Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Se cayó el negocio de Finamed

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

04/06/2015

alcalorpolitico.com

Hay, creo yo, imprecisión en los datos de la información que se manejó sobre el asunto. Lo que no hay duda es que alguien salió perdiendo en lo que era un buen, un gran negocio con recursos del erario oficial.
 
El lunes se informó que el Juzgado Segundo del Distrito X con sede en Xalapa emitió una sentencia anulando el juicio iniciado por Finamed en contra de la Secretaría de Salud de Veracruz, una resolución que ha terminado por darle la razón al exsecretario del ramo, Juan Antonio Nemi Dib.
 
Lo que se tiene que recordar es que en el sexenio pasado la Legislatura del Estado aprobó un contrato de prestación de servicios por parte de Finamed por 11 mil millones de pesos durante 12 años a la Secretaría de Salud de Veracruz, pero la ambición por hacer negocio fue tanta que en lugar de signarlo por ese tiempo alguien le agregó un año más y entonces se amplió a 13 años. El gobernador en ese entonces era Fidel Herrera Beltrán y el secretario de Salud, Manuel Lila de Arce.
 
Al cambio de administración, el nuevo secretario de Salud, Pablo Anaya Rivera, no se dio por enterado, pero su relevo, Juan Antonio Nemi Dib, se dio cuenta que había gato encerrado en el asunto, que era excesivo el cobro, máxime que Finamed sólo ponía una parte del equipo para prestar el servicio, que el resto era de la propia Secretaría, así como el personal que operaría, ante lo cual decidió echar bajo el leonino contrato.
 
Del asunto se hizo un escándalo por las acusaciones de parte y parte, y en parte porque estaba en juego un negocio de muchos millones con implicaciones políticas, pues era claro que alguien dio la autorización, seguramente a cambio de algo, lo más probable que de un moche millonario.
 
En el juicio que se entabló, Finamed demandaba 800 millones de pesos por la anulación del contrato, suma que superaba los mil millones por los intereses y otros cargos que hacía, hasta que vino la resolución del juez segundo de Xalapa.
 
Pero la información celebrando la sentencia provino del Consejero Jurídico de la Oficina del gobernador Javier Duarte de Ochoa, José Ramón Cárdeno Shaadi, no de la Secretaría de Salud, y cómo no iba a ser así si finalmente se evitó que el Gobierno del Estado pagara más de mil millones de pesos que era lo que demanda Finamed, suma que hubiera agravado más ya la de por sí casi insostenible situación económica de la administración estatal. Ahora sí, de la que se salvó.
 
Sin embargo, si para una parte la noticia fue una buena noticia, sin duda la que estaba atrás de la autorización del negocio, perdón, del contrato, sufrió un rudo machucón de dedos, pues lo que se comenta adentro es que el trato era que a cambio de la concesión tendría que haber un moche mensual millonario por el tiempo que durara el convenio. El negocio se ha caído ahora.
 
Silva se encarta
 
En el círculo rojo de Alberto Silva Ramos lo siguen encartando para la grande en 2016 y lo ponen dentro del “selecto grupo” de posibles sucesores de Javier Duarte, que en realidad es de sólo dos más: Pepe Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa.
 
Sus promotores presumen que Beto Silva, como le llaman, se ganó el halago de Héctor por su mitin de arranque de campaña, así como el reconocimiento de Pepe por un acto en Tamiahua con pescadores, y que además, según datos del Cisen, en su cierre en Álamo reunió a más de 10 mil 500 personas, algo que sólo había logrado el entonces candidato Vicente Fox en el año 2000.
 
Pero para ellos lo que confirma la fortaleza futurista de Silva fue la presencia del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, en el acto de cierre de campaña en Tepetzintla, y hasta vaticinan que arrasará 3 a 1 el domingo y ya hasta lo dan como quien será el primer gobernador emanado del norte del estado. De ese tamaño.
 
Dada la insistencia de Alberto, habría que plantear si Héctor Yunes de veras está seguro que lo apoyará el gobernador Javier Duarte y de paso Fidel Herrera Beltrán.  
 
Con copia para Américo
 
Me escribió el licenciado Antonio Juárez Parra, un viejo conocido mío (colaboró en la Coordinación General de Comunicación Social cuando el titular era Orlando García Ortiz, en el gobierno de Dante Delgado). Transcribo:  
 
“Me gustaría compartir tu punto de vista sobre nuestro actual alcalde pero, porque no te das una vueltecita por el paseo de los lagos, el hacinamiento de puestos, trebejos de los ambulantes amarrados a la muy deteriorada malla del lago, ‘diablitos’ en el tendido eléctrico, un alquiler de bicicletas que invade permanentemente gran parte del paso, asfalto y adoquín en la ruina total, en fin indescriptible el tremendo abandono de este lugar de esparcimiento que, emulando a lo que escribes es similar a la conducta del alcalde de Veracruz, pues este es un paseo netamente popular.
 
¿Sera que el intrépido motociclista no ha podido llegar por allá?”. Servido.
 
Busca salvar La Joyita
 
La maestra y traductora Diana Luz Sánchez encabeza un movimiento con una petición al gobernador Javier Duarte, al alcalde Américo Zúñiga y al titular de la Sedema, Víctor Alvarado. Por su interés, también transcribo el texto que me hizo llegar con la petición de que se publique.
 
“QUE SE COMPLETE LA EXPROPIACIÓN DEL BOSQUE LA JOYITA DE XALAPA
 
 El Bosque La Joyita, en Xalapa, Veracruz, es una colina de 34 hectáreas que forma parte de un corredor ecológico integrado por fragmentos de otras áreas de bosque de niebla que se han salvado de la deforestación, considerada ‘el problema ambiental más fuerte que padece Xalapa’, según especialistas, como Bravo Albuerne.[1]
 
Está situado hacia el sur de la ciudad, en una zona de gran crecimiento urbano. En 2007 la cima de la colina fue completamente arrasada con la idea de construir un fraccionamiento y otros edificios. Estos trabajos se realizaron sin que las autoridades municipales y del estado intervinieran para impedirlo. Sin embargo, la presión de los grupos ecologistas hizo que los trabajos se detuvieran temporalmente.
 
De acuerdo con datos de Wikimapia: ‘El predio está cubierto por cafetales, árboles de sombra y vegetación secundaria. La mayor parte de esa vegetación está constituida por jinicuiles, chalahuites, cafetos, pasto, gravillas, marangolas, liquidámbares, encinos, higueras, jobos, palo blanco, jonotes, sangregado, pipinga, ixepes, jacarandas, naranjillos, acacia, nísperos y otros. La fauna: aves como primaveras, pises, pecho amarillo, tordos, pepes, chichitas, cajitas, chéjeres, charrascas, etc. También, algunos mamíferos como tuzas, tlacuaches, ratas silvestres y otros menores.’
 
Miembros de la sociedad civil, grupos de ambientalistas e investigadores han expuesto la problemática de perder esta parte del pulmón de la ciudad. Durante el gobierno de Fidel Herrera se le solicitó la expropiación del predio, por tratarse de un espacio verde urbano de interés público, y en 2010 se iniciaron formalmente las gestiones respectivas. El trámite de expropiación se había venido respetando y la Secretaría de Medio Ambiente había solicitado recursos a Finanzas para hacer el dictamen ambiental. Protección Civil del Estado también haría un dictamen de riesgo y el Municipio estaba respetando los avances. Sin embargo, durante la presente administración municipal del Lic. Américo Zúñiga, al parecer se liberaron todos los permisos, pues se ha reanudado la devastación del bosque y la instalación de infraestructura urbana en el predio, sin tomar en cuenta el proceso expropiatorio iniciado, que legalmente se encuentra vigente.
 
En opinión de uno de los activistas, Hipólito Rodríguez, ‘ese corredor es un área de recarga del manto freático (de ahí proviene el agua que alimenta a los lagos de Las Ánimas) y un espacio que ha servido de refugio a miles de aves. Preservarlo es importante por múltiples razones: no sólo contribuiría a mitigar el calentamiento del clima urbano, sino que permitiría proteger un espacio valioso para el ciclo hidrológico de la ciudad’.
 
Cabe recordar que, recientemente, en Xalapa han ocurrido manifestaciones anómalas del clima, como la granizada de 2014 que destruyó miles de carrocerías y cristales de autos, y otras que se han presentado durante las últimas semanas. Igualmente, en 2010, el huracán Karl devastó grandes zonas de la costa veracruzana.
 
Por todo lo anterior estamos solicitando ahora tu firma, para defender esta barrera verde que es un antídoto al cambio climático de la ciudad de Xalapa y del estado de Veracruz en general, que ayudará a evitar los efectos adversos para toda la población y a salvaguardar la vida de incontables especímenes animales y vegetales que tienen su hábitat en el bosque La Joyita.
 
 [1] “Deforestación, principal problema ambiental en Xalapa”. Bravo Albuerne en: http://www.eldemocrata.com/index.php/xalapa/1963-deforestacion-principal-problema-ambiental-en-xalapa-bravo-albuerne”

Columnas recientes