de canonización sin andarse codeando con la afición que en cardúmenes acuden a esos eventos. Independientemente de que no siempre se canoniza a dos papas a la vez.
 
Desde luego que el Papa Jorge Begoglio, montó en santísima cólera por el alto costo del gasto, calificando el almuerzo (comida) de fastuosa e injuriosa para la Iglesia que debe ser un dechado de pobreza y piedad. Dicho de otra manera, que le pasaron de humo la organización del tentempié.
 
El semanario L’ Espresso, dio noticia fotográfica con pelos y lunares del bufet servido en la ocasión, sin embargo se concentró en el disgusto papal, en las fotos de los comensales, pero es hora que no se conoce el contenido del fastuoso menú, que es lo que por mi parte, me hubiera gustado conocer.
 
Los patrocinadores hablan de canapés, vino y comida, sin especificar en qué consistió la colación.
 
Algunos informados se han referido al menú de diez euros que cotidianamente toma el Papa en su vivienda conocida como Casa de Santa Martha. Explican que por lo general hay un frutero con plátanos, kiwis y mandarinas; Toma agua frizzante, (con gas) a la mano una botella de vino blanco y otra de tinto, llevadas del Piamonte (Monferrato), que es vino de mesa; los platos son: pasta, escalopinas, carne con guarnición de guisantes fritos, fruta como poster y café.
 
Cuando toma lo que nosotros llamamos botana, come aceitunas, tostas de foie, corazón de alcachofa, quesos ibéricos, pan negro o chapata.
 
El pan de chapata o chavata, es un pan rústico compacto, de origen italiano, tiene la corteza dura, una forma plana y alargada, algo así entre bolillo y pambazo.
 
Le gusta el salmón y las verduras salteadas, gusta de los postres españoles, el helado de limón y las rosquillas.
 
La guerra santa declarada al bufet papal, contrastó por el millón de fieles que enfundados en sacos de dormir a la intemperie, esperaron desde días antes la ceremonia de canonización.
 
Es posible que en la semana se conozca a detalle lo que manyaron los benditos invitados.
 
El caso es que el asunto se ha convertido en política de estado y ojalá no se decrete como pecado comer; por que como dice el proverbio: “Cuando el pobre tiene pa’ carne, es vigilia.”

Columnas recientes

  • 01/01/1970