Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El sureste silenciado

Plan B

Por: Lydia Cacho

08/09/2014

alcalorpolitico.com

Quintana Roo es un éxito turístico, desde Cancún hasta la Riviera Maya hay
lugares paradisiacos con servicios hoteleros impecables; ciertamente entre los
sitios más bellos del país. Pero no es lo mismo visitarlo que vivirlo, en
especial en los últimos tres años en que el gobernador Roberto Borge, de 35
años, ha establecido una política tiránica basada en el hostigamiento,
persecución y silenciamiento de cualquier crítica, disenso o denuncia por actos
de corrupción o discriminación. “Quien critique al gobernador, critica al estado
y daña la economía turística” dijo Borge en una reunión con hoteleros. El
priísta cozumeleño se ha convencido de que el Estado es él y él es el Estado, de
allí la justificación para escarmentar a sus críticos.
 
 
El 30 de agosto pasado ordenó encarcelar al periodista y activista maya Pedro
Canché, quien días antes de su detención en el municipio de Felipe Carrillo
Puerto, Quintana Roo, evidenció al gobernador Roberto Borge por el desalojo de
100 indígenas mayas que hacían plantón en las instalaciones de la Comisión de
Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), por el incremento en las tarifas del
servicio. Nueve personas fueron consignadas ante el Ministerio Público, les
fincaron cargos de “motín, agresiones y ultrajes a la autoridad”; a Canché,
quien documentó e informó de esos hechos, lo acusaron de “sabotaje”. La zona
maya, parte de Carillo Puerto, es una de las regiones más abandonadas por el
gobierno estatal, está plagada de injusticia, pobreza, falta de servicios
públicos y de salud; es visitada únicamente en procesos electorales con promesas
perenemente incumplidas. El racismo y discriminación contra la etnia maya es la
gran deuda que Quintana Roo tiene para sus pobladores originales, Pedro Canché
ha dedicado más de veinte años de carrera periodística y como activista
comunitario a denunciarlo y buscar la reivindicación de su pueblo. El gobernador
Borge y el procurador Gaspar García Torres armaron uno de los expedientes
penales más desprolijos de la historia local; acusar de sabotaje al periodista
les permitió dictarle auto de formal prisión sin derecho a fianza. La justicia
como instrumento de silenciamiento. Resulta irónico que el procurador García
Torres fuese anteriormente presidente de la Comisión de Derechos Humanos y quien
encabeza los ataques sistemáticos a periodistas y activistas es nada menos que
el Defensor del Pueblo, Lino Magos, que celebró en redes sociales la detención
de Canché antes de que los medios la dieran a conocer.
 
 
La organización Article 19 ha documentado que en tres años el semanario Luces
del Siglo ha sido clonado en 35 ocasiones para meter notas a favor del
gobernador además de los casos de medios de comunicación y periodistas
quintanarroenses que, tras la publicación de información sobre la labor del
gobernador Borge, son blanco de campañas de desprestigio provenientes de la red
de trolls y bots, encaminadas a denigrar su imagen personal y profesional. Se
observa un patrón: horas o minutos antes de que la información se difunda
masivamente en redes sociales, Lino Magos, titular de la Dirección de la
Defensoría Pública del Poder Judicial, y César Mortero, Coordinador Estatal del
Movimiento Betonautas PRI.Mx, comparten en Twitter información falsa o dolosa de
estos comunicadores. Hay casos en los que el gobernador es quien encabezó los
primeros ataques.
 
 
Se han documentado 22 casos bajo la misma dinámica, a pesar de que la
Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión
Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) establezca que “la utilización del
poder del Estado y los recursos de la hacienda pública con el objetivo de
presionar y a castigar… a comunicadores sociales y medios de comunicación en
función de sus líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y
deben estar expresamente prohibidos por la ley”. Borge no imagina siquiera lo
que esta persecución ha desatado en la zona maya, Pedro Canché no está solo.

Columnas recientes